Seirei Tsukai no Blade Dance Volumen 13

Capítulo 1 — El Despertar de la Chica

Parte 1

—El gran festival de los espíritus. En ese día, los espíritus militarizados de origen desconocido tomaron la oportunidad de atacar la Academia.

No solo la Academia sino también la ciudad al pie de la montaña estuvo atrapada en este incidente. Varios días habían pasado desde entonces.

Casi la mitad de la Academia atacada fue hundida.  Dirigidas por Greyworth, las profesoras estaban activamente discutiendo soluciones. Incluyendo a Ellis la capitana, todos los miembros de los Caballeros Sylphid cesaron sus actividades ya que las lecciones en la Academia fueron suspendidas mientras tanto. La mayoría de las hijas de nobles habían regresado a los territorios de sus familias. Incluso el dormitorio de la Clase Raven, en donde vivía Kamito, no era la excepción.

La compañera de cuarto de Kamito, Claire, había regresado a casa para reunirse con sus padres quienes habían sido liberados. Un perdón especial había sido concedido debido a la victoria del Equipo Scarlet en el Blade Dance.

La otra compañera de cuarto, Fianna, ya se había ido antes de Claire, haciendo su regreso a la familia imperial. Aunque Fianna ya había renunciado a su derecho de sucesión al trono y dejado la familia imperial, debido a la recuperación de su poder del contrato espiritual, sin importar lo mal que se sintiera Fianna, las ocasiones en las que ella fue convocada como un miembro de la familia imperial fueron gradualmente más frecuentes.

Por lo tanto, las únicas dos personas actualmente en el dormitorio de estudiantes eran Kamito, quien no tenía ni idea de adonde ir, y Rinslet, quien aun no regresaba al territorio de su familia. Su partida se atrasó debido a las recientes nevadas contrarias a la estación que habían bloqueado la ruta de la montaña al territorio Laurenfrost.

(…Esa tormenta de nieve podría estar relacionada con el alboroto de los Señores Elementales.)

Pensando en esos asuntos, Kamito tomó la taza de té negro preparado en la mesa.

“…Mmm, huele bien.”

“Es evidente que son hojas de té de la mejor calidad, una especialidad local de Laurenfrost.”

Sentada a la derecha de Kamito, Rinslet sonreía con orgullo.

“Sí, pero creo que es porque preparaste el té personalmente, Rinslet.”

“¡…! No vas a llegar a ninguna parte incluso si me halagas.”

Sonrojándose, Rinslet hace un “hmph” y desvía su mirada.

También había varios aperitivos que se veían sabrosos sobre la mesa, los bollos que había horneado esta mañana. El jarabe de dulce goteaba sobre la superficie quebradiza del bollo. Verdaderamente delicioso.

Una vez se quitó el traje de Dark Est, Est se había puesto su uniforme y se estaba llenando de bollos junto a Kamito. Mientras tanto, sentado en el piso, el lobo blanco estaba usando sus patas para sostener una taza de té con agilidad, disfrutando del té negro.

“Es verdaderamente un sufrimiento que este cuerpo no pueda desfrutar del té y aperitivos que preparaste especialmente. Me encantaría saborear el sabor de estos pancakes alguna vez de nuevo.”

“Sólo hágamelo saber en algún momento y puedo ofrecérselos en el santuario de la capital imperial.”

Rinslet inclinó la cabeza respetuosamente y respondió.

Después de un rato, Kamito regresó su tasa a la mesa y dijo:

“Entonces—”

Cortando directamente al punto.

“Entonces, ¿cuál es la cosa importante que mencionaste antes?”

“…Sí. Contando desde hoy, esto es algo que pasó hace cuatro día.”

La encarnación del señor elemental que apareció en la forma de un lobo blanco—Iseria—empezó a hablar solemnemente.

“Las Reinas del Instituto del Ritual Divino han observado la apariencia de una Puerta en cierto lugar en el reino humano.”

“¿Puerta…?”

Kamito frunció el ceño.

“¿Te refieres a una Puerta Astral?”

En lugares especiales, como el Bosque espiritual, era perfectamente natural para las Puertas que conducían a Astral Zero manifestarse. De hecho, los Caballeros Sylphid de la Academia frecuentemente estaban preocupados por los espíritus y bestias que accidentalmente pasaban por las Puertas Astrales.

“…Esa Puerta, ¿hay algún problema?”

“Una Puerta apareciendo en el reino humano no es en sí nada particularmente especial. Sin embargo, ese bosque no es un lugar donde ordinariamente las puertas puedan manifestarse.”

“¿…Una puerta fuera del bosque espiritual, dices?”

“¿Algo así si quiera es posible?”

Al ver que Rinslet no estaba completamente convencida, Iseria asintió solemnemente.

“En efecto. Debido a que los Señores elementales se volvieron locos, es incierto si podrían ocurrir anomalías entre Astral Zero y el reino humano. Me siento un poco preocupado, envié espíritus subordinados a investigar el lugar donde la Puerta había aparecido. Al final, ninguna anomalía fue encontrada, pero—”

Los ojos redondos del lobo blanco miraron directamente a Kamito.

“Los espíritus que envié encontraron algo extraño en los alrededores.”

“¿…Algo extraño?”

“—Sí, una chica con cabello del color de la oscuridad, usando un vestido negro.”

“¡…!”

Kamito miró con los ojos muy abiertos.

Aquella imagen de ella, tallada en su mente, instantáneamente surgió.

“—Una última despedida, Kamito.”

Lagrimas recorrían sus mejillas.

“Señorita Espada Sagrada, por favor protege a… Kamito…”

(…Sí, ella—ya debería haber desaparecido. Sólo permaneciendo en mi corazón.)

Por el bien de salvar a Kamito del control del Señor Elemental de la Oscuridad—

Miro a su mano izquierda, donde el sello espiritual ya había desaparecido, luego Kamito miro a la encarnación del señor elemental en frente de él.  Una voz ansiosa salió de su garganta:

“…Esto debe ser una coincidencia. Estoy seguro que chicas vestidas así pueden ser encontradas en todas partes.”

“En efecto, puede ser una coincidencia. Chicas en vestidos pueden ser encontradas en grandes números en este continente.”

Iseria asintió honestamente.

“Sin embargo, esa chica apareció de repente en un bosque de la frontera. ¿Qué tan grande es esta coincidencia? Y la puerta también fue observada hace cuatro días.”

“Hablando de hace cuatro días—”

Rinslet habló con sorpresa:

“¡Ese sería el mismo día en el que Kamito recuperó sus memorias, ¿no?!”

“…”

Hace cuatros días, con el fin de recuperar a Est, quien estaba sellada en la Cámara de Entierro, Kamito había ido a la instalación militar subterránea. Ahí fue donde fue atacado por Lurie Lizaldia de los Numbers. Gravemente herido hasta el borde de la muerte, Kamito había despertado la consciencia de Restia, reviviendo sus propias memorias.

¿Aún es una coincidencia?

“…Restia sigue viva, ¿no?”

Iseria negó con la cabeza.

“No lo sé. Tal vez te he dado un rayo de esperanza. Tu espíritu contratado, Restia Ashdoll, ha desaparecido completamente, eso es lo que has experimentado personalmente con tus propios ojos. Sin embargo, supongamos que… Supongamos que una parte de ella permaneciera y atravesara la Puerta a el reino humano—”

“¡…!”

(Pero ella—)

El sello espiritual de la mano izquierda se ha desvanecido por completo… sí-

Actualmente, ni si quiera podía sentir su presencia en lo más mínimo.

Una chica parecida a Restia había aparecido en ese bosque.

…Eso era todo. No había pruebas para confirmarlo completamente.

Kamito miró el sello en su mano derecha.

…Ella está aquí, sólo aquí.

“Eso es todo lo que tengo que decirte. Te dejare el resto, Sucesor del Rey Demonio.”

Iseria sacudió ligeramente su cabeza y habló.

Kamito inclinó su cabeza.

“Yo…”

Exhaló profundamente.

Es imposible afirmar que la chica era Restia.

Tal vez eso le traería aún más desesperación.

Sin embargo—

De repente, Kamito sintió que algo le jalaban su manga.

Kamito miró hacia atrás y encontró los ojos misteriosos de Est mirándolo.

“El espíritu oscuro es mi rival. Ella no desaparecería tan fácilmente.”

“Est…”

Est apretó la mano derecha de Kamito.

La mano en donde el tatuaje de Restia estaba marcado—

“…”

“…”

“Sí, así que…”

Kamito respiró profundamente y asintió.

(…Para mí, mi decisión ya es más que obvia.)

De hecho, no importa lo pequeña que sea la posibilidad.

—Sin más dudas.

Kamito miró a Iseria y preguntó:

“Entonces, ¿dónde está exactamente? ¿Dónde apareció la Puerta?”

“En el límite entre el Imperio Ordesia y el Santo Reino de Lugia, el bosque fronterizo.”

“¿La frontera del Imperio y el Santo Reino?”

“En efecto, el territorio Laurenfrost.”

 

Parte 2

“…Mmmm, ooh…”

La chica abrió sus ojos—

La primera cosa que vio fueron las hojas que cubrían el suelo y el techo.

(¿…Dónde queda esto?)

Justo cuando estaba a punto de levantarse, se dio cuenta de algo.

Al parecer, ella estaba recostada en una cama de hierba.

Casi no había luz del sol. Un cuarto oscuro. El incienso se quemaba, llenando el aire de un olor asfixiante.

Su deslumbrante cabello de oscuridad caía, esparciéndose.

Justo en ese momento—

“¡Oh, Onee-chan, despertaste!”

“¡Date prisa y dile a Rana-sama!”

De repente, ella escucho esas voces.

“¿…?”

Ella miró en la dirección de las voces.

En frente de la pequeña puerta de la habitación, un grupo de niños estaba reunido.

Su piel parecida a la nieve era como la del roble blanco. Pelo del color del jade verde. Orejas puntiagudas. Un par de ojos carmesí brillantes estaban mirándola con curiosidad.

(¿…Estos niños son?)

…Ella buscó en sus memorias desesperadamente.

¿Por qué estaba en ese tipo de lugar?

Antes de perder la consciencia, ella definitivamente estaba vagando en un bosque, debería ser algo así—

(Cierto, estaba siendo perseguida por algo—)

Gradualmente, sus memorias se volvieron más claras.

Cuando despertó por primera vez, estaba en el frio y oscuro bosque.

Al escuchar gritos aterradores por todas partes, ella corrió desesperadamente.

No podía recordar que la estaba persiguiendo.

De todo lo que estaba segura era que estaba a punto de ser atrapada por algo.

(…Pero tropecé con algo y caí.)

…Eso era natural. Sentada en la cama, la chica confirmó su condición. Debajo del largo dobladillo de su vestido negro, ella estaba usando botas decoradas con lindos listones.

…Vestimenta inadecuada para correr en el bosque sin importar como lo mires.

Dentro del oscuro bosque, la chica no podía moverse.

Si ella continuaba acostada allí, ella probablemente se volvería comida de las bestias salvajes eventualmente. O perdería su vida en algo aún más terrorífico.

En efecto, justo como los espíritus del bosque—

(Pero al final, lo que encontré no eran espíritus. Cierto, había—)

…Ella recordó. Eran humanos.

Pasando a través del bosque, una vieja pareja de humanos que llevaban leña en sus espaldas.

(Esas dos personas me salvaron y me dieron comida y agua—)

“Onee-chan—”

Uno de los niños la llamó. La clara voz del chico la trajo a la realidad de sus pensamientos.

“Onee-chan fue capturada por humanos.”

“¡Sí! Es por eso que rescatamos a Onee-chan-”

Los niños a su alrededor asintieron.

“¿…Ustedes me rescataron?”

En la cama, la chica inclinó su cabeza hacia adelante.

“Puede ser que me tomaron de esos ancianos amigables y—”

La chica lloró, su rostro estaba mortalmente pálido.

“—Nosotros no los matamos. Sólo los asustamos un poco y luego robamos sus recuerdos-”

Caminando—

Una chica vestida con un traje blanco de doncella, aproximadamente de su misma edad.

“Rana-sama.”

Todos los niños se dirigieron a la chica que había entrado. La chica llamada Rana se acercó a la cama y colocó su mano en la frente de la chica despierta.

“Parece que también te atrapó nuestra magia.”

“¿…Que quieres decir?”

“Nosotros, los Habitantes del Bosque, borraremos las memorias de los humanos si nos ven.”

“¿Habitantes del Bosque?”

La chica ladeó su cabeza.

“¿Eres diferente de esos humanos?”

Escuchando su pregunta, Rana y los niños intercambiaron miradas de sorpresa.

“¿No es eso obvio?”

Parpadeando con una luz maravillosa, esos ojos carmesí miraban fijamente los ojos de la chica.

“—Ya que este es el bosque de la raza Elfim.”

 

Parte 3

“—Tú, ¿en serio viste a una chica con vestido negro?”

“S-Sí, no hay error al respecto…”

En los límites del norte del territorio Laurenfrost, en el Imperio Ordisea, creció un denso y floreciente bosque a lo largo del borde con el Santo Reino de Lugia. Incluso durante el día, la luz del sol no lo penetraba.

Una pequeña vía en un extremo del bosque había sido tomada por una banda de gente extraña.

Chicas vestidas con abrigos grises.

Un total de cinco. Todas cargando espadas. Barrían con sus miradas a los aldeanos asustados.

“¿…Qué piensas?”

La chica, aparentemente la comandante, apuntó su espada al anciano mientras le preguntaba a los subordinados detrás de ella.

“Es muy probable que sea el espíritu oscuro, no hay error.”

“Hmph, así que Des Esseintes resultó no estar equivocada en sus predicciones—”

La chica murmuró en voz baja para sí misma y volteó hacia anciano de nuevo.

“Así que, ¿perdiste a la chica que rescataste en el bosque?”

“S-Sí, eso es correcto. Cuando yo y la señora caminábamos juntos, una densa niebla de repente cayó. Para cuando nos dimos cuenta, la chica de repente había desaparecido.”

El anciano temblaba de miedo, sacudiendo su cabeza desesperadamente.

(¿…Supongo que no parece estar mintiendo?)

La chica retiró lentamente su espada—

El caballero del Santo Reino—Luminaris Saint Leisched—suspiró en exasperación.

(¿Una travesura hecha por los espíritus del bosque? Si el espíritu oscuro cae en otras manos a parte de las del Santo Reino, sería problemático.)

Ya habían pasado unos cuantos días desde que Des Esseintes había confirmado la anómala Puerta apareciendo en el bosque en el borde del imperio Ordesia. El superior directo de los Caballeros del Sagrado Espíritu, el Cardinal Millennia Sanctus, emitió órdenes instantáneas de arrestar al ser que había aparecido cerca de la Puerta—el espíritu oscuro.

Aunque era la frontera, claramente era ilegal para los Caballeros del Santo Reino entrar al territorio de Ordesia. Si eran descubiertas, se convertiría en un problema de relaciones exteriores entre países.

(Ir tan lejos para capturarla, ¿el espíritu de la oscuridad realmente es tan importante?)

…Todo tipo de dudas giraban en su mente. Pero como un caballero, ella no debía albergar dudas.

Los caballeros del Santo Reino eran simples ejecutores que cumplían plenamente la voluntad de Des Esseintes.

(Perdí en el Blade Dance contra esa chica y también fallé la misión de exterminar al espíritu oscuro.)

Antes de que esta misión este completa, probablemente no se me permita entrar a mi tierra natal.

Con el fin de recuperar el honor de los Caballeros del Sagrado Espíritu, debo encontrar a ese espíritu oscuro sin importar qué—

“Todos, debido a eso, nosotras—”

“Luminaris-sama—”

Ella fue interrumpida por Ayla Cedar.

“¿Qué sucede?”

“Hay problemas con la invasión del bosque”

“¿Qué?”

Luminaris frunció el ceño—

“¿…Nieve?”

Ella no puedo evitar reírse con ironía y en silencio.

Copos de nieve estaban bailando en el bosque, revoloteando en el aire.

Incluso para la región de Laurenfrost, que era conocida por su clima frio, normalmente hablando, la nieve no debía caer en esa época del año.

Una gran nevada contraria a las normas estacionales.

“Desde que terminó el Blade Dance, el clima de la región Laurenfrost ha estado muy anormal.”

“El imperio debería haber recibido las bendiciones de los señores elementales.”

“Si esto puede ser considerado una bendición, es verdaderamente inaceptable—”

Aunque no es tan malo como el Bosque de los Espíritus, este bosque también es un lugar muy peligroso— Además, ir de expedición en este tipo de clima, simplemente de volver vivo ya era incierto.

“¿Qué tal si regresamos ahora y pedimos refuerzos?”

Escuchando la sugerencia de su subordinada, Luminaris negó con la cabeza.

“¿Cómo podríamos volver con las manos vacías? Para recuperar el honor manchado de los Caballeros del Sagrado Espíritu, el espíritu oscuro debe ser capturado y regresado sin importar qué.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s