Chronicle Legion volumen 2

Capítulo 3

Parte 1

 

El fuerte tutelar de Suruga se encuentra en una región montañosa formada a partir de dos montañas adyacentes en una serie de norte a sur.

La ciudad de Suruga se encuentra al oeste de estas montañas, mientras que la ciudad de Shimizu se encuentra al este. Actualmente, Tachibana Masatsugu y dos compañeros se encuentran viajando en un vehículo nacional de aspecto plano, conduciendo desde Suruga hacia Shimizu.

“Tan tranquilo…” murmuró Masatsugu desde el asiento del pasajero delantero. Se encontraba mirando por la ventana hacia las calles de Suruga.

Eran las 9 am. Dejando a un lado la obvia hora temprana, había una falta de vitalidad. La población era escasa para empezar en esta ciudad regional, pero no había peatones al aire libre. Los coches eran pocos también.

 

Era como si todos los residentes hubiesen salido de vacaciones.

“Es natural, Onii-sama. A diferencia de nuestro instituto, muchas escuelas y empresas están de vacaciones. Después de todo, te da hambre fácilmente si corres alrededor sin ninguna buena razón”, respondió Hatsune desde el asiento del conductor, vestida con su habitual atuendo al estilo Haikara-san.

El tráfico en la carretera era muy ligero y Hatsune conducía muy rápido. Por cierto, ella había formado su pacto tutelar ayer, en el santuario de agua.

“Las raciones distribuidas a los civiles no son particularmente generosas. La fortaleza tutelar también ha requisado la gasolina en la ciudad. No hay muchos coches que se muevan al aire libre.”

“En otras palabras… La población se esconde en casa, frenando su ansiedad e insatisfacción, ¿No es cierto?”

 

La belleza en el asiento trasero concluyó con su hermosa voz.

Esta hermosa doncella estaba vestida con una blusa blanca y una falda de color azul marino con su cabello rubio platinado atado en una cola de caballo con una cinta roja. Ella era Fujinomiya Shiori, una princesa del Japón imperial.

Hoy, su llamativa y bonita cara estaba adornada por un par de anteojos.

 

Su propósito era el camuflaje. También elevaba sus vibras de “ingenio e intelecto” en comparación con lo habitual.

Por otra parte, ella estaba usando una técnica noetica para disfrazar la imagen, evitando que aquellos no familiarizados con ella la reconocieran como la princesa.

Por cierto, Masatsugu llevaba una camiseta blanca de manga larga y pantalones negros.

Con una chaqueta de color negro en la parte superior, su atuendo era de color similar al uniforme escolar.

“¿Está realmente segura, princesa? Alguien tan importante como usted no tiene ninguna necesidad de arriesgarse a sí misma al dejar Suruga para llevar a cabo este tipo de misión…”

“Está bien, porque yo soy la única capaz de hacerlo”, respondió Shiori a Hatsune bastante decidida.

“A pesar de que Suruga tiene al genio llamado Sakuya, no sería una tarea fácil sacar a esa niña insegura fuera de la ciudad. Además, ella todavía tiene que gestionar el fuerte tutelar.”

“Princesa, usted mencionó que tiene una timidez humana, ¿verdad?”

“Y francamente, me gustaría salir de la ciudad para un cambio de ritmo también.”

“Princesa, su maquiavélica tendencia para arruinar historias inspiradoras a propósito es totalmente impresionante.”

“Debo agradecer a Rikka-sama por aceptar mi sugerencia también.”

Masatsugu se sentía de la misma manera.

Si algo le llegara a suceder a la princesa, la responsabilidad caería de lleno sobre Rikka como el castellán de Suruga. A pesar de eso, ella había aceptado la sugerencia de Shiori sin la menor vacilación.

‘Y pensar que su Alteza sería una experta en técnicas noeticas, ahora realmente está a la altura del linaje del Señor Tenryuu. Actualmente no existe una maestra noética en Suruga más hábil, Alteza. Por favor préstenos su ayuda.’

 

Después de que Shiori reveló su propia “capacidad” Rikka dio inmediatamente la respuesta anterior.

La Chevalier de la casa Akigase priorizaba lo conveniente sobre el juego seguro.

“Hatsune, nuestro trabajo es proteger a la princesa. Si es necesario, no serán sólo espadas. Podríamos tener que llamar a tropas—Legions. Prepárate.”

“¡Por supuesto, Onii-sama!”

 

La chica Chevalier novata respondió alegremente al recordatorio de Masatsugu.

 

La posición actual de Hatsune era de dama de compañía personal de la princesa, así como un caballero bajo su mando directo.

… De hecho, Hatsune solo había heredado la Denominación de Kurou Hougan Yoshitsune ayer. Cuando intentó una invocación, sólo una legión apareció.

Su poder no había despertado completamente. Ella estaba en un estado proto-Chevalier.

Ella debía ser capaz de convocar a decenas de Legiones una vez que ella se acostumbre a esto. En la actualidad, su Fuerza Chevalier era tentativamente “Solo 1.”

Hatsune condujo el coche a lo largo de una carretera nacional, a toda velocidad por la ciudad de Shimizu.

Al igual que la ciudad de Suruga, esta región también se aisló como “una isla en tierra.”

Había una marcada falta de vitalidad. El tráfico de peatones y vehículos era bajo. Continuando por la carretera nacional, iban a toparse con la barricada de la Alianza de la Restauración con el tiempo.

“Por cierto, Hatsune, te encontraste con un niño durante el ritual. Él era el mismísimo Yoshitsune, que te visitó en un sueño para probar la sucesión de Kurou Hougan Yoshitsune, ¿verdad?”

 

“Creo que sí.”

Masatsugu estaba inmediatamente seguro de esto. Kurou Hougan Yoshitsune fue la Denominación tomada directamente del nombre de un general. Antes de su amnesia, Masatsugu había regresado al reino humano como Resucitado pero debido a ciertas razones, Yoshitsune no—

Masatsugu instintivamente sabía que esta era la verdad.

Por otro lado, Shiori dijo, “Quizás Lord Yoshitsune resultó ser una persona inesperadamente útil.”

 

“¿Por qué dices eso? Él fue tan violento conmigo~”

“Piensa en ello, conocemos muchas anécdotas sobre los antiguos guerreros, entre ellas, leyendas cuya veracidad es difícil de confirmar… Hay una historia sobre Lord Yoshitsune, que implica a Ushiwakamaru derrotando a Benkei en el puente Gojō en Kyoto. Lo más probable es que sea ficticio.”

“Entonces él eligió probarme en el puente porque—”

“Tal vez fue una broma de su parte, ya que sabía que una leyenda estaba circulando en el mundo.”

 

Esta no era una posibilidad remota. Masatsugu asintió con la cabeza.

 

Incluso si Yoshitsune era un genio en las artes marciales, ¿Cómo podría haber ganado una victoria abrumadora como un niño contra un héroe igualmente raro, Musashibo Benkei? En este tiempo y era, cuando las personas muertas pueden renacer, cualquier cosa podría suceder.

 

Sin embargo, la leyenda del valor marcial en el puente de Gojō definitivamente sonaba inventada.

“Por supuesto, también es posible que la verdad sea más extraña que la ficción.”

Shiori se encogió de hombros y terminó esta conversación.

 

El coche continuó recorriendo a lo largo de la carretera sin problemas con los tres pasajeros.

Justo cuando cruzaron el río Okitsu y estaban a punto de salir de la zona urbana de la ciudad de Shimizu, Hatsune detuvo el coche. La elevación aquí era relativamente alta.

… El coche había estado avanzando por una carretera nacional que seguía la costa de la bahía de Suruga.

Literalmente, una carretera costera, casi seguía la misma ruta que la antigua carretera de Tokaido en el periodo Edo. Empinadas carreteras de montaña, quedaban por delante, mientras que la cresta Satsuta estaba más cerca. Procediendo a través de las oficinas postales de Yuijuku y Kanbarajuku, uno podría llegar hasta el río Fuji.

En el otro lado del río Fuji se encuentra la ciudad de Fuji, que era también la ciudad donde se encuentra la fortaleza tutelar de Fuji.

El artista ukiyo-e Utagawa Hiroshige también había representado parte de este escenario en Las Cincuenta y tres Estaciones del Tokaido.

Esta carretera a través de terreno montañoso tenía en realidad menos de veinte kilómetros de largo y una conducción bastante rápida. Sin embargo, Hatsune aparcó el coche y el trío desembarcó.

“Vamos a elegir el lado más cercano a la ciudad de Fuji como nuestro destino por ahora… Río Fuji.”

 

Shiori utilizó noesis para proyectar varias imágenes en el aire.

Todas ellas mostraron amplias carreteras en las montañas. Cada lugar estaba enterrado bajo los escombros de deslizamientos, evidentemente intransitables.

 

Shiori había enviado bestias sirvientes para el reconocimiento y usaba control noético para reproducir lo que vieron.

“La situación es la misma para todas las carreteras que salen de la ciudad de Suruga todos los caminos de salida bloqueados por la Alianza de Restauración. En la cresta Satsuta, un poco más adelante a lo largo de nuestro camino actual, se han producido deslizamientos de tierra. En lugar de desastres naturales, todos han sido causados por Crusades.”

A continuación, Shiori señaló en una imagen el peaje de una autopista.

La cabina de peaje tenía un puesto de control de inspección con varios soldados británicos de raza blanca en el interior.

 

“Deben de haber dejado las carreteras intactas para que pudieran utilizarlas para transportar suministros en el futuro. Sin embargo, dado que hay una serie de estrictos controles de seguridad y el hecho de que han establecido la superioridad naval en la bahía de Suruga, si uno quisiera entrar en las montañas… ”

Shiori sonrió con sarcasmo.

 

“Tan pronto como las bestias sirvientes de la Alianza de Restauración recogen el aroma de los seres humanos, atacarán como osos hambrientos.”

“Princesa, la pregunta aquí es. ¿Cuáles son las probabilidades de sufrir un ataque?”

 

“Por lo que he oído, la probabilidad de encontrar una bestia sirviente en este tipo de situaciones es más o menos la misma que encontrar monstruos en los juegos. En cada zona, el número de animales sirvientes son tres como mínimo.”

 

“…En efecto.” Masatsugu levantó la vista en dirección a la ciudad de Fuji. “Tres wyverns británicos blancos están volando por ahí.”

 

“Eh, ¿Puedes ver eso, Onii-sama? No puedo ver nada en absoluto.”

 

Hatsune entrecerró los ojos, mirando fijamente en la misma dirección.

 

Después de veinte segundos, finalmente se rindió y dijo con sorpresa, “Vamos, obtuve 2.0 en agudeza visual… Onii-sama, tu vista es sumamente buena.”

 

“¿En serio? Me pareció que era bastante normal.”

 

En la vista de Masatsugu, había tres puntos blancos que volaban al noreste. En una examinación más detallada, los puntos blancos tenían contornos en forma de wyverns.

 

Haciendo caso omiso de la conversación, Shiori dijo con confianza, “Sin embargo, la situación sería completamente diferente para aquellos que son bastante competentes en el control noético como yo. Voy a llegar a una solución. Hatsune, ¿Podrías prepararlo?”

“Entendido~”

 

Hatsune actuó según las instrucciones, sacando tres placas delgadas de tamaño A3 y poniéndolas en el suelo.

 

Las tres eran talismanes de bestias sirvientes. Shiori tocó los talismanes como lo hizo antes. Los talismanes de bestias sirvientes se activaron y se transformaron en “lobos”. Estaban cubiertos en una hermosa piel plata y tenían enormes cuerpos tan grandes como un caballo.

 

Tres bestias sirvientes de tamaño medio—Lobos Mibu—aparecieron.

Según la leyenda, Hijikata Toshizo había liderado un grupo de estos lobos de mibu, luchando a través de varios campos de batalla en el este de Japón.

“Entre todas las bestias sirvientes, los lobos de mibu tienen un sentido del olfato especialmente afilado. Estos detectan inmediatamente cualquier bestia sirviente que se aproxime. Si tenemos la mala suerte de encontrarnos con bestias sirvientes del enemigo… Las alejaré usando Noesis.”

 

Los tres se montaron cada uno en un lobo de Mibu.

 

Los lobos empezaron a correr. Necesitaban ir hacia el este hacia el río Fuji atravesando la montaña por donde no había caminos. Corriendo tan rápido como el viento, los lobos de mibu corrían por laderas y bosques mixtos, como si avanzaran en un terreno plano.

 

De vez en cuando, tomaban un desvío, probablemente debido a que detectaban el olor de las bestias sirvientes británicas.

 

A pesar de ello, le tomó al trío más o menos dos horas el llegar a su destino. Después de descender el bosque de montaña, estaba la vasta vegetación de una plantación de té.

 

Frente a ellos estaba también el agua clara del río Fuji.

El río Fuji no era masivo en su flujo. Había gran cantidad de grava depositada en la orilla o bancos de arena.

Sobre el cielo del noreste había una visión amplia de un pico sagrado, que ofrecía el majestuoso paisaje del pico nevado del Monte Fuji.

Parecía aún más grande y más impresionante que la vista desde la ciudad de Suruga.

El trío desmontó de los lobos de mibu, caminando por su propio pie una vez más.

“…Princesa, ¿Este lugar no está ya dentro de la esfera de influencia de la Alianza de Restauración?”

“En efecto. Sin embargo, no nos van a exigir el presentar una identificación a menos que hagamos algo demasiado sospechoso. Por favor, compórtense con tanta calma como sea posible.”

“¿Hmm?”

 

Masatsugu se sintió intrigado. Percibió una poderosa noesis procedente de la otra orilla del río Fuji.

 

Pasó su mirada por las calles de la ciudad de Fuji, una ciudad regional similar a la de Suruga. El fuerte tutelar de Fuji, que había sido conquistado por los británicos, estaba a más de diez kilómetros de distancia en esta dirección.

 

“Hatsune, ¿Sabes de dónde proviene esta extraña presencia?”

 

“¿Eh? Hmmm… ¡Woah, es increíble!”

 

La novata Chevalier miró hacia el cielo del este y al instante saltó de la sorpresa.

 

La gente común no era muy sensible a las ondas noeticas. Después de heredar a Kurou Hougan Yoshitsune con éxito, los sentidos de Hatsune aumentaron gradualmente. Esta vez, tanto ella como Masatsugu detectaron la misma cosa.

 

Actualmente, la potente noesis se arremolinaba en el cielo sobre la fortaleza tutelar de Fuji.

 

¡En el centro del vórtice estaba un globo ocular gigante!

 

“¿Es eso Morgan le Fay?”

 

“Creo que sí. La imagen principal ha sido transportada al punto de control de Hakone… Lo que queda en la fortaleza de Fuji es probablemente su sombra”, explicó a Shiori a Masatsugu.

 

Los lobos mibu que habían estado utilizando para movilizarse gruñían ferozmente.

Estaban mirando a través del río Fuji, preparándose para el combate. Su hostilidad se dirigía a la barrera que Morgan le Fay había desplegado para repeler animales sirvientes.

 

Bestias de tamaño medio o grandes no se veían muy afectadas por la barrera, pero parecía que tampoco se sentían cómodas.

 

Shiori agitó la mano y los tres lobos de mibu corrieron hacia la montaña.

 

“Vamos a prepararnos de inmediato.”

 

El trío se dirigió a través de la plantación de té y caminaron a pie, en dirección a la orilla del río Fuji.

 

Pronto llegaron a la orilla del agua. Masatsugu y Hatsune trabajaron de manera eficiente. Mediante el uso de palas plegables, cavaron diez agujeros poco profundos.

 

Cavar a través de la grava en la orilla del río era trabajo duro, pero afortunadamente, los dos estaban muy seguros de su fuerza física. La tarea fue bastante rápida.

Shiori colocó un talismán de bestia sirviente en cada agujero. Estos rectángulos delgados eran del tamaño de las tarjetas utilizadas para la escritura de poemas japoneses. Una vez que se colocaron los talismanes, los dos caballeros enterraron con rapidez los agujeros.

“Ruego a usted que se presente. Que los dioses estén contigo.”

 

Shiori tocó los agujeros cubiertos y recitó un encantamiento para completar los preparativos.

 

“¿Esto va a invocar bestias sirvientes que no perderán ante la barrera, princesa?”

 

“No puedo afirmarlo con certeza. La tasa de éxito es de más o menos 60%.”

 

Leyendo la mirada de Hatsune “eh, no es 100%” Shiori tosió ligeramente.

“No se puede evitar. Se trata de un concurso de técnica para ver si la fuerza de mi noesis puede triunfar ante la influencia de Morgan le Fay.”

“Bueno.”

 

“Si la noesis que se vierte en un talismán es más fuerte, se producirá una bestia sirviente que no perderá ante la barrera. Sin embargo, ya que esta es en última instancia una barrera desplegada por el mejor espíritu de las fuerzas británicas, es difícil ser optimista aquí.”

“Así es como funciona.”

 

“Naturalmente, mi control noetico es de primer nivel. Si no lo consigo aquí, significa que no se puede lograr sin un equipo de expertos maestros de la Oficina noetica.”

“Tomando la oportunidad para exhibir su confianza de vez en cuando, princesa, eres tan impresionante ♪”

Mientras escuchaba la conversación entre las dos chicas, Masatsugu se dio cuenta de algo.

 

Frente a ellos había una visión amplia y hermosa centrada en el pico sagrado número uno de Japón, el Monte Fuji, y un ejército de Kamuys estaban volando a través de esta vista.

Un par de cientos de Kamuys avanzaban en una formación esférica.

 

Un ejército de Legiones británicas también partió para interceptar a los Kamuys.

 

Superados en número de dos a uno por los Kamuys, estas legiones eran similares en apariencia a las cruzadas, pero en lugar de la coloración blanca de costumbre, estas eran de un vivo color carmesí.

 

Parte 2

 

Rey Richard I, Corazón de León.

 

Ayer, después de hablar con Edward, el Príncipe Negro en el castillo de Nijou, dejó inmediatamente Kyoto.

Tomando la misma combinación entre tierra y transporte aéreo como el que su descendiente había utilizado para llegar a Kioto, llegó a la fortaleza tutelar de Fuji en la prefectura de Shizuoka el mismo día.

Y hoy, Richard recibió el informe largamente esperado.

Trescientos Kamuys del ejército provincial de Tokaido se acercaban al fuerte tutelar de Fuji.

 

“Hohohoho. Las cosas se están desarrollando de acuerdo con el plan de Édoua… Edward.”

Richard se rió de sí mismo con orgullo.

“En ese caso, sería un tanto entretenido, si tuviera que añadir un poco de color rojo sangre a su plan. Permitir que Richard Corazón de León, el antepasado con el que comparte un linaje en común, hacer esto…”

Construido en el centro del fuerte tutelar de Fuji estaba un fuerte de protección nacional al igual que el de la fortaleza de Suruga.

 

Richard estaba en el techo, admirando la vista del monte Fuji que estaba veinte kilómetros al norte. Al sur de esta montaña estaba la prefectura de Shizuoka mientras que al norte se encontraba la prefectura de Yamanashi. Ambas áreas estaban bajo la jurisdicción de Tōkaidō.

 

Sin embargo, Shizuoka había caído bajo el control de las fuerzas armadas británicas.

Tratando de contraatacar, el ejército provincial de Tōkaidō había movilizado trescientos Kamuys que partieron de la parte más meridional de la fortaleza tutelar de Yamanashi – la fortaleza tutelar de Motosu en los cinco lagos de Fuji.

 

El contingente enemigo estaba volando en una formación comprimida, invadiendo la ciudad de Fuji desde el norte.

 

Al lado de Richard, una chica vestida con un traje de marinero y una boina dijo, “El Príncipe Negro del Imperio Británico, está alojándose en Kyoto. Parece… que esta noticia, ha logrado llegar a los superiores de Tokaido.”

“El chico está pasando un gran tiempo en Kyoto.”

Richard rió alegremente.

“Después de asistir a la ceremonia en el castillo de ayer, salió corriendo a la calle. Hoy día, tenía que ir a algún tipo de fiesta de té y se quejó tímidamente acerca de lo difícil que era atraer la atención de una manera natural.”

“Morrigan piensa que… realmente lo disfruta.”

 

Corazón de León estaba hablando con una muñeca poseída por un genio.

 

Esta era la “Unidad 2.” La Imagen principal de Morrigan y la muñeca “Unidad 1” se habían quedado en Hakone. Por el momento, ella estaba transmitiendo ondas noeticas desde Hakone para poseer a la Unidad 2 de aquí.

 

Por otra parte, el cielo sobre la torre de protección nacional estaba ocupado por un globo ocular gigantesco y una poderosa noesis.

Esto también fue dejado atrás en Fuji por la imagen principal de Morrigan, Morgan le Fay, para trabajar el efecto de alejar a las bestias sirvientes.

“Sin embargo, es gracias a su estratagema que los viejos zorros de Tokaido han mordido el anzuelo.”

Edward había pasado intencionalmente a través de Kyoto, consciente de que la red de inteligencia del enemigo se extendió en Kyoto, con el fin de alimentar en Tokaido la impresión de que la zona de Hakone se debilitó en defensa.

 

Usando este método, había atraído al ejército enemigo, que había estado esperando pasivamente el momento oportuno para atacar.

El Príncipe Negro había puesto una trampa de exterminio al enemigo para que vengan por su propia iniciativa. Ya que tenía que ir a Kyoto de todas maneras, aprovechó la oportunidad para idear esta estratagema.

“Que valiente por parte del enemigo para atacar en júbilo, mientras que Edward está ausente. Espíritu Morrigan, analice la alineación enemiga.”

 

“Afirmativo.”

 

Morrigan ejecutó al instante las órdenes de Richard Corazón de León.

 

Ordenó a las ondas noeticas que se encontraban en el aire sobre la torre de protección nacional, es decir el remolino de noesis, proyectar las ondas noeticas para la detección enemiga. El poder místico de Morgan le Fay se convirtió en olas, extendiéndose por toda la ciudad de Fuji.

 

Estas ondas capturaron al ejército de Kamuys volando en el cielo sobre las afueras de la ciudad de Fuji.

 

“Kamuys enemigos… un total de 307. Chevaliers, seis. Chevaliers de la región de Yamanashi en Tokaido, total estimado de diez a doce. Casi la mitad desplegados en esta operación.”

 

“Excelente, a continuación, voy a enviar la mitad de sus números.”

 

“¿La, mitad? Son muy pocos.”

 

“No me importa. Esta es mi primera batalla en Japón. Es imprescindible que la gente de Japón sepa que yo soy un valiente héroe que triunfa sobre la desventaja numérica. Reúnanse bajo mi nombre de Richard Corazón de León—”

 

En el techo de la torre de protección nacional, el rey inglés de edad, agitaba su capa carmesí.

“¡Les concedo el nombre de la real espada Escalibor, mis Legions!”

Numerosos Legions aparecieron por encima de Richard y Morrigan.

Estos tenían un aspecto similar a los Crusades, pero no igual. La noesis de la abrumadora fuerza del Chevalier Richard, un rasgo de orgullo, dio lugar a un gran ejército de Legions británicos rojos.

 

“Ahora bien, mis caballeros. ¡Asciendan al cielo conmigo!”

 

La batalla del león comenzó.

 

 

 

El líder enemigo, Príncipe Edward, está ausente en Hakone.

 

Los altos mandos de Tokaido emitieron la orden con el fin de aprovechar esta oportunidad para volver a tomar el fuerte tutelar de Fuji. Si es posible, coronarían su éxito al capturar Hakone.

Habiendo recibido estas órdenes, los seis Chevaliers del feudo de Tokaido partieron de la región de Motosu en los cinco lagos de Fuji para entrar en el espacio aéreo de Fuji. Esta era básicamente la situación actual.

 

“¿¡Qué!?”

 

El líder de la fuerza de Tokaido, Chevalier Ogura, dudaba de sus ojos. Las afueras de la ciudad de Fuji consistían sobre todo en grandes parques naturales o campos de golf. Los 307 Kamuys se encontraban volando sobre la zona.

 

Los seis Chevaliers estaban montando wyverns azules para acompañarlos.

 

La reposición diaria de líquido ectoplásmico reforzaba también los cuerpos de los Chevaliers. El viento frío que soplaba a una altura de varios cientos de metros sólo se sentía como una pequeña brisa para ellos. Estaban cada vez más cerca de un ejército británico.

 

Los 150 Crusades eran de un color rojo ardiente.

 

Los Chevaliers japoneses no sólo se vieron sorprendidos por el color sino también la ubicación del encuentro.

Los Legions sólo necesitaban un día para revivir cuando eran asesinados en acción cerca del fuerte tutelar que sirve como su bastión.

 

Debido a esto, el equipo defensor trataría tanto como sea posible el enfrentarse al enemigo cerca de su fortaleza. Este era el sentido común en la guerra. Increíblemente, este ejército se había aventurado lejos del fuerte tutelar de Fuji para luchar en los suburbios.

 

“¿Qué diablos está pensando el comandante enemigo…?”

 

Al ver al oponente renunciar a la ventaja en casa por su propia cuenta, el Chevalier Ogura quedó aturdido.

 

¿Era algún tipo de estratagema? ¿O un idiota sin cerebro que simplemente quería atraer la atención? Todavía había un kilómetro entre los dos ejércitos.

 

Poco después.

 

Aproximadamente un centenar de los Crusades carmesí comenzaron a acelerar con fuerza, cargando contra el ejército de Tokaido con una velocidad aterradora.

 

Los 307 Kamuys estaban volando en una formación esférica, listos para el combate.

 

Mientras tanto, el ejército rojo de Cruzadas sólo había enviado un centenar a la carga. Habían formado una cuña en forma de V para atacar a un enemigo de tres veces su número.

 

“¡Un tonto después de todo!”

 

El Chevalier Ogura maldijo desde la silla de su wyvern. Este enemigo era un tonto, o alguien con un valor excesivo, o un soñador en la búsqueda del romanticismo en batalla, o un personaje problemático demasiado confiado en su talento como general.

… Sin embargo, el Chevalier Ogura no era consciente de la horrible verdad.

El general enemigo era un monstruo para el cual todo lo anterior aplicaba, incluida la etiqueta de “tonto”.

 

“Una caballerosa carga es la esencia de la guerra…”

 

Los cien Escalibors en la vanguardia avanzaron como una “cuña de color rojo.”

 

Montado en su wyvern blanco, Richard observó a sus tropas cargar contra el enemigo mientras él se quedaba con sus otras cincuenta legiones que estaban flotando en el aire en estado de alerta.

 

En frente de la vanguardia avanzando, 307 Kamuys de Tokaido esperaban.

 

Los Legions del Japón imperial estaban vestidos con una armadura y uniformes azules. Sus figuras eran delgadas y elegantes, de un tamaño más pequeño que el de los imponentes Legions británicos.

Los Kamuys eran demasiado delgados, de acuerdo a la opinión de Richard…

Estos Kamuys entraron en una formación esférica y seguían disparando sus fusiles de bayoneta. La lluvia de luz intermitente atacaba la formación en forma de cuña de los Escalibors.

 

307 frente a 100. La victoria parecía imposible. Sin embargo, Corazón de León continuó sonriendo.

 

“Hohohoho. Ustedes son demasiado descuidados, caballeros del Oriente.”

 

En el momento en que había ordenado a los cien Escalibors avanzar, Richard estaba ya seguro de su victoria. Tan pronto como detecto la complacencia en las filas enemigas, sabía que podía tomar ventaja de la mentalidad de los generales de Tokaido.

Era cierto que habían entrado en formación y viajaban al campo de batalla, pero estaban todavía bastante lejos de la fortaleza tutelar de Fuji.

 

La nariz de Richard similar a la de una bestia había olido el descuido de los samurais en su idea preconcebida de que los enemigos no atacarían a tal distancia.

 

“Aquellos que no pueden distinguir entre la confianza y la falta de cuidado no son aptos para ser oponentes del Corazón de León…”

 

Los Escalibors cargaron contra los Kamuys que los estaban esperando.

 

Los dos ejércitos activaron las barreras de protección. El brillo de cada barrera era proporcional a la plantilla del ejército. En un tiroteo con fusiles, Tokaido llevaba una ventaja abrumadora.

 

“Hoho, puedes celebrar su ventaja ahora, mientras puedas.”

 

Las partículas de luz alrededor de los Kamuys bloquearon prácticamente todos los disparos británicos.

 

Por el contrario, la lluvia de luz intermitente traspasaba la barrera de protección de los cien Escalibors, golpeando sus cuerpos rojos en repetidas ocasiones, impactando sus hombros, abdomen y cabezas.

 

Este aluvión era sin duda suficiente para acabar con la carga del ejército británico.

 

A pesar de ello, los Escalibors siguieron adelante. Incluso con enormes agujeros en el abdomen, extremidades amputadas, cabezas y cascos rotos—

 

Al igual que los muertos vivientes, el ejército británico avanzó sin parar.

 

No sólo eso, sino que los cien Legions aceleraron todos a la vez como una sola unidad.

 

En cuestión de poco más de diez segundos, su carga superó los 500 kilómetros por hora. Los Escalibors a alta velocidad se dirigían directamente a la formación esférica de 307 Kamuys.

 

Se veía como una cuña carmesí cargando bruscamente contra una gigantesca esfera azul—

 

“Oh Escalibors, debo asegurar la victoria pasando por encima de sus gloriosos cadáveres. Batallen sin descanso.”

 

Viendo a sus tropas luchar con valentía, la voz de Richard era cálida y llena de éxtasis.

 

Mientras tanto, los cien Escalibors continuaron avanzando a pesar de sus graves heridas. ¡Estrellándose violentamente en la formación de la Kamuys!

Con fusiles en alto, apuñalaron con sus bayonetas en la carne de las legiones azules.

 

Junto con las bayonetas, el ataque en carga infringió un daño a la par con muerte por un solo golpe. Más del 90% de los Kamuys atrapados en el impacto murieron en el acto, estrellándose contra el suelo.

 

Actualmente, la cuña carmesí había tenido éxito en la perforación de la esfera azul y estaba a punto de perforarla completamente y salir por el otro lado.

 

“Hmm, ¡Solo tal espíritu de batalla sería digno como una Hazaña de Armas de Corazón de León!”

 

Al ver la carga tener éxito, Richard estaba satisfecho desde el fondo de su corazón.

 

Por otra parte, la ofensiva de la vanguardia no terminó ahí. Permaneciendo de forma ordenada en una “cuña”, los Escalibors se dieron la vuelta y embistieron la formación esférica de los Kamuys nuevamente.

 

… La misma escena fue recreada.

 

El equipo defensor trató de utilizar el fuego rápido para detener la carga del enemigo. El equipo atacante seguía adelante, cargando con toda su fuerza.

 

Los Legions japoneses se convirtieron en víctimas de la carga. El lado de Tokaido sufrió graves bajas con cadáveres azules chocando contra el suelo, uno tras otro.

 

La segunda carga de los Escalibors había tenido éxito. Richard asintió con la cabeza y dijo: “¡Veo que han hecho un buen uso de Coeur de Lion otorgado por mí!”

“Coeur de Lion” era francés, que significaba “Hearth of the Lion” en Inglés.

 

Un llamado corazón de león se refiere a un alma valiente, con espíritu de lucha y perseverancia indomable. La Hazaña de Armas—Coeur de Lion era precisamente la capacidad de Richard I de otorgar tal heroica fortaleza sobre sus legiones.

 

… La invocación de esta hazaña de armas lograba que las legiones bajo su mando se volvieran guerreros sin temor por la propia muerte.

 

Incluso si morían, todavía cargaban hasta el final.

 

De hecho, después de la conclusión de este ataque, los cien Escalibors en la vanguardia finalmente sucumbieron. El fuego de la vida se extinguió, desplomándose uno tras otro desde el aire.

 

Atravesados varias veces por los disparos anteriores de los Kamuys, ya estaban muertos, para empezar.

 

Después del feroz asalto de dos cargas suicidas del ejército británico, el lado de Tōkaidō se había reducido a menos de cien legiones.

 

“Una abertura triunfal. La victoria está a la mano.”

 

Richard todavía tenía cincuenta legiones a su lado.

 

A pesar de que estaba seguro de que podía ganar con estos números, algo más tuvo mayor prioridad.

 

“Reuniros, mis espadas reales. Es imperativo demostrar la majestuosidad de un rey, una vez más.”

 

Después de decir eso, Richard vio al sureste.

 

Él sonrió. De los gigantes soldados alados rojos que había convocado en el fuerte tutelar anteriormente, el resto se acercaban lentamente. Él los había llamado poco antes mediante ondas noeticas.

 

Estos Escalibors alcanzaban los 867.

 

Este era sin duda un gran ejército, y él sólo había llevado 150 soldados al campo de batalla… ¡De hecho, la Fuerza Chevalier de Richard había alcanzado los 1017!

 

“A continuación, voy a aplastar al enemigo aquí con la fuerza de un enorme ejército. Mis caballeros, ¡Síganme!”

 

Richard declaró majestuosamente.

 

A continuación, montado en su wyvern, él personalmente cargo hacia los Kamuys restantes.

 

¡Lo acompañaban nueve centenares de Escalibors organizados en una formación esférica alrededor de Corazón de León, que comenzaba a cargar como una bala por el aire!

 

“Informa al fuerte tutelar que envíe escuadrones de wyverns. Todos los caballeros japoneses que se encuentran en el campo de batalla deben ser capturados con vida. ¡Voy a terminar esta batalla aquí!”

 

Una bestia sirviente “Sprite” se alejó para transmitir sus órdenes.

 

Mientras tanto, los restantes de Tokaido comenzaron a retirarse y huir del gran ejército del Corazón de León.

Corrieron hacia el norte lo más rápido que podían, hacia el Monte Fuji. Era bastante encomiable que, incluso en esta coyuntura, los Kamuys todavía permanecían en una formación esférica sin romperla.

El león no pensaba que fuese aceptable dejar que el enemigo se vaya sólo porque eran menos de un centenar.

 

“¡Persíganlos! ¡Sujeten sus colas!”

 

Richard desencadenó plenamente la naturaleza de un depredador carnívoro y el hambre para cazar a la presa que huía.

 

 

 

Parte 3

 

“Inconcebible…”

 

Una batalla aérea entre Legions se llevaba a cabo sobre las afueras de la ciudad de Fuji.

Habiendo sido testigo de la batalla de un solo lado, Shiori se sorprendió. Los 307 Kamuys de Tōkaidō fueron perdiendo rápidamente.

 

Los Kamuys sobrevivientes y los Chevaliers se retiraron hacia el norte, hacia el Monte Fuji.

 

Más de ochocientos Legions rojos los perseguían, volando de una manera ordenada.

Viendo esta escena, Hatsune lamentó: “En el primer ataque, el enemigo simplemente cargó en una línea recta, ¿verdad? ¿Es una carga directa tan efectiva? Oh, fue gracias a la potencia del movimiento asesino de la hazaña de armas, ¿no?”

 

“Esa es una de las razones, pero no es todo,” Masatsugu se dio cuenta de que estaba casi sonriendo cuando respondió.

 

Reírse de la derrota de un aliado no era muy respetable. Su sonrisa no era intencional. La razón de esto era el hecho de que el enemigo era abrumadoramente fuerte y había ganado a través de la fuerza bruta con tales tácticas ridículas.

 

El enemigo debe haber visto a través de la confianza del lado de Tokaido… O mejor dicho, falta de cuidado.

 

Este descuido fue lo que hizo que los japoneses decidiesen confiar en los números para contrarrestar el ataque. El enemigo era muy consciente de que él llevaba la ventaja en una competición de fuerza, es por ello que había puesto en marcha esa carga imprudentemente.

 

“Ese Chevalier tiene una nariz aguda.”

 

“¿Nariz? ¿Quieres decir que tiene un buen sentido del olfato?”

 

“Sí. Por cierto, princesa, ¿Sabe el nombre del comandante enemigo?” Masatsugu primero miró a la curiosa Hatsune antes de volver a preguntarle a Shiori.

 

Esa fuerza Chevalier y esa presencia hacen que sea extremadamente probable que él sea un Resucitado. La conocedora Shiori al instante dio una respuesta.

 

“Un hombre que se hace llamar Corazón de León lo más probable sería que sea el rey Richard I de Inglaterra medieval. Recuerdo que él es un pariente del Príncipe Edward… cinco generaciones mayores que él.”

 

Masatsugu guardó ese nombre desconocido en su memoria.

 

Por cierto, el trío se encontraba actualmente en la orilla del río Fuji. El campo de batalla suburbano estaba a un par de kilómetros de distancia de ellos. Normalmente hablando, no había manera de ver la batalla en detalle.

 

Sin embargo, un tipo de aparato permitía que lo hiciesen.

 

“¡Princesa, las bestias sirvientes salieron bien, gracias a Dios!”

 

“Mencioné que la tasa de éxito era superior al 50%.”

 

Hatsune felicitó a la princesa y Shiori respondió con orgullo.

 

De los diez talismanes de bestias sirvientes que habían preparado anteriormente, hace un rato, cinco de ellos se transformaron en Yatagarasus, materializándose bajo tierra.

 

El Yatagarasu era similar a un cuervo normal en tamaño y apariencia.

 

Su aspecto común les permitió infiltrarse en cualquier lugar para llevar a cabo el reconocimiento, una capacidad bastante importante.

 

Después de que comenzaron los combates, Shiori se apresuró a enviar a estos cinco al campo de batalla. Cuando los Yatagarasus volvieron, utilizó el control noetico para proyectar un video de lo que habían visto.

 

Los Yatagarasus se encontraban actualmente en la grava a orillas del río.

 

“… ¿Oh? Algo parece haber ocurrido después de que la batalla terminó.”

 

Tres ventanas rectangulares se abrieron frente a la princesa.

 

Los cinco Yatagarasus proporcionaron memorias visuales desde diferentes ángulos. Shiori se centró en una de ellas.

 

El video mostró a cuatro wyverns británicos blancos que volaban en el aire.

 

Un wyvern azul japonés era rodeado por ellos, volando débilmente con un soldado montado, presumiblemente capturado y siendo llevado por el enemigo.

 

Hatsune preguntó con perplejidad, “Así que ese es realmente… un Chevalier de Tokaido, ¿verdad?”

 

“Sí, capturado como rehén.”

 

“Eh, ¿¡un rehén!?”

 

La Chevalier novata se sorprendió y Masatsugu explicó con calma, “los rehenes tienen muchos usos… Por ejemplo, los británicos podrían torturar o sacrificar a los rehenes frente al fuerte tutelar de Suruga que han sido incapaces de conquistar hasta el momento. Cuando nuestro lado se precipite por la furia, luchando para recuperar a los rehenes, pueden simplemente sentarse y esperar a que nos acerquemos a ellos. Se trata de un método para destruir un enemigo atrincherado.”

 

“¡Onii-sama, eso es malvado!”

 

“De acuerdo con la Carta de caballería en el mundo moderno, están prohibidas las tácticas de este tipo. Por lo menos superficialmente. Sin embargo, lo que Masatsugu-sama dijo es correcto. Rehenes Chevaliers son moneda de cambios muy eficaces en las negociaciones. Información, aún puede ser extraída de ellos… Además, capturaron más de un Chevalier.”

 

Shiori suspiró y señaló el video.

 

Dos Chevaliers japoneses más estaban montados en wyverns y estaban siendo llevados.

 

“La captura de caballeros como rehenes, Richard I es realmente un héroe medieval. En esa era, la captura de caballeros de la alta nobleza en el campo de batalla era una hazaña muy distinguida.”

 

“Los otros Chevaliers podrían haber muerto o escapado…”

 

“O capturados en otro lugar. En cualquier caso, la situación es muy mala,” Shiori asintió con Masatsugu y dijo: “No sólo perdieron una batalla que iniciaron, sino que también permitieron que mano de obra valiosa cayera en manos del enemigo… Si tan sólo pudiéramos rescatarlos.”

La princesa frunció el ceño mientras pensaba en la dificultad de una misión de rescate.

 

La normalmente alegre Hatsune también se veía deprimida.

 

Después de cierta contemplación sobre la situación actual, Masatsugu expresó lentamente su punto de vista.

 

“Por lo tanto, princesa, tenemos que actuar de inmediato.”

 

“¿Eh?… ¿Actuar? ¿De qué está hablando, Masatsugu-sama?”

 

“Me refiero a rescatar a esos Chevaliers. Tenemos que actuar ahora si vamos a hacerlo.”

 

Shiori se sorprendió por la repentina propuesta. También Hatsune.

“Este tipo de misión se complica conforme pasa el tiempo. Ya que somos lo suficientemente afortunados para estar en la escena, debemos hacer un buen uso de esta oportunidad. Además, el problemático Rey León está lejos, persiguiendo a los que quedan.”

 

Masatsugu habló en un tono indiferente careciente de fervor.

 

“Así que ahora es el momento. Lo mejor es atacar la fortaleza tutelar antes de que regrese.”

 

“¿¡Atacar!? ¿¡Usted va a atacar la fortaleza tutelar de Fuji!?”

 

“¡Espera! Apenas nosotros dos, ¿Onii-sama y yo?”

 

Hatsune intervino en estado de shock.

 

Masatsugu asintió, “Exactamente.”

 

“Esa es una absoluta locura. Incluso sin ese Richard, habrá otros Chevaliers. Además, no se trata de Suruga, Onii-sama, por lo que no será capaz de convocar a demasiadas legiones, ¿verdad?”

 

“Sí, en este momento, no puedo usar más de veinticuatro o veinticinco Kanesadas, supongo.”

 

Había una disminución drástica en el número de legiones que se podían usar fuera de la zona de un bastión.

 

La fuerza Chevalier era reducida en aproximadamente un 90%. Para Masatsugu, un caballero cuyo bastión era la ciudad de Suruga, los suburbios de Fuji estaban definitivamente fuera de rango.

 

“¡Eso no es para nada suficiente y todo lo que tengo es uno!”

 

“No necesariamente. Esta vez, no estamos tratando de capturar un castillo, así que siempre hay un camino. Sin embargo, la gran suposición aquí es que estaré contando con ustedes para jugar un papel clave.”

 

Masatsugu contempló a Hatsune.

 

“¿Eh?” dijo la desconcertada chica que acababa de convertirse ayer en una Chevalier.

 

Dejando la orilla del río, el trío entró en la ciudad de Fuji.

 

Su objetivo, el fuerte tutelar de Fuji se encontraba en los suburbios, es decir, los humedales remotos al este de la ciudad. Como en Suruga, el fuerte tutelar de Fuji fue construido en terrenos militares lejos de las zonas urbanas.

En vez de ir allí directamente, el trío fue primero a Tagonoura, el puerto frente a la bahía de Suruga.

 

“Hatsune, antes de la operación, necesito hacer algunas confirmaciones finales con Masatsugu-sama,” dijo Shiori de repente.

 

Shiori había hablado tan pronto como entraron en un gran parque en el muelle. El parque contaba con grandes zonas de césped, un jardín botánico, y todo tipo de instalaciones deportivas.

 

“¿Puedes esperar aquí por un momento?”

 

“Sí, sin duda.”

 

Hatsune sintió intriga por esta orden inesperada, pero la aceptó fácilmente.

 

Se sentó en un banco cercano para disfrutar del té verde y el bollo de frijoles que acababa de comprar. “¡No se puede luchar batallas con el estómago vacío!” era lo que había dicho antes.

Ella se había adaptado rápidamente, ya no se sorprendió por el plan para atacar la fortaleza tutelar.

 

Esta actitud abierta y su simplicidad se podrían considerar los puntos fuertes de Hatsune.

 

“La situación parece bastante estable en la ciudad de Fuji.”

 

“Sí, y hemos conseguido llegar a este puerto también.”

 

Masatsugu y la princesa disfrazada entraron en las profundidades del parque juntos.

 

“Una batalla acaba de suceder sin embargo la gente ya está en la calle.”

 

Era poco más de las 2 pm. Parejas al azar y familias podían verse al aire libre.

 

Hoy era un domingo, al menos, de acuerdo con el calendario.

 

Ambos fueron a una pequeña colina con vistas a la bahía de Suruga. Que paso a ser un banco y tomaron asiento.

 

“Bueno, es comprensible. El campo de batalla no sólo fue lejos de las zonas urbanas, sino también tuvo lugar en las montañas. Los residentes de la ciudad solamente tenían la impresión de que ‘Legions están abandonando el fuerte tutelar para atacar a algún lugar’,” dijo Shiori encogiéndose de hombros.

Sin embargo, la estabilidad no equiparaba a la paz. Los autobuses estaban restringidos dentro de la ciudad de Fuji mientras que los trenes se detenían justo al principio de Suruga.

 

“Esta estabilidad se debe a la Carta de Caballería, supongo.”

 

“¿Quieres decir aquellas reglas prohibiendo la crueldad en la guerra o dañar a civiles?”

 

“Sí. A primera vista, la Carta es ‘un conjunto de reglas para el compromiso internacional que protege a los civiles’… En verdad, también ‘demanda a los civiles obedecer ciertas reglas’.”

 

“¿Cómo es eso?”

 

“Después de una batalla, a los residentes de una ciudad conquistada no se les permite oponerse a la fuerza de ocupación, están obligados a proporcionar la máxima cooperación, y no deben salir de la ciudad sin autorización… La Carta incluye estas reglas que los civiles deben acatar para ser elegibles para la protección.”

 

“…Ya veo.”

 

“Supongo que el alcalde de la ciudad de Fuji debe haber sido obligado a firmar una declaración en nombre de todos los residentes a ‘obedecer a la Carta’ desde el principio.”

 

Habían sido testigos de muchas unidades de infantería de la Alianza de Restauración en su camino aquí.

 

La infantería estaba patrullando la ciudad en estado de alerta. Sin embargo, para evitar provocar los sentimientos de los residentes, los soldados encargados del patrullaje eran todas las tropas japonesas es decir tropas de Kinai.

Además, la infantería no mostraba signos de maltratar a los residentes.

 

Sin embargo, los soldados vestidos con uniformes de combate color caqui y equipados con fusiles automáticos, de pie junto a vehículos blindados, todavía se veían bastante intimidantes.

“Vamos a tener problemas si nos quedamos en la ciudad de Fuji demasiado tiempo. Tarde o temprano, cierta situación requerirá mostrar nuestra identificación. Si el ejército descubre que somos de fuera de la ciudad y no tenemos autorización de viaje, definitivamente van a arrestarnos en el acto, entonces todos estaríamos perdidos.”

 

“Tienes razón. Entonces será mejor empezar.”

 

“S-sí. Que la fortuna esté de su lado…”

 

Era el momento de partir y Masatsugu se levantó de la banca. Ahora que Shiori había dado su bendición de despedida, iba a poner el plan en movimiento.

 

Por alguna razón, la princesa extendió su mano y agarró el dobladillo de la camisa de Masatsugu.

 

“… ¿Hay algo más?”

 

“¡Masatsugu-sama, por favor considere el significado de por qué he venido a despedirlo sola!”

 

“¿Significado?”

 

“S-Sí. No hay nadie en este momento…”

 

Al ver a la princesa protestar molesta, mientras que miraba hacia abajo con timidez, Masatsugu entendió. Volviendo a sentarse en el banquillo.

 

“Lo siento.”

 

“N-no, ¿Entonces podemos comenzar…?”

 

Originalmente había una brecha entre ellos, de más o menos un metro. Cuando Masatsugu se sentó en el banco de nuevo, esta brecha desapareció. Había tomado asiento justo al lado de Shiori.

 

Masatsugu contempló a la señora que servía, la bella princesa.

 

Shiori le devolvió la mirada, mostrando una cierta preocupación en su expresión.

 

“Princesa.”

 

Masatsugu la llamó en primer lugar, tratando de aliviar su tensión.

 

Estaban tan cerca que Masatsugu casi podía sentir el calor del cuerpo de Shiori. Shiori acercó lentamente su mano derecha y acarició la mejilla de Masatsugu.

“Masatsugu-sama, su cuerpo sigue siendo tan frío…”

 

La voz de Shiori estaba muy tranquila, solamente pretendía ser audible para quien estaba delante de ella.

“Igual que el hielo como siempre. ¿No se siente frío a sí mismo?”

“No particularmente. El calor de su preciosa sangre, princesa, es bastante calor ya.”

 

“Entonces absorba tanto como sea posible en este momento. Va a partir a la guerra y necesitara más fluido ectoplásmico…”

Tachibana Masatsugu era un Resucitado amnésico e incapaz de reponer el fluido ectoplásmico por su cuenta.

Sin embargo, tenía la capacidad de robar fluido ectoplásmico de los demás. Esta era la hazaña de armas de Masatsugu—una habilidad especial para llevar a cabo milagros imposibles.

Abrazó a la princesa audazmente, enterrando su rostro en su cuello.

“Masatsugu-sama…”

Shiori sostuvo a Masatsugu con fuerza, brindándose completamente a él.

 

A través de su ropa, Masatsugu podía sentir el calor de la sensible piel de Shiori, así como las curvas ondulantes de una figura femenina.

 

Este tipo de contacto íntimo pertenecía a parejas, pero no se detuvieron ahí.

 

Con su rostro contra el cuello de la princesa, Masatsugu besó su pálida piel, absorbiendo la energía mística y el precursor de líquido ectoplásmico de la sangre que fluye dentro de ella, heredado por la bestia sagrada Lord Tenryuu.

“Ah… Mmm—”

 

La fuerza de la vida absorbida se fundió en el cuerpo de Masatsugu, llegando a ser uno con él.

 

Detectando vagamente este fenómeno, Shiori gimió en éxtasis, incapaz de reprimir su voz en absoluto.

 

“Mm… Uuuunn. ¡Ahhhh!”

 

La voz de Shiori se hizo más fuerte y todo su cuerpo se calentó y se puso rojo. A pesar de ello, la señora a la que servía Masatsugu todavía juntó fuerzas para hablar, “M-Masatsugu-sama. Mas fuerte… también está bien, ¿sabe?”

 

“No, su cuerpo no será capaz de tomarlo, princesa.”

 

Después de haber obtenido algo de poder, Masatsugu dejó de besar el cuello de Shiori.

 

“Todavía hay muchas cosas que tiene que hacer luego, princesa.”

 

“Supongo que tiene razón.”

 

Shiori estaba ligeramente sin aliento. Y puso mala cara ligeramente con tristeza.

 

Sin embargo, negó con la cabeza y no insistió, se limitó a decir: “De hecho, esta en lo correcto. Todavía tengo que ayudar a Hatsune y no debo agotar mi energía aquí.”

“Tenía la esperanza de que pudiera permanecer fuera de la ciudad y simplemente esperar a nuestro regreso.”

Esta operación había sido provocada por un acontecimiento inesperado.

 

El regreso de la princesa a Suruga debería haber sido la primera prioridad, por lo que Masatsugu quería que se quedara en un lugar seguro.

 

Sin embargo, Shiori dijo con indiferencia: “No, Masatsugu-sama, su plan requiere, sin duda, la asistencia de Hatsune, pero ella sólo acaba de comenzar a dominar el poder de un Chevalier. Sin mi ayuda, el plan no tendrá éxito.”

“……”

 

“He dicho que estoy encantada con la oportunidad de hacer uso de mis habilidades.”

 

Shiori había analizado en detalle sus razones para exponerse al riesgo.

 

Naturalmente, su guardaespaldas Masatsugu no estaba muy de acuerdo con ella. Aun así, él cedió. Como Resucitado, él estaba aquí, precisamente, para cumplir con las ambiciones de Fujinomiya Shiori.

Si la princesa estaba dispuesta a arriesgar su vida, la sobreprotección sería poner el carro delante del caballo.

 

En cualquier época, era necesario pagar un precio con el fin de cumplir una ambición.

 

… Después de comprender los sentimientos de Shiori, Tachibana Masatsugu dejó el parque.

 

Caminando solo en el muelle, pronto encontró un objetivo adecuado.

 

Era una unidad de patrulla de infantería, con un vehículo blindado británico.

 

Masatsugu se acercó a ellos. El plan era levantar una conmoción, cuanto más grande mejor.

 

Recitó el nombre de Izumi-no-Kami Kanesada en su mente. Era la denominación de la espada personal oscilada por Hijikata Toshizo. Una espada japonesa en su vaina de repente se manifiesto en su mano izquierda.

 

Los sucesores eran capaces de invocar y retirar a las manifestaciones físicas de las Denominaciones a voluntad.

 

Los diez y pico soldados británicos miraron el estudiante de preparatoria acercarse a ellos con una espada envainada en su mano izquierda.

“Lo siento,” dijo Masatsugu, “Voy a ir contra ustedes tipos de la Alianza de Restauración. Cortaré sin piedad a cualquier persona que se atreva a detenerme. Llamen a sus amigos en busca de ayuda si no tienen miedo de morir.”

Masatsugu liberó lentamente Noesis.

 

Al instante, las tropas de élite de Tachibana Masatsugu los “Kamuys Rojo-Púrpura” se materializaron.

Un total de treinta Kanesadas. La operación para invadir la fortaleza tutelar de Fuji y rescatar a los Chevaliers capturados comenzaba oficialmente al fin…

 

Parte 4

 

Los Chevaliers eran capaces de manifestar ejércitos de Legions con cuerpos tangibles de su propia Noesis.

Haciendo uso de esta capacidad, los caballeros podían infiltrarse en las ciudades enemigas o instalaciones importantes por sí solos para luego convocar legiones y causar destrucción—

La lucha de tal manera deshonrosa era posible.

Sin embargo, casi nadie lo ponía en práctica. En primer lugar, al hacerlo violaría la Carta de caballería. También era bastante ineficiente.

Cuando se estaba lejos de la fortaleza donde se estableció el pacto tutelar, un Chevalier era incapaz de reunir la totalidad de sus legiones.

Todos los Chevaliers prestaban mucha atención a esta regla cuando iban a la batalla.

 

Su fuerza Chevalier era del 10% cuando se utilizaban Legions en cualquier lugar aparte de su bastión.

 

Por otra parte, las diversas potencias colocaban fuertes tutelares cerca de las ciudades importantes para prevenir ataques terroristas. En consecuencia, la destrucción a través de la infiltración era muy ineficiente.

 

(Un factor más es que los Chevaliers pertenecían a la clase privilegiada y no podían ser desperdiciados en misiones suicidas.)

 

Pero esta vez, Masatsugu convocó deliberadamente legiones en una zona urbana—cerca de un puerto.

 

La fuerza Chevalier actual de Masatsugu era 302. Shiori había estado compartiendo un poco de líquido ectoplásmico con él de forma diaria, además de lo que le dio antes de la batalla, finalmente, esto le permitió acumular reservas a este nivel.

 

Por desgracia, los Legions invocados fuera de Suruga redujeron su número a 10%

 

Estos eran los treinta que Masatsugu había convocado en la puerta de la ciudad de Fuji.

 

“Manténganse donde están y no hagan nada”, Masatsugu ordenó en voz baja a los Kanesadas bajo su mando.

 

No los hizo volar. Los Legions de color Rojo-Púrpura entraron en una formación circular en el suelo con sus fusiles de bayoneta dirigidos hacia el exterior.

 

Sólo había un Kanesada dentro del círculo y Masatsugu estaba de pie sobre su hombro.

 

“Una conmoción parece estar comenzando.”

Los Legions eran de aproximadamente ocho metros de altura. Estar de pie sobre el hombro de uno era equivalente a estar en el balcón del tercer piso de un edificio de apartamentos, logrando obtener una vista de todo el paisaje del puerto.

 

Al ver la aparición repentina de soldados gigantes alados, los civiles huyeron para salvar sus vidas.

 

La gente se quedaba en el interior tanto como sea posible durante la guerra, pero todavía había multitudes en las instalaciones portuarias, tiendas, fábricas y casas.

 

Decenas de altavoces en la ciudad sonaron una alarma.

 

Los soldados también huyeron. La unidad de patrulla de infantería que provocó Masatsugu anteriormente había desaparecido. En lugar de estos…

 

“Están aquí, ¿eh?”

 

El fuerte tutelar de Fuji envió ochenta y cuatro Crusades.

 

Los Crusades volaban lentamente, acercándose desde el cielo occidental. El fuerte tutelar estaba al oeste del puerto, aproximadamente a una parada de tren.

Sin embargo, estos ochenta y cuatro Crusades no atacaron a los Kanesadas inmediatamente.

Su comandante era consciente de que empezar una batalla urbana con testigos alrededor correría el riesgo de romper la regla de “no destruir intencionalmente instalaciones civiles” de la Carta de caballería. Sería muy difícil de manejar las consecuencias después del hecho.

El enemigo formó una formación esférica en el aire, observando los movimientos de los Kanesadas.

 

Ochenta y cuatro frente a treinta era una gran disparidad en los números.

Masatsugu observaba la fortaleza tutelar con calma. El enemigo verdaderamente problemático estaba allí.

 

Estaban separados por cuatro o cinco kilómetros. Masatsugu podía ver claramente el vórtice de noesis y el globo ocular en el cielo.

 

El globo ocular era descomunal, su diámetro superaba los sesenta metros.

 

Esta era la sombra del ifrit Morgan le Fay, o más bien, un avatar. Se decía que Morgan era una diosa de la muerte del folklore británico.

El globo ocular de la diosa, según se dice, la muerte en sí, se quedó mirando fijamente al ejército de Masatsugu.

Esto era para permitir medidas ofensivas o defensivas que debiesen de tomarse en cualquier momento si era necesario.

Sin embargo, el globo ocular no hizo ningún movimiento hasta el momento, con el fin de evitar el desperdicio de noesis y poder místico. El ifrit de Gran Bretaña parecía ser un guerrero experimentado.

Lo que Masatsugu esperaba era precisamente esta confianza y compostura.

 

“Excelente.”

El Chevalier e ifrit británicos eran de los que les gustaba esperar para hacer un movimiento.

 

Masatsugu no debía actuar a la ligera. Su siguiente paso era dejar las cosas a Hatsune y ver si podía aprovechar esta oportunidad para completar la misión.

“¿Estás preparada mentalmente, Hatsune?”

“¡P-por supuesto, princesa!”

La princesa Shiori llamó a Hatsune, que enderezó su espalda.

Ambas estaban en un parque en el puerto de Dagonoura que ofrecía una vista a las vastas aguas de la bahía de Suruga y una vista cercana del Monte Fuji.

 

Este paisaje era precioso, pero Hatsune no estaba de humor para disfrutar.

 

Su pariente, Tachibana Masatsugu, se había puesto en marcha hace treinta minutos. De acuerdo con el plan, ya era la hora de Tachibana Hatsune de entrar en el campo de batalla por primera vez. Sin embargo, había tantos factores inciertos.

“Pero los Legions que puedo convocar son demasiado pocos—Sólo uno. Eso no es muy tranquilizador…”

Actualmente, la Fuerza Chevalier de Hatsune era “solo uno”.

 

Una vez que se vuelva más experimentada, el número de Legions aumentaría, lo que permitiría a su fuerza Chevalier real ser conocida. Era cierto que su poder de combate no era muy fiable en la etapa actual.

Sin embargo, Shiori le dijo: “No hay de qué preocuparse, esto realmente se adapta a tu misión mejor. Sólo uno hace que sea más difícil el ser descubiertos.”

 

En su papel como estratega, Shiori estaba muy segura, algo que contrastaba con la inseguridad de Hatsune.

Hatsune no sabía si estaba tratando de animarla, o si estaba realmente segura de la victoria. Tal vez ambas cosas.

“Te ayudaré tanto como sea posible, por lo que sólo haz lo que puedas.”

“Sí… Oh, cierto, Rikka-sama se enfadará luego, ¿verdad? Después de todo, princesa, usted se está poniendo en riesgo.”

“No se puede evitar. Simplemente tendremos que pedir disculpas cuando llegue el regaño.”

“¡Lo tengo, voy a soportar los regaños a su lado!”

“Encontraremos algo sucio de Rikka-sama la próxima vez. De esa manera, podemos contraatacar en el momento en que se queje demasiado.”

A veces, Hatsune sentía la necesidad de poner a un lado las actitudes imponentes y de rufianes de su clan, para advertir adecuadamente a su señora, “Princesa, tiene que actuar más como una princesa apropiada.”

En cualquier caso, el tiempo para la operación llegó durante su conversación.

“Hatsune, procede. ¡Masatsugu-sama ha convocado a los Kanesadas!”

Shiori señaló al cielo al oeste de la fortaleza tutelar de Fuji.

El ejército británico de aproximadamente ochenta Crusades estaba volando hacia el puerto de Dagonoura. Estos estaban avanzando lentamente a alrededor de cincuenta o sesenta kilómetros por hora debido a que el vuelo a alta velocidad consume una gran cantidad de líquido ectoplásmico.

Había también un globo ocular gigante en el cielo sobre el fuerte tutelar.

Este ojo, un avatar del ifrit Morgan le Fay, liberaba una potente Noesis. Su mirada se dirigía a una esquina determinada en el puerto.

Masatsugu evidentemente había puesto el plan en marcha. Hatsune rugió, “¡Sobre mi Denominación de Kurou Hougan Yoshitsune—reúnanse, mis legiones!”

Una legión, de color rojo y blanco, se manifestó.

Su aspecto era básicamente el mismo que el Kamuy excepto por una armadura de color rojo oscuro y un manto blanco en la parte superior. La parte superior del casco se alargó como un eboshi, un tipo de casco usado por los nobles de la corte en el pasado.

Al igual que el Kanesada, la legión de Hatsune, “Kurou Hougan,” era una variante del Kamuy.

ChronicleLegion_02_BW05.jpg

“¡Llévame junto a la princesa y vuela hacia el fuerte tutelar directamente, Kurou!”

El soldado que llevaba el nombre de Kurou Yoshitsune reaccionó con rapidez.

Se colgó su rifle, el Legion se inclinó y recogió a las dos señoritas en sus grandes manos.

Luego voló lentamente, de forma instantánea aceleró a un centenar de kilómetros por hora.

El Kurou Hougan continuó acelerando, para ir directamente hacia el fuerte tutelar de Fuji.

Sin embargo, volaba a una altura muy baja, sus pies casi tocan sobre los techos de los edificios de dos pisos.

Obligada a mantener un perfil bajo, Hatsune no podía ir más alto. Masatsugu había convocado Legions en la ciudad para actuar como una distracción.

 

Él estaba atrayendo la atención de los Chevaliers enemigos y Morgan le Fay.

Esto era para retrasar al fuerte tutelar de Fuji en notar el acercamiento de Kurou Hougan durante tanto tiempo como sea posible. De lo contrario, el enemigo desplegaría una barrera de noesis en tal situación.

 

Una vez que una barrera fuese erigida alrededor de la fortaleza tutelar, entrar sería un enorme desafío.

El parque en el puerto estaba a pocos kilómetros de la fortaleza tutelar. A su velocidad actual, se necesitarían menos de cinco minutos.

Sin embargo, cuando quedaban sólo un par de cientos de metros restantes…

El globo ocular de Morgan le Fay de repente se giró y vio acercarse a Kurou Hougan. A continuación, una voz de canto, parecida a un solemne coro, resonó en todo el cielo.

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh……

Al mismo tiempo que el canto, noesis de alta densidad se fundió en la atmósfera.

Una barrera de noesis fue tomando forma para cubrir la fortaleza tutelar de Fuji. Al darse cuenta de los signos, Hatsune apresuradamente gritó, “¡Kurou Hougan! Mi poder… ¡Voy a compartir mi sangre contigo, así que vuela aún más rápido!”

Al instante, Hatsune casi se desmaya.

Los síntomas se asemejaban a la anemia y se debió al rápido agotamiento del fluido ectoplásmico que Hatsune había acumulado del santuario de agua. A continuación, el Kurou Hougan aceleró con una fuerza explosiva.

“¡Kyahhhhhhhhhhhh!”

 

“Ughhhhhhhhhhhhhhhhh.”

Hatsune gritó como si estuviese en una montaña rusa.

Shiori se quejó de dolor por la masiva fuerza de gravedad. Sin la barrera protectora que protegía el cuerpo de una legión, los huesos de los pasajeros probablemente habrían sido hecho añicos.

En cualquier caso, durante la fracción de segundo antes de que la barrera de noesis pudiese desplegarse plenamente…

El Kurou Hougan se precipitó al instante hacia el fuerte tutelar.

“¿¡Está bien, princesa!?”

“N-no te preocupes. Apresurémonos y comencemos.”

La disposición del fuerte tutelar de Fuji era similar a la de Suruga.

Sus edificios cubrían un área de aproximadamente el tamaño de cinco o seis domos de Tokio, rodeado de paredes perimetrales en forma de estrella.

Había una torre de protección nacional de cuarenta metros de altura en el centro con edificios dispersos y almacenes en otros lugares. Directamente por encima de la torre había un globo ocular gigante que se asomaba.

Dentro de la fortaleza, el Kurou Hougan bajó a Shiori y Hatsune al suelo.

“C-Cuando los Chevaliers son capturados, en primer lugar sus denominaciones son selladas,” dijo Shiori, haciendo todo lo posible para contener las náuseas.

 

Hatsune corrió para estabilizarla.

 

“Para ello, es necesario convocar a un gran equipo de oficiales noeticos para activar el mecanismo de sellado. Tanto como Chevaliers y Denominaciones liberan ondas noeticas… Si nos dirigimos a una fuerte fuente de ondas noeticas, es muy probable que nos encontremos con los cautivos.”

En medio de la conversación, la respiración de Shiori volvió a la normalidad y su tono recuperó su fortaleza habitual.

“Sin embargo, no hay que quedarse en la base enemiga durante demasiado tiempo. Sin importar si la búsqueda tiene éxito o no, hay que retirarnos dentro de diez minutos. Utiliza los talismanes cuando llegue el momento.”

“¡No se preocupe, recordé traerlos conmigo!”

 

Hatsune sacó trozos de papel grueso plegados de tamaño A3 de la parte delantera de su kimono.

 

Eran dos talismanes de bestias sirvientes. Puesto que no debían perderse, Hatsune los volvió inmediatamente a su pecho. Después de ver los talismanes, el cuerpo de Shiori brilló de un color dorado.

 

Al mismo tiempo, hubo un zumbido agudo.

Se rumoreaba que este era un fenómeno que se daba cuando se proyectaban fuertes olas noeticas. Hatsune lo vio con ojos de gran asombro.

 

“… Hay algo sospechoso en el edificio en la parte de atrás. Vamos a proceder.”

 

“¡Muchas gracias—Kurou!”

 

A la orden de Hatsune, el Legion rojo y blanco las levantó hasta sus hombros.

Shiori estaba a la izquierda, mientras que Hatsune estaba a la derecha. El Kurou Hougan saltó con gracia, cubriendo una distancia de doscientos metros y aterrizó en frente del edificio indicado por la princesa sin causar temblores.

El enorme Legion Kurou Hougan aterrizó sin hacer ruido.

Tales movimientos ligeros fueron similares a los demostrados por el joven Yoshitsune en el sueño de Hatsune. A pesar de que pesaba decenas de toneladas, el Legion era tan ágil como un gato.

Si bien se sintió impresionada, Hatsune no se descuidó en dar órdenes.

“Abre un agujero en la pared para que podamos ver el interior. ¡Necesitamos confirmar quién está ahí!”

Había un edificio de tono negro de siete pisos frente a ellos.

Este estilo de arquitectura puede ser encontrada en edificios modernos de oficinas del centro. Sin embargo, esto era un fuerte tutelar y todos los edificios eran instalaciones militares. Por lo tanto, uno podía dañarlos sin reservas en absoluto.

El Kurou Hougan lanzó un golpe agudo de derecha, perforando la pared exterior en el segundo piso.

Frente a la fuerza del brazo de una legión, el hormigón reforzado con acero no fue diferente de una puerta de papel. El Kurou Hougan retiró su puño, dejando un agujero gigante al lado del edificio, lo que proporcionó una vista del interior de los muebles de las oficinas.

De la misma manera, el Kurou Hougan abrió agujeros adicionales en el edificio.

En el cuarto hoyo, se encontraron con varios hombres en uniformes militares de Japón imperial.

 

Mientras tanto, en el puerto de Dagonoura…

Los treinta Kanesadas de Masatsugu continuaban encarando a los aproximadamente ochenta Crusades.

El ejército de Kanesadas siguió manteniendo un círculo con los fusiles dirigidos hacia el exterior.

Por el contrario, los Crusades estaban en diagonal arriba, mirando hacia el círculo.

Estaban en una formación lineal de decenas de metros en el aire con los rifles apuntados a los Kanesadas en el suelo.

“No se atreven a atacar sin cuidado, ¿eh…? Qué gran ayuda”, Masatsugu murmuró para sí mismo. La cautela del enemigo estaba a su favor.

Los Crusades en el aire estaban en una fila. Detrás de ellos, montando un Wyvern blanco estaba un Chevalier británico. Un hombre en su plenitud.

El hombre tenía a su wyvern dando vueltas, mientras observaba los movimientos de los Legions japoneses.

Probablemente, esto se debía a que Masatsugu no había ordenado a sus Legions atacar. Desde hace un tiempo, Masatsugu se había limitado a una profunda demostración silenciosa.

Combatir en zonas urbanas pobladas en última instancia, estaría en contra de la Carta de caballería. Por lo tanto, el ejército británico no se atrevió a abrir fuego primero. No deseaban violar las reglas de forma activa y sembrar las semillas de problemas.

El resultado fue, las dos partes en un punto muerto durante casi diez minutos.

Si un punto muerto no hubiese ocurrido, el plan original de Masatsugu era el mantener su posición defensiva para comprar poco más de diez minutos de tiempo. Por supuesto, evitar el enfrentamiento innecesario era más que bienvenido.

Mientras que Masatsugu estaba agradeciendo su buena suerte, el “ojo” en el cielo sobre la fortaleza tutelar emitió ondas noeticas y un canto.

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh……

Una barrera de Noesis se formó, rodeando toda la fortaleza tutelar. ¿Hatsune y la princesa entraron en la fortaleza y lograron tener éxito en la búsqueda de los rehenes?

“No importa cuál sea el resultado, luego viene una lucha por la supervivencia.”

Tan pronto como dijo eso, Masatsugu escuchó un fuerte ruido.

¡Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhnnnnn!

Desde el fuerte tutelar de Fuji llegó un rugido.

El sonido llegó a la zona urbana cerca del puerto de los humedales rurales. Una legión aullaba utilizando su boca detrás de la máscara. Esto se llamaba “Grito de guerra”.

Este canto y gritos provenían de un soldado alado gigante que no era humano.

Cuando se estén retirando del fuerte tutelar, usen la voz del Kurou Hougan como una señal.

Masatsugu había dado esta instrucción a Hatsune con antelación. Al oír la señal convenida, Masatsugu dijo en voz baja, “Todos los hombres, desenfunden sus espadas. Prepárese para avanzar.”

Los treinta Kanesadas actuaron inmediatamente.

Sus rifles de bayoneta equipados con cuchillas, al instante se convirtieron en espadas japonesas. Y era una espada fabulosamente reconocida, Izumi-no-Kami Kanesada, la hoja personal de Hijikata Toshizō.

Los treinta Kanesadas emitieron barreras protectoras de partículas de todo su cuerpo.

Las barreras protectoras generalmente eran blancas, pero las de las Kanesadas eran de color Rojo-Púrpura, del mismo color que su armadura. Por otra parte, los Kanesadas liberaban algo más que el resplandor de la barrera protectora.

Todos los Kanesada desprendían una aterradora sed de sangre, decididos a cortar a través de todos los obstáculos en su camino.

Esta aura aterradora, sin duda, pertenecía al “Despiadado” Vice-comandante del Shinsengumi.

“¡Ataquen!”

Masatsugu ordenó a su ejército y los Kanesadas entraron en la posición seigan.

Los más de ochenta Crusades en estado de alerta en el cielo también desplegaron una barrera protectora y reflexivamente tiraron del gatillo. Probablemente fueron intimidados por la sed de sangre del ejército con las katanas en mano, y su aura aterradora.

Naturalmente, los Crusades estaban apuntando a los treinta Kanesadas en formación circular en el suelo.

Justo en el momento en el que los rifles dispararon destellos capaces de vaporizar el asfalto…

El ejército de Masatsugu dio una patada al suelo y se dio a la fuga. En lugar de avanzar contra el ejército de Crusades frente a ellos, tomaron un desvío alrededor del enemigo y continuaron acelerando con fuerza.

¡Resultando con el ejército de Kanesadas volando hacia el fuerte tutelar de Fuji a alta velocidad!

Una lluvia de luz intermitente golpeó la ubicación en la que los treinta Kanesadas estaban hace dos segundos.

Ya disparando, los Crusades fueron incapaces de seguir a los Kanesadas con sus tiros. Masatsugu había ejecutado una treta usando la sed de sangre, precisamente, para tomar ventaja de esto.

El muelle en el puerto estaba a menos de cinco kilómetros de la fortaleza tutelar de Fuji.

Los Kanesadas volaron sobre la ciudad, dejando las zonas residenciales. Sólo les tomó poco más de diez segundos para alcanzar el hermoso paisaje natural de los humedales.

La barrera protectora alrededor de los Legions blindaba a Masatsugu de los efectos de la velocidad y la fuerza de gravedad.

“No hagan caso de los rayos. Sigan avanzando.”

En el camino, los Kanesada se encontraron con rayos descendiendo.

Un decreto meteorológico invocado por el ifrit Morgan le Fay.

Afortunadamente, los treinta Kanesadas estaban en una densa formación esférica. La barrera protectora era capaz de soportar la caída continua de rayos por varios segundos.

Las paredes en forma de estrella de la fortaleza tutelar aparecieron a la vista.

Sin embargo, un escudo no físico—la barrera de noesis—estaba bloqueando el camino. A menos que se eliminara la barrera, no había manera de romper en el interior de la fortaleza tutelar.

“¡La próxima tarea—Penetrar!”

Desde lo alto de un Kanesada en el centro de la formación esférica, Masatsugu dio órdenes a todo el ejército.

Esta era una “sentencia de muerte” ordenando una muerte segura. En primer lugar, cuatro Kanesadas aceleraron y salieron de la formación esférica para chocar con una parte de la barrera de Noesis.

Los cuatro Kanesadas formaron una fila mientras extendíaan sus katanas con ambas manos.

Cuatro katanas apuñalaron la barrera de noesis. Los restantes veinticinco Kanesadas se precipitaron con gran impulso hacia las anteriores cuatro y empujaron sus espaldas al unísono. Sólo el Kanesada que llevaba a Masatsugu no tomó medidas.

Este ataque abrió una serie de cuatro agujeros en la barrera de Noesis.

Los agujeros de tamaño similar crecieron, finalmente, convirtiéndose en un gran agujero. Los veintinueve Legions bajo el mando de Masatsugu se precipitaron hacia el fuerte tutelar.

La ofensiva con katanas de los Kanesadas incluso logró cortar a través de una pequeña parte de la inexpugnable barrera de noesis.

Este era el poder de la famosa hoja de la hazaña de armas de los Kanesadas Izumi-no-Kami-Gankouken. Su efecto era otorgar a las legiones con armas de infantería y las tácticas de Hijikata Toshizo para asesinar a los enemigos con la espada.

Un Legion parecido a un Kamuy voló sobre el ejército de Kanesadas que había creado la enorme conmoción.

“¡Onii-sama, realmente viniste!”

El Kamuy tenía una armadura roja con una vestimenta blanca en la parte superior—Un Legion Kurou Hougan.

Hatsune estaba sentada en su hombro derecho. Un hombro no era un lugar particularmente estable, pero los Chevaliers y los Legions estaban vinculados por el poder místico, por lo que los casos de caída de los Chevaliers eran extremadamente raros.

Hatsune se veía tranquila y serena, evidentemente, estaba acostumbrándose a los poderes de un Chevalier.

Dos wyverns azules venían volando desde atrás. Shiori le había dicho a Hatsune que llevara talismanes de bestias sirvientes, por lo que los wyverns debieron haber sido manifestados por ellas.

 

Shiori estaba montada en uno de los wyverns, que tenía una silla para sentarse.

El segundo wyvern transportaba a tres hombres japoneses vestidos con uniformes de militares de oficiales. Todos se veían tristes y apáticos, pero afortunadamente, sus vidas no estaban en peligro.

Por lo tanto, la “princesa y sus caballeros” se reunieron con éxito, saliendo de la barrera de Noesis.

 

“Princesa, ¿estás bien?”

 

“Sí, nada de qué preocuparse. Gracias por sus esfuerzos también, Masatsugu-sama.”

“¿Qué hay de esos tres?”

Masatsugu miró a los tres Chevaliers que casi se habían convertido en rehenes.

Eran hombres jóvenes de entre veinte y treinta años de edad. Sus nombres eran, respectivamente Habuna, Maike, y Tabi. Los tres dieron las gracias a Masatsugu dócilmente. Por desgracia, sus denominaciones fueron selladas y tenían que ser liberadas en Suruga antes de que puedan invocar Kamuys de nuevo.

Desde el hombro de su Legion, Masatsugu saltó detrás de la princesa, en el wyvern en el que viajaba.

Ambos se sentaron en una silla de montar del mismo wyvern. Esto era para ayudar a Shiori que no era una piloto experto. Justo cuando estaban a punto de escapar

“¡Onii-sama, por allá!”

Masatsugu vio al lugar indicado, girando su cabeza hacia el puerto.

Los ochenta y pico Crusades que había dejado atrás se aproximaban gradualmente. Su velocidad de movimiento no era alta ya que ya estaban apuntando con sus armas al grupo de Masatsugu. Justo cuando estaban considerando cómo escapar.

Hatsune dijo desde el hombro del Kurou Hougan.

“¡Esperen, déjenme el resto a mí!”

 

“¿Qué dijiste?”

“Lo siento–Yoshitsune dice que tiene un buen plan.”

Hatsune aún no era una adecuada Chevalier, pero sus habilidades se estaban definitivamente desarrollando. Al sentir que tenía una idea, Masatsugu asintió y dijo: “Lo tengo. Continua e inténtalo.”

“¡Sí, lo tengo!” Hatsune respondió con energía luego, lentamente, bajó la voz. “…Cuando penetras en territorio enemigo, debes reconocer lugares para eludir e identificar líneas pobremente vigiladas para garantizar la fuga. Carga contra el enemigo, rompe su formación, no tomes prisioneros. ¡He aquí mi hazaña de armas—Kotouhisshutsu!”

 

Como predijo Masatsugu, Hatsune iba a invocar una hazaña de armas.

 

Después de recitar un mantra que sonaba como el principio de un clásico militar, Hatsune dijo en voz alta, “¡Onii-sama, sígueme!”

El Kurou Hougan liberó una poderosa noesis y voló al oeste.

Frente a ellos estaban los más de ochenta Crusades que Masatsugu había enfrentado en el muelle. A pesar de ello, Masatsugu hizo lo que le dijo y ordenó a sus legiones seguir.

Los treinta Kanesadas se encontraron con el Kurou Hougan que había salido primero.

… Inmediatamente, la vista delante de sus ojos cambió drásticamente.

De manera espontánea, su ejército había llegado al cielo sobre el río de Fuji. Era el río al que habían llegado hace unas horas, viajando con los lobos Mibu para cruzar las montañas.

“¿Qué?”

El río Fuji no tenía una enorme cantidad de agua fluyendo a través de él. Sus bancos de grava en sus orillas eran muy llamativos.

El fuerte tutelar estaba aproximadamente a diez kilómetros del río Fuji. Increíblemente, su ejército había atravesado esta distancia de forma instantánea. Por otra parte, Masatsugu y los otros no habían experimentado ninguna sensación de “Vuelo de alta velocidad.”

Siguiendo al Kurou Hougan, había llegado aquí “así como así”.

 

No había sensación de velocidad o de la fuerza de gravedad. El ejército de Kanesadas no había consumido ningún tipo de fluido ectoplásmico tampoco.

“Parece que la hazaña de armas de Kurou Hougan Yoshitsune…” dijo Shiori con sorpresa en su rostro.

Durante el proceso, los Kanesadas y los wyverns continuaban volando al oeste, en otras palabras, hacia Suruga. Cruzaron el río Fuji y llegaron al cielo sobre los bosques del monte Oomaru, Monte Kanamaru, Monte Amagoi, y el monte Arashi.

 

“…Puede lograr un movimiento instantáneo, siempre que la distancia no sea demasiado grande—Un tipo de poder de teletransporte. Tal vez es una recreación de las leyendas de Hyodori-goe, su asalto sorpresa y su salto por encima de ocho barcos.”

 

“P-P-P-P-Probablemente, Princesa…”

 

De todos los presentes, solamente Hatsune estaba sin aliento.

 

Parecía que acababa de terminar una competencia de carreras de velocidad. Esta hazaña de armas, evidentemente, pedía un precio enorme al Chevalier que lideraba el ejército.

Hatsune estaba tan cansada que sus ojos estaban girando. Masatsugu ordenó a los Kanesadas detenerse en pleno vuelo.

Los wyverns que llevaban a Shiori, y los tres Chevaliers también se detuvieron. Los wyverns agitaban sus alas, flotando en un solo lugar en el aire.

Por su parte, la exhausta Hatsune dijo con orgullo, “D-De cualquier modo, ahora que estamos aquí, lo único que queda por hacer es correr tan rápido como nos sea posible. ¡Nuestra operación fue un éxito!”

 

“… No, todavía es demasiado pronto para decir eso.”

 

Masatsugu observo la ciudad de Fuji desde donde acababan de tele transportarse.

 

En el aire por encima de la fortaleza tutelar, el gigantesco avatar en forma de ojo de Morgan le Fay aún seguía manifestado. Su mirada se dirigía directamente hacia Masatsugu y compañía.

 

Los afilados instintos de un Chevalier le informaron a Masatsugu.

Las olas noeticas y la mirada del globo ocular los seguían sin descanso.

“Morgan le Fay no ha perdido el rastro. Sabe que estamos aquí.”

“¿¡Eh!?” Hatsune exclamó con sorpresa.

Una “voz” se escuchó al instante en el espacio aéreo.

 

(Precisamente, así que… Chevaliers de Japón. Soy, la genio Morrigan. La que controla el ifrit Morgan le Fay.)

 

No era una voz humana real, sino un sonido formado de las olas noeticas.

La voz de soprano sonaba adorable, pero el tono era un poco agitado.

La fuente estaba sobre ellos. Un globo ocular gigante, siete u ocho metros de diámetro, estaba flotando en el aire por encima, rodeado de un potente vórtice de olas noéticas.

Su aspecto era muy similar al globo ocular gigantesco sobre el fuerte tutelar de Fuji.

(Renuncia, a tu inútil escape. Incluso si aterrizan, y se esconden en las montañas, yo, el espíritu Morrigan, nunca perdería su rastro. Sin duda, los capturaré.)

Efectivamente, nada era fácil en el campo de batalla.

Masatsugu se encogió de hombros. Como sea. En verdad, no le importaba. Después de todo, él estaba dispuesto a luchar sin cuartel a la hora de retirarse. Sin embargo, frunció el ceño ligeramente cuando escuchó el siguiente aviso.

(También, he aquí una noticia lamentable, para ti. Morrigan pidió originalmente, a un Chevalier en el fuerte tutelar de Fuji… Sir Gary el perseguirte. Pero ahora, otro Chevalier acaba de regresar.)

¿Podría ser Richard Corazón de León?

Masatsugu frunció el ceño y reflexionó. ¿El Resucitado cuya persecución lo llevó a Motosu ha regresado? Sin embargo, un escenario aún peor anuló la hipótesis de Masatsugu.

(Esta persona tiene tendencias frívolas a pesar de ser el comandante en jefe. En esta ocasión, seguramente cuidará de ti.)

“¡Morrigan! ¿No tienes nada mejor que decir que me llamarme ‘frívolo’?”

Una joven voz repentinamente interrumpió, respondiendo en contra del mensaje entregado a través de ondas noeticas.

Al instante, un jinete sobre un wyvern blanco británico llegó. Estaba vestido con el uniforme negro de un oficial del ejército. Un hombre apuesto con el pelo plateado.

Sin lugar a dudas, era el caballero a quien Masatsugu había visto desde lejos, el día en que dio su juramento de lealtad a Shiori.

Masatsugu estaba bastante seguro, este no era otro, más que el mismísimo Edward, el Príncipe Negro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s