Mitou Shoukan Blood Sign volumen 1

(Está comenzando)

(¡¡Una batalla entre invocadores y en el peor momento posible!!!)

 (Opening X-02 Abierto 04/14 22:25)

Comienzo Tenso

Volvamos en el tiempo un poco.

Volvamos al instante en el que ciertas gemelas, doncellas de santuario, se dieron cuenta que habían fracasado.

“¡¡Maldición!!”

Ciudad Restablecida Internacional—Toy Dream 35. Nombre antiguo: Natsumi. Después de dejar que una masiva corporación extranjera se encargara de su colapso económico, toda la autoridad administrativa de la ciudad había sido entregada, y había  renacido como un gigante parque de diversiones rentable lleno de sueños de niños y esperanzas de adultos. Este nuevo estándar se había extendido más allá de Estados Unidos y Japón hacia todo el continente.

En el puerto de la costa, la extensión interminable del oscuro mar parecía simbolizar a la noche y a la muerte.

Esta era la entrada a los materiales que se necesitaban para sostener el parque que era una encarnación del consumo masivo. Como un agujero de un brillante festival cubierto con luces decorativas y fuegos artificiales, este punto estaba gobernado por la oscuridad. Y esa oscuridad que contrabalanceaba la ciudad siempre consumidora era un campo de batalla para dos chicas.

Meinokawa Renge.

Meinokawa Higan.

Ambas tenían la piel lisa y un largo, lacio y brillante cabello. Ambas usaban el hakama[1] escarlata de una doncella de santuario sintoísta, pero mientras Renge tenía el estereotipado pelo negro y piel pálida de una doncella de santuario, Higan tenía cabello rubio y ojos azules que contradecían ese estereotipo.

Y también tenían papeles diferentes.

Renge era una invocadora y Higan un recipiente. Ambas eran necesarias para la ceremonia de invocación.

Renge murmuró para sí misma como si gruñera como una bestia.

“Lo arruinamos. ¿…O esto era lo que estaban planeando desde el principio? De todas formas, esto es peligroso. ¡Higan, no pienses en pelear¡ El trabajo ya no importa. ¡Tenemos que ponernos a salvo!”

“Re-Renge, um, ¿a qué te refieres con que esto es lo que estaban planeando?”

A pesar de la titubeante pregunta de su hermana, Renge no tuvo tiempo para explicarlo.

Se suponía que tenía que ser un trabajo sencillo.

Supuestamente el fantasma de una ‘mujer blanca’ estaba apareciendo en el puerto de Toy Dream 35. En el mundo de las ceremonias de invocación, eso usualmente significa que una concentración de poder se había dejado libre debido a circunstancias superpuestas. Ya fuese física o una especie de datos, era de conocimiento común para los invocadores que las almas existían. Y si alguna clase de condiciones era desechada, podría ocurrir un error y el alma del difunto perdería su destino. Estaría atascada en este mundo como agua de lluvia concentrándose en un drenaje obstruido por hojas.

Y en la mayoría de los casos, un invocador ni siquiera necesitaría luchar. Si simplemente se dirigían al lugar y se preparaban para invocar al que ‘no es de este mundo’, el fantasma desaparecería por su cuenta como si la obstrucción hubiera sido removida. Se desconocía si era simplemente un fenómeno siendo destruido o si el alma realmente iba al cielo, pero eso resolvía el fenómeno paranormal. En comparación a usar todos sus secretos para luchar despiadadamente contra otros invocadores, exterminar fantasmas o monstruos y vender textos antiguos eran como trabajos extras para ganar algo más de dinero. Era muy parecido al trabajo secundario de un ronin[2]: fabricar sombreros de bambú.

Pero esto no debería haber pasado.

En el instante en que comenzó el enfrentamiento, todos los invocadores desechables — incluyendo las hermanas Meinokawa — pensaron la misma cosa: Fracasamos.

(Como rayos había una ‘mujer blanca’. Esta en realidad era una forma de controlar a sus enemigos. Puedes llamarla reconocimiento forzado. No sé quién está detrás de esto, pero trataran de juzgar su verdadera fuerza viendo a cuántos de ellos pueden derrotar. ¡¡Debería haber sospechado algo cuando tantos invocadores independientes se estaban reuniendo en un solo lugar!!)

Todo el suelo de asfalto temblaba.

Mientras se escondía detrás de un gran almacén, las hermanas empezaron a sudar cuando se dieron cuenta de lo que había causado el temblor. Ellas podían ver las grúas gantry usadas para bajar contenedores de los buques de carga, además de varios objetos del doble de su tamaño, moviéndose lentamente a través del puerto. Luces amarillas y verdes indicaban la posición de los ojos de los monstruos en la oscuridad, y la gran altura de esos ojos era suficiente para llenar a las chicas de miedo.

Y no eran suficientemente optimista pensar que fueron invocados por sus aliados.

“Renge, esos son… Fafnir y, um, uh, Yamata no Orochi… ¿verdad?”

“Maldición. ¡¿Están invocando materiales de clase Divina?!”

Los monstruos de alta pureza y poder simplemente no aparecían solos. Hace mucho tiempo, la gente creía que los dioses podían aparecer en cualquier parte y en cualquier momento, pero una vez que todo fue calculado, las condiciones para que ellos descendieran eran tan pocas que habían dejado a los líderes religiosos sin palabras. Sólo había una posibilidad aquí.

Este era el trabajo de invocadores. Estos monstruos indudablemente habían sido llamados artificialmente con una ceremonia de invocación.

Pero estos gigantes dragones no balanceaban sus brazos, trataban de morder, o arrojar llamas o veneno de sus bocas.

Ellos simplemente extendieron sus cuerpos y colapsaron.

Fue un ataque muy simple, pero eso fue exactamente lo que lo hizo difícil de evitar. Era el mismo principio que la mano de un gigante golpeando una mosca. Sin embargo, el resultado de esta simple acción era masivo.

En el centro de la explosión, los almacenes, pilas de contenedores, y grúas volaron en el aire. Una ola de varios metros de altura viajaba por el espeso suelo de asfalto. Pero incluso si uno veía a la pared acercándose, no había nada que se pudiera hacer.

Renge y Higan fueron lanzadas al aire como si los cuernos de un toro las hubieran golpeado desde abajo.

Al mismo tiempo, el almacén gigante en el que estaban ocultándose empezó a derrumbarse debido a que sus cimientos habían sido destruidos.

Las hermanas no tenían tiempo de preocuparse por lo que les había sucedido a los otros invocadores independientes que habían sido objetivo de ese ataque.

La espalda de Renge se estrelló contra el suelo, y ella agarró y tiró del atuendo de doncella de Higan, quien estaba jadeando y teniendo problemas para respirar. Ellas tuvieron que alejarse la mejor distancia posible del almacén derrumbado.

(No dejaré que muera aquí.)

Renge apretó sus dientes con sabor a hierro y arrastró a Higan detrás de ella.

(¡¡Mi hermana significa todo para mí, así que no dejare que algunas personas que nunca antes había visto la aplasten como un peón desechable!! Vamos a escapar de aquí. ¡¡Vamos a hacer lo que sea necesario para asegurar eso!!)

“¡Higan! ¡Párate! ¡Oblígate si es necesario, pero reúne fuerza en tus piernas!”

Si cruzaban la cerca tres metros adelante, podrían escapar del puerto. Sin embargo, no había cobertura en el camino, así que estarían expuestas. Había un montón de luces y ellas serían vistas de inmediato si se acercaban descuidadamente, por lo que necesitaban encontrar alguna otra ruta o método.

“R-Re-Renge… Um, ¿Cuántas Granadas de incienso tienes?”

“Me quedan tres. Usé muchas al principio. Las contaste conmigo antes, ¿recuerdas? Y no son galletas en tu bolsa, por lo que no habrá más cuando las vuelvas a contar[3].”

“E-Entonces…”

Higan seguía sin aliento, tal vez debido a todo el miedo y confusión que la llenaba.

“¿Sólo podemos empezar una batalla tres veces más?”

“Mira cuántos invocadores tienen el nivel suficiente para sacar clases Divinas. Sin importar cuantos tengamos, aún no serían suficientes. Dije que no pensaras en pelear, ¿recuerdas? Si no nos enfocamos en alejarnos de ellos, seremos acorraladas en poco tiempo.”

Cada uno de ellos era un poderoso soldado, pero una armada abrumadora los estaba atacando. Mientras tanto, se veían obligadas a lamentar su falta de munición. Era como una escena sin esperanza de una vieja película de guerra. Si no cambiaban su meta de ‘derrotar al enemigo y ganar’ a ‘sobrevivir’, nada más que una muerte heroica las esperaba.

Un bajo temblor llenó el aire una vez más.

Las hermanas Meinokawa contuvieron su respiración y checaron sus alrededores, pero afortunadamente, ella no fueron notadas por el Fafnir, Yamata no Orochi, o los otros dragones gigantes que levantaban más de una cabeza por encima de todo. Los monstruos lentamente se movían en un área distante, pero eso significa que algunos de sus aliados estaban en el extremo que recibía ese ataque feroz.

La cara de Higan se puso pálida y Renge la oyó murmurar algo entre dientes.

“(Oh, Reina Blanca que nos guías a la victoria en extraordinarias batallas, por favor alcanza a esta frágil alma humana. Y-Yo comeré los pimientos que no me gustan y haré lo que mi hermana me diga, así que…)”

Ese encantamiento de buena suerte no era raro en su negocio. El comportamiento poco sofisticado de su hermana le recordó algo a Renge.

Ella había jurado hacer lo que fuera necesario para dejar escapar a su preciosa hermana.

Mordió su labio por lo que se había prometido a sí misma, y lo mordía con más fuerza a medida que pasaba el tiempo.

“Lo invocadores pueden hablar con los dioses en más formas que la oración. Vamos, Higan.”

“¿A-A dónde?”

“A casa, por supuesto. Y ahora definitivamente tienes que superar tu disgusto por lo pimientos.”

Con esa respuesta, Renge bajó para esconderse en los restos del almacén, y ella empezó a moverse una vez más. Ya estaba imaginándose el diseño del puerto. Ella tenía una idea de un escape seguro, pero estaba a una distancia considerable: 1.3 kilómetros. Tendrían que cruzar casi todo el puerto entero. Si lo hacían al azar, serían descubiertas casi al instante, pero podrían asegurar su supervivencia avanzando con cautela como si pasaran a través del ojo de una aguja.

Se movieron en ráfagas rápidas mientras saltaban de una pila de escombros a otra.

Evitaron la luz e hicieron todo lo posible para mezclarse con las sombras.

Cuando una figura sospechosa — posiblemente un invocador enemigo — pasó a menos de dos metros de ellas, desesperadamente sostuvieron su aliento y esperaron a que se fuera.

Con su garganta ardiendo por la tensión y con una mano sobre la boca de su hermana, Renge lentamente, pero segura, se acercó a la salida.

Pero entonces ella escuchó algunos escombros cercanos colapsando.

En las luces de las calles, ella podía ver grandes objetos cubriendo el suelo aquí y allá. Uno se parecía a un gigante huevo de dinosaurio, otro parecido a un adulto, qua había colapsado y estaba moviendo inútilmente sus brazos y piernas como una muñeca mecánica, otro parecido a un árbol muerto, otro parecido a una muñeca que intentaba arrancar un motor invisible con su boca medio abierta, uno parecido a helado cayó al suelo, y por último, una mujer sentada en el suelo y murmurando algo para sí misma.

Estos eran los ‘perdedores’.

Los invocadores pelearon llamando Materiales, los cuales no eran de este mundo. Esos Materiales tenían un poder divino, pero si eran derrotados ante sus ojos, un shock con el nivel necesario para matar a un dios sería tallado en su corazón. Esa era la desesperación de ver el fin de una leyenda o el fin del mundo. La gente no era capaz de hacer la decisión obvia de luchar y ellos no podían hacer nada más que mirar fijamente a la calamidad que se aproximaba.

Ellos no se habían desmayado.

Estaban conscientes, pero no podían moverse.

Hace referencia a una vieja frase de un cazador de momias convirtiéndose en una momia, pero esto estaba más cerca a volverse un zombi. Ellos lentamente continuarían con sus acciones y obedecerían a cualquiera que les indicara instrucciones sencillas. Era un destino inquietante para aquellos que controlaban seres tan poderosos.

Medicamente, se parecía más a un estado al que cualquiera caería después del intenso flash y el sonido de una granada aturdidora. Pero mientras ese estado de no saber si estaban vivos o muertos dura sólo una docena de segundos, esta completa falta de comprensión dura más de un día. No había espacio para superarla con ideas vacías como ‘espíritu de pelea’ o ‘trabajo duro’. La estructura básica de la mente humana simplemente no podría superarla.

Pero eso por sí sólo no era suficiente para matarlos y algunas veces podrían ser salvados, pero ¿podían esperar esa clase de misericordia del enemigo que estaba limpiando a todos los intrusos del puerto?

El enemigo podía matarlo en cualquier momento y ellos no se resistirían o protestarían si alguien tiraba de su mano y los llevaba a un alto horno que derrite metal, por lo que los vencedores estaban enfocados en exterminar a aquellos que aun podían moverse.

“(Re-Renge… ¡Renge! ¡¡Necesitamos ayudarlos antes de que los encuentren!!)”

“(¡No podemos, Higan! ¡¡No podemos correr por ahí cargando gente justo ahora!!)”

Los perdedores seguirían las instrucciones de cualquiera o de alguien que tirara de sus manos, así que las hermanas podían guiarlos atando un pañuelo a palo y agitándolo. Sin embargo, moverse con mucha gente destacaría demasiado. Prácticamente le pediría al enemigo que las matara.

Higan casi se precipitó sin pensar, así que Renge rápidamente se movió para detenerla.

Sin embargo, algo más pasó primero: una mano sangrienta se extendió y débilmente agarró el hakama de doncella de Higan.

“No… Tú… terminaras como ellos…”

Era un hombre de mediana edad con un traje gastado. No había necesidad de preguntar de qué lado estaba. Ellas aún no lo habían notado porque se había escondido en las sombras y sus piernas habían sido aplastadas por los escombros del almacén colapsado.

“¿También perdiste?”

“Rápidamente me deshice de mi material, así que no terminé como ellos, pero eso significa que también perdí mi protección. Liberé mi mente, pero quedé atrapado en los escombros. Mi recipiente también está allá.”

Higan miró hacia la silueta montañosa con desesperación en sus ojos.

“Guardia de honor.”

“¿Qué?”

“Así es como se llaman a sí mismos. Están dispuestos a exterminarnos para esconder cualquier información sobre ellos, así que creo que esparcir ese término es una forma de vengarme. …Dile a tu cliente. Estoy seguro que ese nombre es muy importante.”

“¿Guardia de honor?”

Renge frunció el ceño.

Es un uso estándar, ese terminó se refiere a soldados especiales reunidos para desfiles extravagantes. Sin embargo, podían verse tanto como soldados reunidos para una ceremonia y los soldados que llevaban a  cabo la ceremonia. Cuando invocadores y recipientes usaban el nombre, era difícil decir que significado se estaba enfatizando.

Y no tenían tiempo para sentarse a pensar sobre ello.

Un tremendo impacto resonó a la distancia.

Era el rugido de un gigante dragón usando su cuerpo para aplastar algo.

No sólo se hizo otra ola por el suelo roto alrededor del centro de la explosión, sino que los edificios restantes y las pilas de escombro se derrumbaron. Las hermanas fueron arrojadas al aire y empezaron a sofocarse cuando sus espaldas golpearon el suelo.

Y una vez que se recuperaron, ese hombre ya no se podía ver en ninguna parte.

La enorme masa de escombros se lo había tragado y todo lo que quedaba era un líquido rojo oscuro goteando de las grietas.

Esa era la realidad.

La pesadilla no había terminado aún, y no iban a despertar.

“Cough, cough. Oh, Reina Blanca, por favor vigila el camino de esta pérdida alma humana.”

“¡Higan, no tenemos tiempo para orar por cada persona que muere! ¡¡Maldición, vienen para acá!!”

Un momento después, algo fue lanzado desde la cubierta hacia Higan. Era un metal cilíndrico del tamaño de una botella de spray para cabello.

“¡¿Una granada de incienso?!”

Renge no tenía tiempo de sobra.

Ella también saltó a la luz fría justo antes de que la lata explotara.

Pero a diferencia de una granada normal, una explosión o fragmentos rozaron a Higan. En su lugar, una niebla transparente fue rociada sobre el área. El aire del puerto que olía a aceite rápidamente cambió al aire junto a un claro arroyo de montaña.

Al mismo tiempo, símbolos complejos de luz fueron dibujados en el camino a mitad de la explosión, y la luz tenue y pálida llenó el área. Incluso alguien con poco conocimiento en el campo comprendería que este era un tipo de círculo mágico cuidadosamente calculado usando un sistema de técnicas ocultas. Era conocido como un Terreno Sagrado Artificial.

También era una cueva.

Este campo estaba aislado de todo lo demás para permitir ceremonias de invocación a gran escala y alta pureza. Los objetos y gente normal eran ignorados, ya que la jaula cuadrada de veinte metros  encerró con precisión sólo al invocador, el recipiente, y el individuo establecido como su objetivo.

(Está comenzando.)

Meinokawa Renge entendió rápidamente la situación.

Algo había cambiado. En algún momento, dos personas habían aparecido en el centro de la explosión. Ambas eran mujeres blancas usando trajes de motociclista rojo y negro. La de negro tenía un collar grueso alrededor del cuello.

El collar era parecido a la venda en la frente de Higan y el pequeño collar que tenía alrededor de su cuello. Un recipiente siempre usaba símbolos de servidumbre. Eso era para evitar que un espíritu vengativo o malvado que no había sido invocado tome el control de su estado mental desde el exterior.

(Una batalla entre invocadores. ¡¡Y en el peor momento posible!!)

Renge buscó en la bolsa de su traje de doncella y esparció un paquete de papel Japonés por el aire. Giraron a través del aire y rápidamente formaron un duro palo de cerca de 180 centímetros de largo.

Sin embargo, esa era la mayor magia que un humano podía lograr.

No podían disparar fuego de sus manos o volar a través del cielo en una escoba. Producir una barita mágica sin trucos bajo la manga era el límite.

Y era precisamente porque esos frágiles seres humanos dependían tanto de los seres superiores que poseían gran poder.

“¡Higan! ¡¡Prepárate!!”

Mientras gritaba, el par que usaba trajes de motociclistas también se movió. Una de las glamorosas bellezas balanceó un brazo horizontalmente y controló la arena para crear una barra de dos metros.

(¿Uniquely Selfless?)

Renge frunció el seño ante las palabras talladas a un costado de la larga barra.

(Nunca había escuchado ese apodo antes, pero dudo que un novato tratando de hacerse con un nombre por sí mismo aparezca aquí. ¡¿Este es un jugador oculto que no aparece hasta el último momento?!)

Meinokawa Renge y Uniquely Selfless hicieron golpes suaves con las largas barras en sus manos y un color rojo seguía los movimientos de la punta como la luz trasera de un coche.

El nombre cambiaba dependiendo de la religión pero entre los invocadores profesionales, esto era simplemente conocido como el Blood-Sign.

Dentro del Terreno Sagrado Artificial creado por una Granada de Incienso, algo como un holograma apareció entre las hermanas Meinokawa y el par con trajes de motociclistas. A primera vista, el objeto era parecido a un dado con patrones de colores en sus lados, de sesenta metros, pero no lo era.

Era una concentración de esferas de luz tan grandes como manzanas y rojas como la sangre.

Estos eran Pétalos carmesí que fueron divididos entre sonidos bajos, medios, altos, y más bajos. Todos los 216 pétalos en lo que los invocadores llamaron una Rosa. Estas chicas de ropa Japonesa tenían una pequeña conexión con eso, pero la Rosa tenía sus raíces en un símbolo de magia Occidental que usa el emblema de una rosa para ocultar los secretos de la invocación de arcángeles.

La apariencia de la Rosa actuaba como una señal.

Tres esferas blancas de luz de repente aparecieron cerca de Renge y la bella mujer conocida como Uniquely Selfiess. Estas esferas de luz eran distintas de las anteriores y eran conocidas como Espinas Blancas. Nadie cuestionaba su apariencia. Simplemente reunieron fuerza en su mano derecha la cual sostenía la gran barra conocida como Blood-Sign, siendo apoyada con dos dedos extendidos de su extendida mano izquierda, usó toda su fuerza transfiriéndola y haciéndola rotar entre sus piernas y caderas al resto de su cuerpo, y con fuerza pinchó la punta en una de sus espinas blancas.

La Rosa fue golpeada desde ambos lados y se dispersó en todas direcciones. Los Pétalos que emitían la luz carmesí fueron enviados a todos lados. Esas esferas de luz contenían los elementos de varios sonidos, divididos entre bajo, medio, y alto. Rebotaron en el suelo, paredes, escombros y los bordes del Terreno Sagrado Artificial, pero pasaron a través de las hermanas Meinokawa y las bellezas con atuendos de motociclistas. Eso se debía a que en realidad no eran objetos físicos.

No había necesidad de detener su movimiento.

Renge golpeó con su Blood-Sign y su punta casi parecía estar atraída hacia la segunda Espina Blanca  cerca de ella.

Un cambio había llegado al campo de batalla.

Tan pronto la Rosa con forma de caja se había desmoronado, Agujeros habían aparecido a través del espacio aislado por la Granada de Incienso. Aparecieron en el suelo, las paredes, entre los escombros, y en el aire. Estos agujeros del tamaño de un puño harían que algo ‘cayera’ en él sin importar la dirección en la que se tocaran, y había treinta y seis en total. Renge miró su alrededor buscándolos.

(Catorce. ¡Maldición, así que más de la mitad están ocultos¡)

Mientras tanto, uno de los Pétalos carmesí que rebotaban entró en contacto con uno de los muchos Agujeros y cayó dentro.

Todos los Pétalos tenían una sola letra del alfabeto tallada en ella de acuerdo con un cierto conjunto de reglas. Incluso desde la distancia, un invocador podía intuitivamente sentir el ‘significado’ sólo de ver la luz.

Los sonidos bajos eran b, c, d, f, g, h y j.

Los sonidos medios eran k, l, m, n, p, q y r.

Los sonidos altos eran s, t, v, w, x, y, z.

Los sonidos más bajos eran a, i, u, e, y o.

Las veintiséis letras del alfabeto tenían las cinco vocales eliminadas como los sonidos más bajos, y los restantes veintiuno se dividían en tres categorías de bajo, mediano y alto.

Renge había golpeado el sonido alto ‘s’ en un agujero.

Ahí fue donde la verdadera batalla comenzó.

“¡Está empezando! ¡¡Higan, mantente fuerte!!”

“B-Bien. Entiendo. ¡Um, haré lo mejor que pueda!”

Los invocadores llamarón Materiales, formas de vida que no existían en este mundo, haciéndoles poseer el cuerpo físico de un recipiente. Una vez que el Material era temporalmente fijado allí, podía ser usado. Esa era una simple visión general del sistema.

Con un sonido pegajoso. El cuerpo de Meinokawa Higan y el traje de doncella que usaba cambiaron de forma. Ella se volvió una masa de tres metros de líquido pegajoso con la coloración artificial amarilla de algunas bebidas. Esta forma era completamente desagradable, horrible y blasfema. Flotando profundamente en el slime transparente, estaba la suave forma de un humano de un metro conocida como la Silueta.

Esa era Meinokawa Higan.

Ella era la Silueta que mantenía el monstruo en este mundo. Todo lo demás era una decoración, y aplastar esa Silueta terminaría todo en un simple golpe.

(El Amarillo Original [s], costó un sonido alto. Y el enemigo escogió…)

Ella escuchó un sonido similar, pero era una masa insalubre roja que creaba un espiral al lado de la belleza conocida como Uniquely Selfless.

(¿Un sonido bajo? ¡¡Maldición!! ¡¡A este ritmo, seremos eliminadas por esa relación circular!!)

Renge inmediatamente cambio sus pensamientos.

Básicamente, si golpea las esferas de sonido dentro de los agujeros usando sus Espinas Blancas, el número y la disposición de los sonidos transformarían al Material. Ignorando los sonidos más bajos, los sonidos bajos, medios, y altos tenían una relación circular muy parecida a del la piedra, papel y tijeras. Si estaban en desventaja, sólo necesitaban cambiar a un rango diferente de sonido o a un Material individual diferente.

Por supuesto, durante una batalla mortal, el enemigo no necesariamente iba a quedarse sentado a perder el tiempo y dejar que eso pasara.

(¡Tch! Ella es buena. Esto va más allá de una técnica simple.  ¡¡Ella está prediciendo todo lo que voy a hacer!!)

Tanto Renge y el asesino de la Guardia de Honor enviaron Espinas Blancas. Cada vez que golpeara un Pétalo de diferente categoría de sonido, complejas líneas rojas color sangre se dibujarían a través del aire y los varios sonidos de los Pétalos que tocaban los Agujeros alcanzarían sus orejas. Como alguien tocando al azar las teclas de un piano o las cuerdas de una guitarra, se creaba una canción primitiva de destrucción que llenaba con confusión a cualquiera que los escuchara. La intensa danza de luz y sonido causó que los extraños Materiales cambiaran de forma una y otra vez.

Se volvieron animales de peluche sosteniendo hachas de sangre, un gigante escarabajo ciervo de las cuales sus patas y pinzas fueron arrancadas por un niño travieso y que tenía ruedas y hojas agudas para atacar en su lugar, o un engranaje gigante que podía rodar por su cuenta.

Las Espinas Blancas flotando en el aire se reponían en intervalos de diez segundos, por lo que podían dispararle rápidamente sin ser necesario.

Renge interpretó eso como una forma de esculpir un nombre.

Lo sobrenatural fue traído llamando su nombre. Cada parte del mundo tenía tradiciones sobre no usar el nombre de un dios en vano o usar palabras código cuando hablaban con hadas. Eso había sido elevado al nivel de una ceremonia cuando el Sigil de la magia occidental moderna había creado un hechizo para invocar ángeles, al poner en una hoja fina de papel un diagrama especial del alfabeto, dibujando líneas para conectar el nombre del ángel para ser invocado.

La ceremonia moderna de invocación había dado un paso más allá.

Eso no estaba contenido en la mente de alguien.

Tampoco dejaba decidir a los dioses si vendrían.

Esa era una metodología para invocar seres legendarios en el mundo real con un 100% de certeza. El dios no estaba ayudando a un humano; el humano estaba teniendo al dios obedeciéndolo.

(Honestamente, es como pedir un castigo divino. ¡¡Vamos más allá de nuestra mente y físicamente sacamos los Materiales que flotan en ‘el otro lado’ para así poder usarlos directamente!!)

Los invocadores modernos usaban sus Espinas Blancas y los Pétalos bajos, medios, altos, y más bajos para libremente controlar esos monstruos dentro del espacio limitado por el Terreno Sagrado Artificial.

El truco era cómo usar el Blood-Sign y las Espinas Blancas que determinaban lo que pasaba.

Sin importar cuán ventajosa sea el rango de sonido que trataras de darle a tu Material, tu desventaja nunca terminaría mientras el enemigo se mantuviera un paso delante de ti transformando su propio Material en el rango de sonido que era la debilidad de tu Material.

A veces el enemigo golpeaba con precisión los Pétalos en los Agujeros, y otras veces ella usaría su Pétalo para derribar el Pétalo de Renge de su curso. La mujer con traje de motociclista tenía más de un método y ella fluidamente cambiaba entre ellos.

Y mientras tanto…

“¡¡Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!”

Con un rugido de ira, los monstruos gigantes se enfrentaron sobre la cabeza de los invocadores.

Ya no se asemejaban al slime colorido de antes. De hecho, estaban pasando por innumerables transformaciones en tiempo real. Ellas se volvían un lobo gigante con una mandíbula de metal, una serpiente gigante envuelta en llamas, un pez gigante que rasgaba el cielo, o una abeja reina con una cara humana. Nunca terminaba. A menudo, la siguiente transformación comenzaría en cuestión de segundos, antes de que la anterior estuviera siquiera completa.

Parecía que dos fluidos de interminables transformaciones chocaban entre sí.

La lucha entre las extrañas criaturas daba la impresión que cualquier progreso de evolución iba a ganar.

Y mientras esto pasaba, los pensamientos de Meinokawa Higan y el Material invocado estaban en contacto conflicto.

<¡¡Gh…. ,kh!! No puedo… ¡¡mantener mi objetivo!!>

Por su propia naturaleza, los recipientes no podían controlar completamente el cuerpo del Material. Esto era verdad, incluso de los slimes coloridos con un costo de solo uno.

BloodSign_v01_053.jpg

Los Materiales tenían ciertos deseos que los impulsaban: El deseo de devorar la carne, succionar sangre, de aplastar todo a su vista, o de aplastar todo después de petrificarlo.

El recipiente no podía detener ese deseo. Todo lo que podían hacer era tratar de controlar el objetivo eligiendo a quien se dirigirían esos deseos.

Con un solo Material, podría haber sido difícil determinar cómo actuaban y trabajaban.

Pero las cosas eran diferentes cuando el Material estaba cambiando a cada pocos segundos. Si el recipiente no se enfocaba, su mente podría ser echada y dejarían suelta una destrucción indiscriminada por la confusión.

<Pero haré esto. Voy a alinear el curso de mi mente y… um… ¡montar esta ola hasta el final! ¡No desperdiciare el Material – la oportunidad –  que mi hermana invocó!>

Actualmente, el cuerpo físico de Meinokawa Higan había tomado la forma de un calamar gigante lo suficiente para aplastar cualquier buque patrullero a su alcance. Su nombre era DEC Tentacle (nu – o – re – a – btv – ag – y). Sus ojos amarillos brillaban mientras usaba las diez cadenas gruesas que tenía en lugar de tentáculos para agarrar al Material enemigo.

Un gran rugido estalló.

Un brazo gigante crecía desde el suelo como un árbol. Este era el Material de la Guardia de Honor llamado Tree Hand (tzf – qux – o – alc – a – ge), luchando contra las cadenas. Una vez se liberó de las cadenas, estas se estrellaron directamente sobre Meinokawa Renge. Eran tan gruesas y pesadas como el ancla que sostenía a un tanque súper pesado en su lugar. Ese peso y velocidad por si solo hubiera hecho un golpe lo suficientemente poderosos para cortar un camión mediano en dos.

<¡¿Renge?!>

(Deja de gritar en mi cabeza. Tengo mi círculo protector, por lo que estaré bien de todas formas.)

Efectivamente, Renge estaba ilesa mientras se paraba dentro del polvo de asfalto.

Las técnicas tradicionales de invocación implicaban dos círculos especialmente importantes. El más obvio era el propio círculo de invocación, pero el círculo protector que guardaba al invocador también era importante.

En las ceremonias de invocación modernas, la mayor prioridad mientras usaban el poder de un Material era prevenir que el monstruo invocado interfiriera con la ceremonia. Los efectos del círculo podían ser divididos en dos mayores categorías: detener a todos los elementos externos e impedir que el invocador colapse a mitad de la ceremonia debido a elementos internos como la esperanza de vida y enfermedad. (Es decir, en el improbable caso que el círculo protector fuera perforado desde el exterior, el invocador no moriría. Aunque eso podría pasar en el instante en el que se liberara el circulo.) En cualquier caso, no era tanto como si el monstruo tuviera compasión del humano y era más como la alimentación de emergencia de una computadora. Sólo el humano controlando la existencia del monstruo, como parte de la ceremonia, estaría protegido y sólo así podría guiar la ceremonia hasta el final.

Como tal, una batalla entre invocadores consistía en una pelea entre los Materiales que habían invocado. Ellos podían intercambiar o mejorar sus materiales, pero no podían interferir más que eso, y no podían matar directamente al invocador oponente. Para bien o para mal, ellos sólo podían continuar mirando dentro del círculo protector.

Sí.

Mientras el Material continúe vivo y funcional, eso será todo.

(Aún así, esto es malo. ¡¡Real, realmente malo!!)

Renge apretó los dientes mientras golpeaba las Espinas Blancas con su Blood-Sign.

No podía relajarse sólo porque tenía el círculo protector. Se sentía tan nerviosa como bajar a las profundidades del mar en un pequeño submarino hecho de cristal delgado. Los Materiales eran superiores a los humanos por definición y un humano simplemente no podía evitar o defenderse contra sus ataques. En otras palabras, la muerte del invocador era inevitable si el cristal delgado, que era el círculo protector, se rompía. Si otro ataque llegaba después de haberlo perdido, y eran puestos en un estado mental de una muñeca mecánica, ellos indudablemente serían asesinados de una manera más horripilante que ser aplastada por la presión de agua de una fosa oceánica.

“……”

Renge se estremeció cuando una visión de perdida llenaba la parte posterior de su mente. Ella vio un ataque lo suficientemente poderoso para matar dioses golpeándola de frente y se vio a sí misma y a Higan acurrucándose y temblando en posición fetal. ¿El enemigo las aplastaría instantáneamente o tomarían ventaja del estado sin resistencia de un zombi del invocador y del recipiente para conducirlos a una cruel ejecución pública?

(No hay nada que pueda hacer. ¡¡Sin importar lo que intente, ella lo detiene antes de tiempo!!)

Ella supuestamente tenía un interminable número de tarjetas disponibles y podían continuar en cualquier dirección, pero sin importar que, Uniquely Selfless estaba un paso delante de ella. En lugar de sentarse a esperar, este enemigo esta activamente emparejando sus movimientos. Era como si la mujer predijera el futuro. Esa situación continuó y Renge ya no podía decir si se trataba de una mera técnica o si era un truco sutil.

Y fue precisamente por eso que ella cometió un error que nunca hubiera hecho en circunstancias normales.

Cuando se dio cuenta de lo que había pasado, ella ya había usado su última Espina Blanca.

(¡Oh, no! ¡¿Estoy sin munición?!)

Esas esferas blancas se reponían automáticamente con el tiempo y un máximo de siete podían ser mantenidas a la vez, por lo que nunca se hubiera quedado sin ellas si hubiera mantenido un ritmo apropiado.

Pero su confusión le había hecho perder de vista este ritmo. Ella había estado concentrada en cambiar su material.

Las Espinas Blancas eran repuestas aproximadamente cada diez segundos.

Esta era apenas la sexta parte de un minuto, pero en ese tiempo, ella no podía afectar a los Pétalos de sonido bajo, medio, alto, o muy bajos o cambiar su Material.

Y el resultado fatal llegó momentos después.

En ese momento, Higan tomó la forma de DEC Tentacle, el calamar gigante con gruesas cadenas, y las cadenas de tal Material estaban envueltas alrededor de la Tree Hand que se parecía a un brazo gigante que crecía de la tierra como un árbol gigante.

La belleza con atuendo de motociclista entonces le disparó a una Espina Blanca que golpeó a un nuevo Pétalo a un Agujero.

El objetivo del agarre del DEC Tentacle cambió bajo el control de Uniquely Selfless. Se convirtió en una esfera de cinco metros que parecía estar hecha de alambre de púas tan gruesa como el brazo de un humano.

Su nombre era el Gigante Ojo Hostil (cuw – un – o – qux – o – ag – du).

La pupila roja del centro miraba intensamente su objetivo. Tan pronto como la ligera luz destelló en el centro de la bola de alambre de púas, se expandió en todas direcciones como si hubiera explotado.

Ese golpe sacudió las diez cadenas y envió el gigantesco cuerpo de Higan hacia atrás.

<¡¿Kyah?!>

El rango del sonido del enemigo había cambiado de medio a bajo.

Higan contenía un Material de sonido alto, por lo que este era un combate fatal.

La masa de alambre de púas explotó y se contrajo una y otra vez. Cada vez, rasgaba el gigante cuerpo de calamar del Material DEC Tentacle de Higan. Todo terminaría si las grietas llegaban a la suave Silueta de Higan en el centro del vientre del translucido monstruo. Era una práctica aceptada que uno no pudiera ganar contra la debilidad de su Material sin importar qué. El curso correcto de acciones era cambiar el material por uno con un diferente rango de sonido, pero Renge no podía ya que se había quedado sin Espinas Blancas.

Todo se reducía a la relación circular de los rangos de sonido. A menos que hubiera una gran diferencia entre los niveles de costos de los dos Materiales, esa relación no podría ser superada con fuerza bruta.

Diez segundos.

Ella sólo tenía que esperar diez segundos.

Cada vez más tentáculos del DEC Tentacle eran arrancados como papel húmedo o piezas de espuma, y las cicatrices del daño se acercaban a Higan. Los brazos de tentáculos hechos de gruesas cadenas fueron arrancados o apartados y una farola cercana se rompió completamente en dos.

Renge apretó los dientes mientras escuchaba los gritos de Higan directamente en su mente.

(¡¿Mi suministro de Espinas Blancas aun no se reabastece?! ¡¡Higan está en peligro!!)

Renge sólo podía esperar a que llegara el momento, pero de repente notó algo extraño.

La belleza con atuendo de motociclista conocida como Uniquely Selfless se preparaba para golpear otra de sus Espinas Blancas con su Blood-Sign.

(Estaba equivocada.)

Renge tragó saliva.

La Guardia de Honor ya tenía el rango de sonido del cual su Material era débil, y esa ventaja seguiría por el momento, por lo que la mujer no tenía razón para intercambiar su Material. Eso significa que ella tiene otra razón para usar esa Espina Blanca.

(¡¡Preví mal lo que haría después!!)

Uniquelly Selfless no le estaba apuntando a los sonidos bajos, medios, o altos.

Ella le estaba apuntando al color blanco.

Una de las Espinas Blancas de Renge seguía rebotando lentamente sobre el suelo y paredes incluso después de que se le agotaron. Después de que una Espina Blanca fue enviada, desaparecería por sí sola una vez dejara de moverse. En otras palabras, un invocador sólo podía afectarlos con el golpe inicial del Blood-Sign. Pero eso también los hacía indefensos mientras se movían. A menos que una nueva Espina Blanca las golpeara para alterar su trayectoria, el invocador sólo podía mirarlas.

(Tabú 3. Si una Espina Blanca aún en el campo accidentalmente entraba en un agujero mientras el invocador no tenía disponible Espinas Blancas, el invocador sería asesinado. Perderían el control de la composición del Material, y sería reemplazado por el Black Maw que Devora Todo [un – lp – eu – bf – zuh – ei – jkv – iu – a – xw], el cual es el peor de todos los monstruos, y devoraría al invocador.)

Un escalofrió recorrió el cuerpo entero de Renge mientras recordaba esa regla estándar e inviolable.

Ella estaba planeando usar el tabú del Black Maw que Devora Todo para matar directamente al invocador.

(¡No es bueno! ¡¡No es bueno!! ¿Cuánto más? ¿Cinco segundos? ¿Tres? ¡¡De todas formas, no puedo hacer nada hasta que se repongan!! ¡¡Y si me matan, Higan no será capaz de usar nada de su poder!!)

Uniquely Selfless reunió toda su fuerza para golpear con su Blood-Sign. La esfera blanca de luz del enemigo salió disparada como una bala y la mujer con traje de motociclista claramente intentaba que rebotara en la pared del almacén y entonces golpear la vieja Espina Blanca de Renge en un Agujero. Su curso era agravantemente exacto.

Renge no tenía nada con que trabajar.

No había nada que pudiera hacer.

Ella no tenía nada disponible y si su Espina Blanca era golpeada dentro del Agujero ahora, ella sería asesinada.

Así que ella no confió en su propio poder.

“¡¡Higan!! ¡Destruye el almacén a la izquierda! ¡¡Rápido!!”

“¡¿?!”

La expresión de la mujer con atuendo de motociclista cambio sólo un poco.

Un momento después, el calamar gigante, que se desgarraba por la explosión de alambres de púas, colapsó en la parte superior del almacén para aplastarlo. Destruyó la estructura metálica tan fácilmente como si pisara una caja de papel.

El enemigo había tratado de golpear la Espina Blanca de Renge haciéndola rebotar en la pared del almacén.

Con esa pared completamente desaparecida, la Espina Blanca disparada por el invocador de la Guardia de Honor se desvió de su rumbo.

(El Material del enemigo es el Gigante Ojo Hostil [cuw – nu – qux – o – ag – du]. Si ignoras los seis niveles de sonido más bajos, se compone de tres sonidos bajos, dos sonidos medios, y dos sonidos altos. Eso lo pone en una rango de sonido bajo y me deja usar eso.)

El pequeño tiempo que le dieron, le dio a Renge una nueva Espina Blanca.

Ese único objeto apareció fuera del aire delgado.

Ella apuntó la punta de su Blood-Sign contra la flotante Espina Blanca para inmediatamente dispararla. Además, ella no había entrado en pánico o lo hizo sin pensar. Esta vez, su ataque estaba basado en calma y cálculos precisos.

Ella estaba apuntando a la Espina blanca que el enemigo había disparado.

Esta era su venganza.

Las dos Espinas Blancas chocaron, sus caminos cambiaron, y el de Uniquely Selfless golpeó tanto un Pétalo de sonido medio y otro sonido alto flotando en el aire. Los dos Pétalos fueron golpeados dentro de un Agujero y fueron absorbidos por el mismo.

Eso hacía tres de cada uno de los sonidos bajos, sonidos medios, y sonidos altos.

“Tabú 1.”

Cuando la belleza con atuendo de motociclista escuchó a Renge hablar, su rostro se congeló.

Probablemente recordó lo que Renge anunciaba como si leyera la mente de la mujer.

“Un invocador no debe reunir un igual número de sonidos bajos, medios y altos. ¡¡Si lo hacen, su propio Material se transformara en el Black Maw que Devora Todo y los devorará!!”

Un sonido pegajoso resonó y la forma de alambre de púas del Gigante Ojo Hostil del enemigo se transformó en un vórtice de slime negro. Se levantó como una serpiente y la parte superior del tornado estaba absolutamente llena de colmillos.

No hubo grito alguno.

Antes de que la mujer pudiera hacer un solo ruido, el Black Maw que Devora Todo la atacó desde arriba e instantáneamente devoró al humano insignificante.

Un sonido inquietante llenó el aire mientras una vida se perdía.

Y, como para demostrarlo, el Black Maw que Devora Todo se transformó nuevamente. El recipiente mujer inconsciente fue lanzado descuidadamente al suelo completamente roto.

Pero tampoco había salvación para ella. A la muerte de la invocadora, el recipiente, en el cual el Black Maw que Devora Todo residía, tenía su mente destrozada. El anterior invocador independiente de mediana edad no pudo sobrevivir al haber sido tragado por los escombros tampoco, así que nada se ganó con esa victoria.

Las pilas de escombros no volverían a la normalidad y las vidas perdidas no serían resucitadas como si todo hubiera sido una broma.

Todo lo que quedaba era el simple hecho que ellas habían ganado y sobrevivido.

Ese era el mundo en el que los invocadores vivían.

Renge entonces escuchó el murmulló del corazón de Higan a través de sus mentes enlazadas.

<Oh, Reina Blanca, por favor vigila el camino de esta pérdida alma humana.>

“No tenemos tiempo para sentimentalismos. Higan, vamos a salir corriendo. No podemos permitirnos escondernos. ¡¡Tendremos que usar una cadena para pasar!!”

En una batalla de invocadores en donde se uso una Granada de Incienso, el Terreno Sagrado Artificial desaparecería por sí solo cuando se llegara a una conclusión o después de que pasaran diez minutos.

Sin embargo, inmediatamente después de derrotar al invocador oponente, el invocador podía moverse libremente junto al Terreno Sagrado Artificial durante unos noventa segundos. Las ceremonias de invocación modernas eran una técnica para invocar dioses y usarlos en las batallas, pero el ‘calor residual’ que quedaba después de que un objetivo fuera derrotado podía ser usado para tomar prestada la existencia del enemigo para ejecutar el sistema sin estar atada a sus pensamientos. Si un nuevo enemigo aparecía para una batalla antes de que los noventa segundos se terminaran, la batalla empezaría con el actual Material intacto.

Esa era una gran ventaja.

El enemigo se vería obligado a elevar su Material desde el nivel más débil, pero Renge y Higan podían empezar con un Material mucho más poderoso. Si eso duraba lo suficiente, ellas podrían usar el Material más complejo y avanzado que se puede invocar en sólo diez segundos. Por su puesto, el daño tomado se mantendría, y perder la cadena por siquiera un instante significaría perderlo todo y tener que empezar desde cero de nuevo, pero mantenerlo eventualmente traería los niveles más fuertes al alcance. Incluso los más bajos de los novatos serían recompensados por su esfuerzo si lo mantenían.

Justo cuando algunos grandes fuegos artificiales fueron lanzados alegremente en la costa frente a este puerto-campo de batalla, las dos hermanas empezaron a correr a lo largo del asfalto con Higan aún transformada en el Material.

Ya no tenía sentido esconderse.

“¡¡Higan, vamos a abrirnos camino!! ¡¡El enemigo tendrá que empezar con el primer Material, así que solo tenemos que aplastarlos antes de que puedan elevarlo!!”

Ellas derrotaban a enemigo tras enemigo, tras enemigo, tras enemigo.

Mientras mantenían la cadena negativa, las dos corrieron por el puerto nocturno.

Ellas destruían a un enemigo y luego cazaban al siguiente.

Y mientras lo hacían, el Material que residía dentro de Higan continuaba creciendo.

La gente se derrumbaba a través de la ruta que habían tomado. A diferencia de la Black Maw creada por la violación de tabús, derrotar al Material a través de métodos normales no mataba al invocador. En su lugar, se volvían muñecas mecánicas que repetían la misma acción una y otra vez debido al ataque que mató al dios que tenían invocado. Lo estándar era para acabar con ellos en ese punto, pero puede que por suerte para ambos lados que ellas no tuvieran tiempo para eso ahora.

Las armas de fuego estándar eran inútiles tanto para el invocador y el recipiente, y reunirse sólo permitía que continuaran luchando en una cadena. Eso era lo que lo hacía tan útil, pero no eran todopoderosas.

Guardia de Honor respondió apropiadamente.

<La presencia de humanos están desapareciendo. Renge, um , ¿qué pasa?>

“Están alejando a su gente para romper nuestra cadena. Están planeando volver a intentarlo una vez que el Terreno Sagrado Artificial desaparezca y vuelvas a ser un humano normal. ¡¡Pero eso en realidad es perfecto para nosotras!!”

El Invocador y el Material corrieron a su destino.

Después de unos noventa segundos, la cadena se rompió y el Terreno Sagrado Artificial desapareció. El cuerpo de Higan se transformó de ser un extraño monstruo a una chica encantadora, lo cual significa que su poder acumulado se había perdido.

Higan se balanceó a un lado en su traje de doncella.

“…Kh…”

“¡¿Estás bien, Higan?!”

Encadenar batallas era algo parecido a un truco secreto y la carga de superar la restricción de los diez minutos se colocaba en el recipiente y crecía con el tiempo. Ella tuvo la suerte de no haberse desmayado.

Y tan pronto como Renge le prestó su hombro, fueron rodeadas.

Había veinte personas en total, lo cual significaba diez parejas de invocador/recipiente. Mientras que ser capaz de controlar un poderoso Material debido a su cadena era una cosa, estos números las colocaban en una abrumadora desventaja cuando tenían que iniciar desde el principio.

Renge miró su alrededor e hizo una mueca.

La forma y tamaños de sus Blood-Signs eran diferentes, pero había un rasgo en común.

(¿Todos tienen el nombre de Uniquely Selfless? Maldición, ¿ese no era un nombre individual?)

Ellos estaban directamente bajo el puente gigante que conectaba la tierra del puerto con el resto de la ciudad. Era un puente multipropósito con un camino en la parte superior, una pista de monorraíl debajo, y líneas eléctricas y cables de comunicación atravesándolo. Renge no recordaba cual era su nombre.

En medio del gran ruido proveniente del puente, una voz se deslizó suavemente en su oído. Pertenecía a uno de los varios invocadores de Guardia de Honor con un nombre de Uniquely Selfless.

“Se terminó.”

“No estaría tan seguro.”

“¿No puedes ver esto?”

El invocador sacudió una lata pequeña. El objeto con un alfiler y una palanca de de seguridad en la parte superior era una Granada de Incienso. Cuando la detonaran, un Terreno Sagrado Artificial se abriría y la batalla final empezaría.

(Honestamente, no puedo creer que puedas convocar a un dios con un lata. Quien haya inventado esas cosas estaba loco.)

Con ese pensamiento sobre la herramienta que usaban, Renge sintió sudor saliendo de su cuerpo dentro de su atuendo de doncella.

Mientras tanto, Uniquely Selfless continuó.

“A todos los que acorralamos aquí, les hemos preguntado quien los contrato. También lo intentare contigo, pero honestamente no estoy esperando mucho ya que ninguna de las respuestas ha coincidido hasta ahora. No importa que sea. Sólo dame una respuesta y te mataré enseguida.”

“Hey”. Dijo Renge mientras daba un paso frente a Higan para protegerla. “Perdón, pero tenemos algunas Granadas de Incienso extras. ¿Te importa si empezamos esto? Realmente no importa quién establezca el Terreno Sagrado Artificial, ¿cierto?”

“¿Qué, te gusta exponer tu vientre a la bestia come hombres después de perder toda esperanza mientras aún ríes como un maniquí viviente?”

El invocador sonaba sorprendido y Renge contrajo sus párpados.

Sin embargo, ella logó mantener su sonrisa.

“Uno, simplemente usar la Granada de Incienso no tiene sentido. Si no se usa mirando directamente al objetivo, el Terreno Sagrado Artificial no aparecerá.”

Un sonido muy agudo alcanzó sus oídos.

Ella había sacado el alfiler de la Granada de Incienso mientras sostenía la palanca de seguridad en su lugar.

“Dos, sin importar donde estén el invocador y el recipiente cuando la Granada de Incienso detona, serán automáticamente movidos al centro del creado Terreno Sagrado Artificial.”

Con eso dicho, ella lanzó con fuerza la Granada de Incienso.

Sin embargo, ella no lo lanzó a sus pies o a la formación enemiga.

“Tres, el Terreno Sagrado Artificial será construido proporcional a la superficie que la Granada de Incienso está tocando cuando detona. Esto va más allá del suelo o la tierra. ¡¡Si el Terreno Sagrado Artificial se crea en relación con la pared o el techo, aquellos dentro pueden correr libremente en la pared o el techo!!”

Ella lanzó la lata directamente hacia arriba, en la parte inferior del gigantesco puente multipropósito que los cubría.

Más específicamente, ella lo arrojó a un coche del monorraíl de carga sin tripulación que corría a lo largo de la pista unida a la parte inferior del puente.

Después de un estallido, las hermanas Meinokawa fueron arrojadas con fuerza en el aire como si cables invisibles estuvieran conectados a su cuerpo. El choque fue suficiente para quitarle el aliento y causar un desagradable sonido en sus cuellos, pero las trajo con éxito desde el puerto con esos enemigos. Ellas se estrellaron contra superficie inferior del monorraíl que corría a casi ochenta kilómetros por hora. El carro tenía una imagen súper deforme de un león pitando en él como parte de un anuncio, y Renge tenía un presentimiento de que la cara de esa cosa se había abollado un poco.

“¡¡Gah!!”

“Kh… Higan, ¿estás bien? En cualquier caso, tenemos que levantarnos. Este Terreno Sagrado Artificial no durará más de diez minutos. ¿No tienes algo para atarte? Si no lo tienes, caerás cuando los efectos desaparezcan.”

Las gemelas se pararon boca abajo en la parte inferior del monorraíl como murciélagos.

El puerto que había sido un lugar de terror era más pequeño por el momento.

A propósito, sólo uno de los invocadores que las rodeaba habría sido arrastrado con ellos mientras el Terreno Sagrado Artificial se movía con el monorraíl, pero eso no era diferente de golpearse contra una pared moviéndose a ochenta kilómetros por hora. El invocador no habría tenido tiempo de convocar un Material, por lo que su círculo protector no funcionaría. Lo más probable es que se haya vuelto picadillo.

En cualquier caso, las hermanas finalmente estaban a salvo.

O eso pensaban.

Un momento después el puente gigante que también era usado como un punto de referencia se rompió completamente a la mitad.

Por un instante, las dos chicas no entendieron lo que había sucedido.

Su visión temblaba como loca, pero todavía veían un crucero en el oscuro océano justo debajo. Una mujer en un uniforme rosa de enfermera estaba de pie en la cubierta y apoyó en su hombro una larga barra — un Blood-Sign.

(¡¿Una invocadora?! ¡¿Ella interfirió?!)

Al mismo tiempo, lo que había destruido el puente estaba a la vista. Una pequeña chica con cabello corto podía ser vista en la cubierta del crucero junto al invocador. Ella usaba un atuendo de bailarina, cuya ropa morada sólo cubría las partes importantes de su cuerpo. Su piel expuesta se sentía más enfermiza que atractiva, pero eso puede ser porque estaba sentada en una silla de ruedas desgastada y oxidada. Su cabeza estaba inclinada y nada parecido a voluntad podía ser visto en sus ojos verdes medio cubiertos por su flequillo. Ella luego hizo un ligero movimiento con su dedo índice terriblemente delgado.

Eso fue todo lo que ella hizo, pero fue suficiente para rebanar el puente de varios cientos de toneladas.

Una enorme cantidad de sudor estalló mientras una pared gigante y un espacio de varios cientos de metros fue cortado a la fuerza. El rayo láser reunió todos y cada uno de los objetos dentro de sí mismo, comprimiéndolos como un agujero negro, y destruía sus enlaces.

“Eso está más allá de la clase Divina.”

En las ceremonias de invocación modernas, usar el Blood-Sign era una técnica completamente simplificada para invocar y usa una versión de alta calidad de los inconstantes dioses legendarios.

Anteriormente, se dedicaban a tallar piedras para construir un templo, se observaba el movimiento de las estrellas para calcular el momento perfecto, y los humanos vivientes incluso eran preparados como sacrificio, pero incluso entonces dependía del dios si aparecía o no. Sin embargo, esos días habían terminado. Con el recipiente, era posible invitar a que entrara lo que no es humano con perfecta confiabilidad.

La clase Regulación, tal como el DEC Tentacle que Renge y Higan habían usado o el Gigante Ojo Hostil, no eran más que estructuras artificiales reunidos como escalones para alcanzar la Clase Divina. Esos monstruos verdaderos no podían ser dañados con misiles termodirigidos o bombardeos con laser y ellos, por supuesto, podían ser usados en la batalla, pero eso era simplemente un efecto secundario de ser herramientas para alcanzar a los dioses.

Sin embargo, la humanidad había aprendido algo más.

Había algo más allá de la clase Divina, el cual habían asumido que era el destino final de las leyes del mundo.

Había un territorio escondido más allá de eso y un término había sido dado por los residentes secretos que se sentaban estancados en ese territorio.

“La clase Inexplorada.”

El espíritu Fluttering ‘Yellow’ Gills que Reina los Cielos [s – a – so – voz – tix – ei – yw – za].

La Reina ‘Blanca’ que Maneja la Espada de la Verdad Intachable [iu – un – fb – a – wuh – ei – kx – eu – pl – vjz].

Y la que empuñaba su poder contra ellos ahora.

“¡¿La Dama del ‘Rayo Purpura’ que Separa el Bien del Mal [iu – ao – eu – ei – kub – miq – a – ci – pl]?!”

Tan pronto como Higan pronunció el nombre, los monorrieles de carga perdieron sus conexiones y cayeron al océano. Las mascotas pintadas en ella continuaban sonriendo mientras chocaban en el frio océano y empezaban a hundirse. No había nada que Renge o Higan pudieran hacer sino caer junto a los escombros.

Habían fallado.

Esa misma idea volvió a pasar por la mente de Renge.

Aun así, ella desesperadamente extendió una mano hacía su hermana que había sido arrojada al vacio.

“¡¡Higan!!”

Pero su deseo no fue concedido.

Ella no pudo alcanzar a su hermana y se estrelló contra la superficie del oscuro y frio océano.

—— ¿Entonces en qué estaba pensando?

“¡¿Gah?!”

A diferencia de su hermana Renge, Meinokawa Higan no cayó en el océano. La inercia lanzó su cuerpo sobre el canal y hacia la orilla opuesta.

Varios barcos estaban amarrados a lo largo de la orilla y ella parecía haber aterrizado en uno de esos. Tenía dificultad para respirar y parecía estar a punto de perder la conciencia, pero ella pensó para sí misma mientras era incapaz de levantarse.

—— ¿Entonces qué es lo que esperaba?

(…ge…)

Ella no podía formar palabras o siquiera toser. Su mente estaba a punto de desgarrase, pero ella se concentró y ganó algo de fuerza incluso si sólo era su mente.

Como si representara el opuesto exacto de su estado mental, grandes anillos coloridos de fuegos artificiales estallaron en el cielo nocturno. Su brillo y tranquilidad parecían rechazar fríamente todo sobre Higan.

(Ren…ge…)

El invocador enemigo tuvo que haber establecido un Terreno Sagrado Artificial para invocar a la Dama del Rayo Purpura de la clase Inexplorada, pero no había capturado a las gemelas.

Sin embargo, Higan no lo vio como buena suerte. Eso no habría ocurrido sin una buena razón.

El enemigo había empezado por separar al invocador y el recipiente.

La caída de Renge en el océano era peligrosa. El Terreno Sagrado Artificial trabaja con relación a lo que se esté pisando, por lo que no funcionaria bien en las profundidades. Y ninguna de las chicas podía invocar un Material sola. La persecución llegaría pronto a derrotarlas mientras estuvieran indefensas. El hombre aplastado por los escombros había dado su propia vida para decirles que el enemigo era una organización llamada Guardia de Honor y los invocadores enemigos no permitirían que nadie se fuera con esa información.

Un pequeño chirrido demostró que su mala sensación era cierta.

La Guardia de Honor ya había rodeado el grupo de botes en el agua. Eso significa que Higan había sido lanzada justo en su red.

¿Cómo se suponía que un solo invocador o sólo un recipiente se enfrentaran a un Material que no podía ser dañado por balas o explosiones?

Pero a pesar de la situación desesperada, la primera cosa en la mente de Higan no fue su propio predicamento. Algo más importante llenó su mente.

Una unidad enemiga había estado esperando a Higan, ¿entonces qué hay de su hermana Renge? ¿Había estado un grupo de hombres rana esperándola en el océano? ¿O la Dama del Rayo Purpura le apuntaría directamente desde el crucero? De cualquier manera, sus probabilidades de victoria eran casi inexistentes. Ella sería incapaz de incluso establecer una batalla apropiada.

(O-Oh, Reina Blanca que…nos guía a la victoria…en extraordinarias…batallas…)

Ella ostentosamente dijo el encantamiento de buena suerte que había repetido una y otra vez desde que era joven. En parte había sido un tipo de aprendizaje para familiarizar su corazón con los Materiales, los cuales literalmente no eran de este mundo, pero que ella también había creído inocentemente. Ella creía que si llamaba y enfocaba su corazón lo suficiente, crearía algún tipo de conexión.

(Por favor alcanza…esta frágil…alma humana.)

Pero no venía ninguna ayuda.

Simplemente no podría suceder.

Las ceremonias de invocación era una técnica estricta. Las partes más útiles de cada ceremonia alrededor del mundo habían sido re-unificadas para crearlas, y harían que los dioses (o lo que estaba más cercano a ellos) trabajara para los humanos con 100% de fiabilidad. Pero cuando se confía en un apego tradicional a un dios, las probabilidades eran algo conocido sólo por los dioses.

Y mientras su visión se oscurecía, Meinokawa Higan perdió de vista lo que estaba orando.

Sólo habló vagamente algunas palabras.

“Ayuda…”

Perdería a su hermana a ese ritmo.

(Alguien.)

Perdería a la hermana que compartía su sangre.

(Quien sea. Sólo salven a mi hermana…)

Literalmente sería devorada.

“Ayuda…”

No había respuesta.

No venía ninguna ayuda.

Y aún así…

Un instante después, ella escuchó una serie de fuertes sonidos metálicos.

Algo cayó a la cubierta del barco. Era un hombre con un atuendo lo suficientemente oscuro para mezclarse con la noche. Mientras estaba tumbado, con sus fuerzas y su conciencia ida, se parecía más a una muñeca abandonada que a un humano. Ella estaba sorprendida de ver que un Guardia de Honor ya estaba tan cerca, pero la verdadera sorpresa era que el invocador enemigo había sido derrotado.

¿Quién lo había hecho?

¿Qué lo había hecho?

Ella desesperadamente se puso a pensar, aunque su mente aún se estaba desvaneciendo, pero ella no pudo encontrar una respuesta. Sin embargo, mientras intentaba enfocar su visión borrosa, ella escuchó cierto sonido.

Era el ruido de algo más ligero que un vampiro avanzando bruscamente por el aire. Ella escucho el sonido incontables veces antes. Provenía de un Blood—Sign, la larga barra que los invocadores usaban para golpear las Espinas Blancas. Sin embargo, este no era el sonido de alguien golpeando con la punta. En su lugar, era casual y perezosamente girado.

(¿Un blood…Sign?)

Meinokawa Higan desesperadamente trató de alzar su cabeza.

(Pero no hay… un Material aquí. No hay una ceremonia de…invocación. Entonces… ¿lo están usando para apuñalarla como una lanza…y golpear al hombre directamente?)

Pero justo cuanto ella se esforzó, su visión se lleno de negro y ya no pudo decir que estaba allí.

“Maldición. Nunca pensé que escucharía esa palabra maldita aquí.”

Y así, ella simplemente escuchó las palabras del chico antes de perder su conciencia.

“Esto hará que me desvié un poco. El sherbet de manzana no se derrite, ¿verdad?”

 

 

Hechos

  • Cuando se usa una Granada de Incienso, un Terreno Artificial Sagrado es creado. La invocación y todos los demás fenómenos sobrenaturales sólo pueden ocurrir en ese espacio,
  • Una invocación se hace tallando el “nombre” del Material y haciéndolo poseer su recipiente.
  • Sólo el Blood-Sign puede afectar las Espinas Blancas. Las Espinas Blancas, Pétalos, y Agujeros pasarán a través de los humanos y Materiales. Las Espinas Blancas desaparecen por sí solas una vez se detienen. Tres son dadas al principio y se pueden mantener un máximo de siete.
  • El costo del Material es determinado por el Número de Pétalos colocados dentro del Agujero y su rango de sonido es determinado por el numero de sonidos bajos, medios y altos incluidos. Los sonidos más bajos no influyen en el rango de sonido.
  • El Material contiene la Silueta, la cual almacena la mente del recipiente. Si se destruye, la batalla llega a su fin.
  • Durante la batalla, el invocador entra en un círculo protector creado con el poder de su Material. El invocador es esencialmente invencible durante la batalla.
  • Tabú 1: Un número igualado de Pétalos con sonidos bajo, medio y alto no debe colocarse en los Agujeros y añadirse a los suministros del material.
  • Tabú 3: Si un invocador se queda sin Espinas Blancas, la Espina Blanca restante en el campo no debe entrar a un Agujero.
  • Una Granada de Incienso no tendrá efecto a menos que se use mientras directamente al objeto. Además, un Terreno Sagrado Artificial se puede colocar en paredes y techos. Una vez la Granada de Incienso detona, el invocador y el recipiente son arrastrados al centro de Terreno Sagrado artificial.
  • Un Terreno Sagrado Artificial tiene un lugar fijo, pero se moverá junto al invocador por noventa segundos después de que su enemigo fue derrotado. Si hace contacto con el siguiente enemigo en ese tiempo, se puede lograr una cadena de batallas mientras se continúa usando el mismo material. Sin embargo, esto incremente la fatiga del recipiente.
  • Los Materiales son divididos en tres clases: Regulación, Divina, e Inexplorada. Las dos últimas clases no pueden ser invocadas a través de medios normales.

 

Notas/Referencias

[1]袴 ( hakama) es un pantalón largo con pliegues (cinco por delante y dos por detrás) cuya función principal era proteger las piernas

[2] Un rōnin (浪人rōnin), era un samurái sin amo durante el período feudal de Japón, entre 1185 y 1868.

[3] Una referencia a la canción infantil japonés Fushigi na Pocket.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s