Seirei Tsukai no Blade Dance

Capítulo 2 — La Oscuridad de Zohar

 

Parte 1

Había amanecido. Después de unas cuantas horas de sueño, Kamito salió de su habitación mientras cargaba una bolsa de regalos, luego se dirigió hacía la sala del trono del Rey Dragón Bahamut.

Kamito quería expresar su gratitud por recuperar los recuerdos de Restia. Pero lo más importante, Kamito no podía evitar preocuparse por ella después de tal experiencia con la Oscuridad del Otro Lado de Millennia al corromperla.

Avanzando por el pasillo de piedra rugosa, él llegó a la sala del trono.

En la entrada, dos guardias estaban parados en frente de la enorme puerta. Notando la llegada de Kamito, silenciosamente lo saludaron.

—Quiero rendirle mis respetos al Rey Dragón.

—Su majestad le ha dado permiso. Por favor entre.

Inclinando ligeramente su cabeza hacia los dos guardias, Kamito atravesó  la puerta.

(…Parece que ella sabía que vendría.)

Debido a que fue maldecida por el Señor Elemental de Tierra hace miles de años, ella fue confinada en esta fortaleza, incapaz de dar un paso fuera. Sin embargo, se mantenía bien informada de los sucesos en la fortaleza.

Mientras continuaba por el pasillo, acompañado por el propio eco de sus pasos, finalmente llegó a un gran salón lleno de columnas de piedra.

Esta era la sala del trono, el lugar en donde gobernaba el Rey Dragón, Bahamut, de Dracunia.

Kamito se acercó al pedestal—

— –Bienvenido, predestinado. Oh, miembro de la raza habitualmente perezosa.

Un rugido estruendoso, que parecía hacer temblar la tierra, resonó en el pasillo.

Kamito se detuvo. Se generó una luz brillante sobre su cabeza, iluminando la parte superior del pedestal. Una gruesa niebla apareció bajo sus pies, instantáneamente llenando los alrededores con una atmosfera desagradable.

Detrás de las cortinas que caían del techo, una silueta gigantesca apareció a la vista.

Era la sombre de un temible dragón gigante con un par de cuernos curvados.

—Yo, rey de reyes y gobernante de los dragones, he estado esperándote-

—…Uh, ¿podrías dejar de actuar?

Kamito interrumpió la resonante voz con los ojos entrecerrados.

—……

Después de un breve momento de silencio…

—…Dios mío, y pensar que me tomé la molestia de prepararme y todo.

La cortina sobre el pedestal subía continuamente. El Rey Dragón de Dracunia reveló su verdadero rostro.

Sentado más allá de la cortina no estaba un dragón gigante—

En su lugar, era una joven chica con un par de ojos hechizantes de color rojo.

Brillando débilmente con fosforescencia, su brillante pelo era de color lapislázuli[1]. Kamito no puedo evitar sentirse hipnotizado por sus pálidos y delgados miembros.

Sin embargo, la chica presentaba rasgos que claramente no eran humanos.

A los lados de su cabeza estaba un total de dos hermosos cuernos curvados.

De hecho, la verdadera forma del Rey Dragón reinaba sobre Dracunia, un poder mayor en la escena internacional, era—

Este espíritu dragón con la apariencia de una adorable chica.

El espíritu dragón con forma de chica, Bahamut, estaba haciendo pucheros y miraba a Kamito. Ella estaba un poco ofendida ya que su minuciosa preparación había sido ignorada.

—Pareces estar bien por lo que puedo ver.

Hacia la chica frente a él, Kamito apartó ligeramente la mirada y dijo eso.

Esto no era debido a la impotente presencia del fuerte espíritu dragón. A cambio, él estaba evitando su mirada, que era tan maliciosa como siempre.

Pálida como una perla pulida, sus brazos y piernas parecían exquisitas esculturas.

Además, había dos gentiles montículos sobre su pecho.

Su hermoso cuerpo, aparentemente obra maestra de los dioses, estaba en plena visión de Kamito sin ninguna reserva.

Aunque sus pechos y la parte baja de su abdomen estaban ocultos entre las ramas y hojas de los arboles. Kamito todavía estaba muy aturdido por su apariencia.

¿Percibió la respuesta de Kamito?

—Oh, querido, ¿estabas preocupado por mi? Yo, el Rey Dragón-

Ella sonrió maliciosamente.

—Sí, supongo que sí…

—Hehe, que sensación tan hermosa, tener a alguien que se preocupa por mí. Han pasado miles de años desde la última vez.

Como era de esperarse de un Espíritu. El Rey Dragón casualmente hizo referencia a una escala de tiempo de una magnitud inimaginable. Kamito subió los escalones hasta el trono y se sentó en un árbol al lado del trono.

— ¿…? ¿Y este fragante aroma?

El Rey Dragón frunció el ceño y observó mientras olfateaba.

—Traje unos regalos para visitarte. Dicho eso, realmente siento que sólo sean cosas baratas…

Kamito sacó un bollo, desenvolviéndolo del papel de aceite, y entregándoselo al Rey Dragón.

Este era un aperitivo que había comprado en un puesto, por el que había pasado cuando Leonora le hacía un tour por la ciudad.

Consistía en carne molida y vegetales cortados finamente en cubitos, envueltos en pasta, luego lo freían en mucho aceite después de rociarle una generosa porción de pimienta.

De acuerdo a Leonora, aparentemente esto era la comida más deliciosa en toda la ciudad. Kamito había probado uno en ese momento y, de hecho, estaba muy delicioso.

—Que oferta tan rara… ¿Es comida?

Mirando al bollo, el Rey Dragón lo examinó con una mirada de intensa curiosidad.

—Es una de las famosas especialidades de Dracunia, el bollo frito… ¿No me digas que no has escuchado de él?

—Es mi primera vez viéndolo. Sería difícil encontrar la comida de los plebeyos entre las ofrendas.

—Eres el rey, después de todo. ¿No puedes poner tus manos en cualquier tipo de ofrenda que quieras?

Kamito comentó honestamente.

—En efecto. Las cosas son mejores en estos días. Hubo veces en el pasado en los que un centenar de ganado o sacrificios vivos de mujeres jóvenes me eran ofrecidos. Bueno, supongo que simplemente estoy consiguiendo mi desamparo como la culpable de crear la feroz imagen del Rey Dragón en primer lugar…

—…Lo tienes difícil.

—De hecho….

Diciendo eso, el Rey Dragón de repente se encogió de hombros y presentó sus tiernos labios a Kamito.

— ¿……?

Perplejo, Kamito no pudo evitar inclinar su cabeza.

—……

—……

—Bueno, ¿podrías darte prisa y alimentarme con eso?

— ¿Huh?

—Bueno, mis manos… están atadas. Debido a esta maldición infernal.

—O-Ohhhhh, ya veo-

El cuerpo del Rey Dragón estaba atado a esta tierra debido a la maldición del Señor Elemental de Tierra. El más ligero movimiento y las ramas rodearían sus miembros, inmovilizándola.

—Pero si ese es el caso, ¿qué haces con las ofrendas ofrecidas por las doncellas?

—Todo este tiempo, simplemente los he desechado después de oler su aroma. Probablemente mis doncellas terminan compartiendo mis ofrendas entre ellas.

—Ya veo…

Es verdad, los espíritus no requieren de comida para mantener sus existencias. Todo lo que necesitan hacer es reponer su energía espiritual, poder divino.

Aunque los espíritus también son capaces de obtener algo de energía de la comida, las doncellas le sirven la comida a los espíritus como ofrendas sólo para complacerlos. Por ejemplo, Est y Scarlet se unen a Kamito, acompañándolo en las comidas, pero, para los espíritus, esto no era esencial. Sin embargo, Kamito se sentía mal por Bahamut por tener comida frente a ella, pero sin ser capaz de comerla.

—…Bien, entiendo. Ummm, abre tu boca.

*Cough, cough* Kamito habló después de toser un poco.

—Hmmm, bu-bueno, este me hace sentir un poco nerviosa…

El Rey Dragón habló, aparentemente bastante avergonzada, abriendo sus adorables labios con un “Ah.”

Para evitar mirar a su cuerpo desnudo, Kamito reunió toda su fuerza de voluntad para desviar su mirada. Con sus dedos, el empujó en bollo en esos hermosos labios.

—…Umph. Umph, umph.

El Rey Dragón saboreó el bollo cuidadosamente. Cualquiera mirando esta escena probablemente tendría dificultades para asociarla con el Rey Bahamut de Dracunia, temido por todas las naciones en el continente.

—¡¡Ahh, y pensar que existía tal manjar en este mundo!!

Con migajas por toda su boca, ella exclamó con una radiante sonrisa de felicidad.

Kamito estaba feliz de que lo disfrutara.

—Hey, está todo sobre tu boca.

Kamito estaba a punto de limpiar la comisura de sus labios cuando….

—Espera justo allí. ¡¿Qué estás haciendo?!

Ruborizándose intensamente, el Rey Dragón trató de escapar.

—Sé una buena chica y no te muevas.

—…Discúlpame, ¿necesito recordarte que soy el Rey Dragón de Dracunia? Como un comandante de confianza de Ren Ashdoll, soy el espíritu dragón más fuerte, de clase legendaria de acuerdo a la clasificación de su tipo—¡Mmph!

—Sí, sí, como sea…

Kamito limpio cuidadosamente los labios del Rey Dragón, quien seguía luchando.

…La dignidad del Rey Dragón se volvió completamente discutible.

—Mira, ahora todo está limpio.

—Ooh, y pensar que eres el primero en ponerme a mí, el Rey Dragón, en tal estado de vergüenza…

El Rey Dragón miró con ojos llorosos a Kamito.

Sonriendo con ironía, Kamito se paró,

—Bueno, es hora de que vuelva.

—…Ya veo. Entiendo.

El Rey Dragón habló con un toque de soledad. Una rama del árbol alcanzó la frente de Kamito y le dejo una pequeña marca atrás. Esta era la Protección del Dragón para los viajeros, rezando para un viaje seguro, un tradicional encantamiento de buena suerte de Dracunia.

—Rezaré por tu éxito en la misión de la Teocracia.

—Sí, puedes contar conmigo.

Kamito asintió seriamente.

La mencionada misión de Teocracia era parte de los términos de Dracunia para el reconocimiento de la Legitima Ordisea. Esta misión consistía en rescatar a la segunda princesa de la Teocracia, Saladia Kahn, del encarcelamiento.

La intención de Dracunia probablemente era minar bajo la administración de Sjora, usando a Saladia como un títere. A pesar de la apariencia del Rey Dragón como una joven chica, en este contexto, ella era un gobernante que había gobernado esta nación durante siglos, después de todo.

(La Teocracia Alfa, ¿eh?)

Esa era la tierra que había dado lugar a la Escuela Instructiva, manteniéndose como la sede del culto del Rey Demonio, así como ser el lugar de nacimiento del Rey Demonio.

Con su despertar actual y gradual como el Rey Demonio, Kamito sintió la mano del destino en su viaje a la Teocracia en este momento. Él tranquilamente cerró el puño.

 

 

Parte 2

Mientras tanto, en el pico del Dragón en la Montaña Kelbreth, Claire y sus compañeros estaban dentro del templo del dragón oscuro, en dónde Rubia había entrenado previamente, esforzándose para sobrepasar sus propios límites.

Usando un antiguo dispositivo inventado por la raza Elfim, las chicas habían sido transportadas a dimensiones alternativas para enfrentar sus respectivas pruebas. Justo ahora, ellos seguían extrayendo el potencial escondido en su interior.

— ¡Vamos, Scarlet!

— ¡Sí, Master!

Respondiendo a la invocación de Claire, una chica envuelta en llamas voló en el aire. Moviéndose entre los arboles con una velocidad tan grande que a simple vista no se podía seguir, Scarlet desató un golpe de barrido con su guadaña flameante.

Los espíritus oscuros insensatos fueron instantáneamente quemados a cenizas. Por allí—

— ¡¡Vuélvanse carbón!!

La orgullosa habilidad de Claire, de una Bola de Fuego, explotó con un tiempo perfecto.

Los espíritus oscuros de los alrededores fueron borrados junto a los arboles.

Girando en el aire, Scarlet aterrizó firmemente en el suelo. A pesar de levantar su pulgar como aprobación a Scarlet y mostrar una expresión despreocupada, Claire exhibía claros signos de fatiga en su cara.

—Huff… huff… Lo sé. Mantener esta forma requiere cantidades aterradoras de poder divino.

Jadeando, Claire se sentó en el sitio.

Aunque había derrotado a la ilusión de su hermana mayor, liberando la verdadera forma de Scarlet de Ortlinde por su propia voluntad, Claire aún estaba lejos de dominar el supremo espíritu de la flama.

—…Con esto, tampoco puedo invocar un elemental waffe.

—Con entrenamiento constante, seguramente lograras controlarme completamente, porque Master, tu poder sobrepasa el de Rubia-sama.

—     ¿Yo, más fuerte que Nee-sama? Imposible, debes estar bromeando.

Claire objetó, sacudiendo su cabeza.

—Master, decidí hacer un contrato con usted en lugar de escoger a Rubia-sama. Por favor tenga más confianza de sí misma-

Contrayendo sus orejas de fuego, Scarlet alentó a Claire.

—He estado observándola todo el tiempo, incluso en mi forma de gato del infierno, viendo como se ha esforzado. Definitivamente estará bien-

—……

Claire se levantó insegura.

Murmurando, ella sonaba como si estuviera hablando para sí misma.

—…Es cierto, tengo que estar al lado de Kamito-

En otras dimensiones, el trió de Ellis, Rinslet y Fianna, también debería estar experimentando sus propias pruebas. Como líder del Equipo Scarlet, sería inaceptable rendirse aquí.

— ¡Ese es el espíritu, Master!

Scarlet asintió firmemente. Aunque su comportamiento inexpresivo  rivalizaba con el de Est, definitivamente había calidez y sentimientos en sus palabras.

—…Entonces sigamos… Eh, espera un se-

…En ese momento, Claire de repente se sintió preocupada por algo.

— ¿…?

—Justo ahora, dijiste que me estabas mirando todo el tiempo… ¿Todo el tiempo? ¿Incluso en la noche mientras dormía…?

—Sí, Master.

Scarlet asintió.

—Y-Ya veo…

El rostro de Claire estaba completamente ruborizado.

—Dé-Déjame aclararlo. No te des una idea equivocada de lo que hago cada noche antes de ir a dormir, ¿de acuerdo? ¡E-Es solo un ejercicio para aumentar el tamaño de mi busto!

— ¿…En serio? Pensé que estaba dándose amor mientras pensaba en Kamito-sama-

— ¡…I-Idiota! ¡Estás totalmente equivocada!

Con su cabello rojo erizado, Claire golpeaba constantemente con sus puños el hombro de Scarlet.

 

Parte 3

El cielo sobre el desierto actualmente estaba cubierto por nubes gruesas y negras.

La capital de la Teocracia de Zohar era la ciudad que el Rey Demonio Solomon había fundado hace miles de años.

Durante la Guerra del Rey Demonio, la Doncella Sagrada, Areishia, había llevado al Ejercito de la Salvación a quemar la ciudad, volviéndola ruinas. Un par de siglos más tarde, revivió como una metrópolis principal, sirviendo como un centro de transporte en el comercio continental.

En el corazón de Zohar estaba Scorpia, el Palacio del Escorpión Demonio en donde residía la jerarquía.

Aunque la gente siempre pensaba en Scorpia como el castillo en donde el Rey Demonio Solomon vivió, en realidad no era verdad. Durante el tiempo de la Guerra del Rey Demonio, era meramente la ubicación de un fuerte militar. La verdadera residencia del Rey Demonio seguía siendo un misterio hasta nuestros días.

Scorpia en Zohar había sido construido hace trescientos años. Debido a la tiránica administración de esa época, era conocido como la era del Rey Loco, Targal Solomon, quien se llamaba a sí mismo como la reencarnación del Rey Demonio. Él fue asesinado por su criado, Hajid Kahn. Posteriormente, su legado fue heredado por sus descendientes como jerarcas sucesivos del culto del Rey Demonio.

Justo ahora, el único sentado en el trono de la jerarquía era Sjora Kahn, la Bruja de las Serpientes Venenosas.

Después de la conclusión del torneo de la Blade Dance, ella había asesinado a su propio padre  para usurpar el trono.

La bruja con ojos color rojo—

—…Que molestia. Siguen apareciendo interminablemente como gusanos, sin importar cuantos matemos.

Parada en un balcón del palacio, Sjora miró la plaza y rechinó sus dientes con irritación.

Puestos en la plaza del palacio estaban los cadáveres decapitados de los traidores.

Esto estaba destinado para advertir a quienes la despreciaban. Sin embargo, incluso después de ejecutar a más de la mitad de antiguos detenidos, los traidores rebeldes seguían apareciendo fuera de la carpintería.

Gracias a la ayuda del Santo Reino, el golpe de estado mismo fue un éxito, pero el control de Sjora sobre la nación no estaba firme. La oposición a la ascensión de Sjora estaba estallando en toda la Teocracia, produciendo rebeldía en varias ciudades. Dirigidos por Dracunia, ante todo, las naciones de los alrededores estaban observando de forma amenazante. Entonces estaba Murders, la facción mercantil local de Zohar, que consideraba esto como una oportunidad de negocios y estaba atizando las llamas de los disturbios civiles.

— ¡¿…Por qué, por qué no está todo bajo mi control?!

Incapaz de reprimir su ira, Sjora lanzó una copa de vino contra una pared, rompiéndola.

— ¡Sjora-sama! ¡¿Pasa algo malo?!

Al escuchar la conmoción, las doncellas corrieron al  balcón en pánico.

Una chica llamada Valmira había estado cuidando de las necesidades diarias de Sjora desde que era niña. Ella era la más cercana confidente de Sjora y su única criada de confianza en el palacio.

—…Nada. Ve a traerme una copa de repuesto.

—Como desee-

Mirando a la tímida chica que había bajado su cabeza, Sjora preguntó impacientemente.

— ¿Tienes algo para reportarme?

—U-Umm…

Valmira dudó antes de cerrar su boca.

—Escúpelo, rápido. ¿O te gustaría unirte a esa gente que está en la plaza?

Después de que Sjora hablará con un tono amenazador, Valmira finalmente reunió su determinación y habló.

—Justo ahora, recibí noticias del ejército rebelde reunido en la fortaleza militar del Puño del Demonio.

—El Puño del Demonio-

Sjora entrecerró sus ojos ligeramente.

El Puño del Demonio era una fortaleza impenetrable, construida en la ciudad minera de Mordis, situada al noroeste de Zohar. Encima de una montaña rocosa, fue nombrada por su apariencia parecida a la de un puño levantado. Mordis no era sólo una importante base militar, sino también el productor principal de cristales espirituales en el país. Sin un asimiento sobre Mortis, cualquier charla de unificar el país sería absolutamente absurda.

—Todas las rebeliones anteriores habían sido en una pequeña escala dentro de las ciudades y pueblos, pero está vez se habían unido. Temo que depender de nuestras fuerzas domesticas ya no serán suficientes.

La mirada de Valmira mostraba urgencia.

En realidad, la armada de la Teocracia era lamentablemente débil comparada a la de Ordisea o Dracunia. Además, su moral había caído dramáticamente después de suprimir esas rebeliones cada vez más serias. No sólo eso, una proporción sustancial había abandonado el ejército y traicionado al jerarca al unirse en secreto al ejército rebelde. Si el ejército de su propia nación fallaba en sofocar a las rebeliones, les daría a los otros países un pretexto para una intervención militar.

—Por supuesto, estos traidores no merecen nada más que el martillo del castigo-

Valmira tímidamente siguió una mirada en el rostro de su monarca.

Pero inesperadamente, Sjora no mostraba signos de enojo.

Lamiendo sus labios rojos color sangre, ella se burló con placer.

— ¿Es así? Para que se reúnan en un solo lugar, que perfecto.

— ¿Puedo preguntar a que se refiere con eso?

—Me he cansado de jugar con insectos. Esta es una excelente oportunidad para exterminarlos de una sola vez, estos tontos que se atreven a oponérseme.

—Bueno, tiene un punto, pero…

Valmira tragó las palabras que estaban a punto de abandonar sus labios.

Es más fácil decirlo que hacerlo. Desde los tiempos antiguos, el Puño del Demonio había sido una fortaleza impenetrable. Esa era presumiblemente la razón por la que el ejército rebelde la había escogido como fortaleza. Dada la actual fuerza militar de la Teocracia, conquistarla no sería tan fácil.

— -Usemos eso y podremos encargarnos de ellos al instante.

— ¿Eso…?

Valmira ladeó su cabeza… ¿De qué rayos estaba hablando?

—Sí, sería perfecto como sujeto de prueba, ¿no estás de acuerdo?

— ¡¿……?!

En el momento en el que Sjora Kahn sonrió con desprecio…

Valmira finalmente entendió sus intenciones.

— ¡¿…Imposible, intenta liberar ese sello?!

 

[1] color azul ultramar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s