Tate no Yuusha Volumen 1

Capítulo 2:

Los Héroes

“Oh wow…”

Escuche el sonido de personas maravillándose con algo y de pronto me desperté de nuevo. Mis ojos no estaban listos para enfocarse en cualquier cosa, pero los apunté hacia delante de todos modos. Había hombres con sotanas, mirándome con asombro, y aparentemente sin palabras.

“¿Qué es todo esto?”

Me gire en la dirección de la voz y allí descubrí a otras tres personas. Como yo, no parecían saber lo que pasaba.

Me rasque la cabeza.

Estaba en la librería a tan solo unos momentos antes, pero entonces… ¿Por qué? ¿Y precisamente dónde estaba?

Voltee mi cabeza a la izquierda y a la derecha y encontré que estaba en una habitación. Las paredes estaban hechas de piedra. ¿Es esto lo que llaman ladrillo? En cualquier caso, no creo que sea ningún lugar en el que haya estado antes. Y ciertamente no era la librería.

Mire el piso. Estaba cubierto con patrones geométricos que parecían estar pintados con un tipo de material fluorescente. También había un altar de alguna clase. Se veía como algo mágico, sacado de una fantasía.

Estábamos parados en el altar.

Espera un segundo ¿Por qué estoy sosteniendo un escudo?

Estaba sosteniendo un escudo. Era liviano como una pluma, y encajaba en mi mano perfectamente. Aunque no podía entender por qué lo estaba sosteniendo, así que fui a sacármelo. Solo para descubrir que era incapaz de hacerlo. Era como si estuviera pegado a mí.

“¿Dónde estamos?”

Justo cuando estaba pensando la misma cosa, el hombre al lado mío, el que sostenía una espada, les pregunto a algunos hombres con sotanas.

“¡Oh Héroes! ¡Por favor salven nuestro mundo!”

“¿Qué?”

Los cuatro gritamos al unísono.

“¿Qué es lo que se supone que significa?”

Pero la súplica del hombre con sotana me sonó familiar, como algo que había leído en internet.

“Hay muchas complicaciones en esta situación, pero para ofrecer una respuesta simple para su pregunta. Acabamos de completar una antigua ceremonia y los hemos invocado, cuatro héroes.”

“¿Invocado?”

Sí, eso fue todo. Había realmente una buena posibilidad de que todo era una especie de broma, pero no parecía haber nada malo con escucharlos.

Además, es más divertido sufrir una broma que hacerle una broma a otra persona, de todos modos. No me importa ese tipo de cosas. Creo que es divertido.

“Nuestro mundo se balancea al borde de la destrucción. Héroes por favor préstennos su fuerza,” es lo que dijo el hombre con sotana, inclinándose muy profundamente ante nosotros.

“Bueno, mientras no me…”  Comencé a responder, pero los otros tres tipos hablaron rápidamente.

“No lo creo.”

“Sí, yo tampoco.”

“¿Podemos regresar a nuestro mundo, cierto? Podemos hablar de sus problemas después de eso.”

¿Qué? ¿Pensaron que estaba bien hablar así?

¿Alguien estaba inclinándose ante nosotros por desesperación? ¿Por qué no pudieron guardar sus conclusiones hasta después de haber oído la mayor parte de la situación?

Les clave la mirada en silencio, y luego los tres me estaban examinando ¿De qué se estaban riendo? Podíamos sentir como crece la tensión en la habitación.

¡Que estúpidos! Apuesto a que están realmente felices de estar aquí. ¡Piensa si fuera cierto! Tendrían la oportunidad de tener aventuras en otro mundo. ¡Sería un sueño hecho realidad! Claro, es un cliché, pero aun así ¿No podemos al menos escucharlos?

El tipo con la espada se veía como que podría haber estado en escuela preparatoria. Apunto con su espada al hombre con sotana y casi grito, “¿No sientes ninguna culpa de llamar personas a tu mundo sin su permiso?”

“Además,” dijo el tipo con el arco y fecha, “Incluso si los salvamos y traemos la paz a tu mundo, ¿solo nos enviaras de regreso a casa, verdad? Eso suena como un trabajo para mí.” Él estaba mirando ferozmente al hombre con sotana.

“Me pregunto cuanto ha considerado nuestra opinión en esto. Me pregunto ¿podría valer la pena? Dependiendo de cómo la conversación fluya, ten en cuenta que podríamos acabar como enemigos de tu mundo.”

W26gJ2C.png

¡Con que esa era la razón! Eso es lo que buscaban. Aquí es cuando intentan averiguar su posición y exigir una recompensa. Bueno, definitivamente fueron francos y confiados. Me siento como si hubiera perdido de algún modo contra ellos.

“Sí, bueno, nos gustaría mucho que hablen con el rey. Va a discutir sus futuras compensaciones en la sala del trono.”

Uno de los hombres con sotana, aparentemente su líder, se apoyó contra una puerta de aspecto muy pesada hasta que se abrió, en ese momento apunto a la dirección que teníamos que ir.

“Como quieras.”

“Bien.”

“No creo que realmente importe con quien hablemos, pero como quieras.”

Mis francos compañeros se quejaron mientras salían de la habitación en la dirección indicada. No quise quedarme solo, así que los seguí.

Salimos del cuarto oscuro y caminamos por un pasillo hecho de piedra. ¿Cómo podría describirlo? El aire se sentía fresco… y no podía pensar cualquier otra palabra para esto. El vocabulario nunca ha sido mi punto fuerte. Pudimos echar un vistazo a través de la ventana, y el escenario nos dejó sin aliento.

Las nubes eran altas, tan altas en el cielo hasta donde podías ver. Allí, debajo de nosotros, había una ciudad diseminada desde el edificio donde estábamos, todas las casas estaban muy alineadas, igual que una de esas ciudades Europeas que verías en un folleto turístico. Quería detenerme por un minuto y asimilar todo. Estábamos apurados, pasamos la ventana y el pasillo, y enseguida llegamos a la sala del trono.

“¿Eh, estos chicos son los cuatro Héroes Sagrados?”

Un viejo de aspecto importante estaba sentado en el trono. Se inclinó hacia adelante mientras hablaba. Él no hizo una buena primera impresión en mí. No soporto a las personas condescendientes.

“Mi nombre es Aultcray Melromarc XXXII, y gobierno estas tierras, Héroes, muéstrenme sus caras.”

Estuve a punto de gritarle que se callara, pero calle justo a tiempo. Supongo que está en una posición de autoridad y parece ser un rey o algo parecido.

“Ahora bien, empezare con una explicación. Este país, no, el mundo entero está al borde de la destrucción.”

Parece más bien una introducción ceremoniosa. Los otros tipos que estaban conmigo hablaron. “Bueno, supongo que tiene sentido, considerando que nos llamaste desde otro mundo.”

“Sí, imagínate.”

Intentaré resumir la historia del rey:

Había una profecía acerca del fin del mundo. Muchas oleadas aparecerían, y ellas limpiarían el mundo, una y otra vez, hasta que no quede nada. A menos que las oleadas fueran repelidas, y sus correspondientes calamidades evitadas, el mundo estaba condenado. La profecía era de hace mucho tiempo, aunque el tiempo del que hablaba era ahora, este mismo momento. Había también un gran y antiguo reloj de arena que indicaría el momento. El reloj de arena predice la llegada de las oleadas, las oleadas vendrían en intervalos de un mes.

Al comienzo, los ciudadanos de las tierras se burlaron de las leyendas. Sin embargo, cuando la arena del reloj comenzó a caer, una gran calamidad visito la tierra. Una fisura apareció en el país, Melromarc, una fisura de otra dimensión. Horribles y terroríficas criaturas salieron en gran número.

En ese momento, los caballeros y aventureros fueron capaces de repeler el avance de las criaturas, pero la siguiente oleada fue profetizada para ser incluso más terrible.

A este paso, el país estaba condenado sin manera de evitar el inminente desastre. Considerando la situación casi desesperanzada, el reino decidió invocar a los héroes de otro mundo.

Eso lo resume todo.

Oh, por cierto, parece que las Armas Legendarias nos permiten entender el idioma de este mundo.

“Muy bien,” dijo uno de mis compañeros. “Creo que entiendo a dónde quieres llegar. Pero ¿eso significa que nos estas ordenando ayudarte?”

“Todo parece muy bien… para ti.”

“Estoy de acuerdo, todo esto suena bastante egoísta para mí. Si tu mundo está en camino a la destrucción, deja que se queme. No entiendo que tiene que ver con nosotros.”

Me dí cuenta por la risita condescendiente que luchaba por ocultar que el secretamente pensaba que todo era realmente genial.

Bueno era mi turno para hablar a continuación: “Como ellos han dicho, no tenemos ninguna responsabilidad de ayudarte. Si decidimos dedicar nuestro tiempo y vidas para traer la paz a tu reino, ¿obtendremos otra cosa además de ‘gracias y nos vemos’? Quiero decir, creo que realmente quiero saber si hay una manera para nosotros de volver a casa. ¿Puede decirme algo sobre ello?”

“Mmmm…” El rey lanzo a su vasallo una mirada de reojo. “Por supuesto, estamos planeando compensarlos por sus esfuerzos.”

Los héroes, incluido yo, apretamos nuestros puños para celebrar. ¡Si! Fase uno de negociaciones: completa.

“Naturalmente,” el rey continuo. “He hecho los arreglos para apoyarlos financieramente, y también proveerles lo que sea que puedan necesitar, en agradecimiento por sus esfuerzos en nuestro nombre.”

“¿Ah si? Genial. Bueno, desde que usted nos prometió eso, no creo que haya ningún problema.”

“No creas que nos has comprado. Sin embargo mientras no seamos enemigos te ayudare.”

“Estoy de acuerdo.”

“Yo también.”

¿Por qué tienen que actuar tan superior todo el tiempo? ¡Piensen donde estamos! ¿Realmente quieren hacerse enemigos del rey? Aun así, supongo estuvo bien obtener todos los detalles quitados de en medio con antelación en lugar de arriesgarse a perder todo por el camino.

“Muy bien entonces, Héroes, díganme sus nombres.”

Espera un segundo— Me acabo de dar cuenta de algo. ¿Esto no suena similar al libro? ¿El que estaba leyendo en la librería? ¿Las Crónicas de las Cuatro Armas Sagradas?

Una espada, una lanza, un arco… y sí, un escudo.

Incluso los cuatro héroes son los mismos. ¿Podría haber sido empujado al mundo de ese libro? Empecé a meditar esas cosas cuando el chico con la espada, el Héroe de la Espada, dio un paso adelante y se presentó.

“Mi nombre es Amaki Ren. Tengo 16 años y soy estudiante de preparatoria.”

El Héroe de la Espada, Amaki Ren. Era un joven atractivo. Su cara era bien parecida, y era relativamente bajo, quizás unos 160 centímetros. Si se travistiera, podrías confundirlo con una chica al instante. Su rostro estaba sereno. Su pelo era negro y corto. Sus ojos eran afilados, y su piel era blanca. En general transmitía una buena impresión. Como un rápido y delgado espadachín.

“Muy bien, seré el siguiente. Mi nombre es Kitamura Motoyasu, tengo 21 años y soy estudiante universitario.”

El Héroe de la lanza, Kitamura Motoyasu. Lucia alegre y amable, algo así como un hermano mayor. Su cara era por lo menos tan buena como la de Ren, el tipo de hombre que estaba seguro que tenía una novia o dos. Estaba alrededor de los 170 centímetros. Su pelo estaba recogido en una coleta. Normalmente no me gustan las coletas en los hombres, pero parece que le conviene. En general parece como un cuidadoso hermano mayor.

“Oh, mi turno. Soy Kawasumi Itsuki. Tengo 17 años y sigo en preparatoria.”

El Héroe del Arco, Kawasumi Itsuki. Se veía con una especie de tranquilo pianista. ¿Cómo explicarlo? Parecía superficial, y aun así, sostuvo una fuerza escondida. Hay algo indefinido sobre él. Algo vago. Es el más bajo entre nosotros, probablemente alrededor de los 155 centímetros. Su peinado era ligeramente ondulado, como si tuviera una permanente. Era como un hermano menor con voz suave.

Aparentemente todos éramos japoneses, aunque de todos modos estaría bastante sorprendido de ver aquí a un extranjero.

“Supongo que soy el ultimo. Mi nombre es Iwatani Naofumi. Tengo 20 años y soy estudiante universitario.”

El rey me miro condescendientemente. Sentí escalofríos subir y bajar por mi espalda.

“Ahora bien, Ren, Motoyasu, e Itsuki ¿correcto?”

“Su majestad, te has olvidado de mí.”

“Ah sí, perdóneme, señor Naofumi.”

Así que el viejo era un poco lento para entender, pero ya sabes… Me seguía sintiendo de algún modo fuera de lugar aquí entre todos ellos. ¿Y ahora se olvidó de incluirme en tan corta lista?

“Ahora bien, Héroes. Por favor confirmen su estado, y den ustedes mismos una evaluación objetiva.”

“¿Eh?”

¿Qué quiere decir con estado?

“Disculpe, pero ¿Cómo se supone que vamos a evaluarnos nosotros mismos?” Pregunto Itsuki.

Ren suspiro ruidosamente, como si no quisiera molestarse explicándonos.  “¿Quiere decir que ustedes aun no lo han descubierto? ¿No se dieron cuenta en el momento que llegaron aquí?

Oh vamos, el acaba de ponerse al corriente. ¿Verdad? Supongo que es una especie de genio.

“Quiero decir,” continúo, “¿No se han dado cuenta de algunos extraños iconos merodeando por su visión periférica?”

“¿Eh?”

Pero desde que lo menciono… Si miras vagamente, y te centras en los bordes de tu campo de visión, allí había pequeñas marcas. Pude verlas también.

“Solo concentra tu mente en ese icono.”

Lo hice, y escuche un pitido suave, igual que cuando estaba sentado frente a una computadora, y el icono se expandió apoderándose de mi campo de visión. Era como abrir un navegador de internet.

Iwatani Naofumi

Clase: Héroe del Escudo NV 1

Equipo: Escudo Pequeño (Arma Legendaria)

Ropas de Otro Mundo

Habilidades: Ninguna

Magia: Ninguna

Había algunas pocas cosas listadas, pero decidí ignorarlas por el momento. ¿Así que esto a lo que se refería el rey con estatus? Espera. ¿Qué diablos era todo esto? Se sentía como si fuese un juego.

“Nivel 1… Eso me hace nervioso.”

“Buen punto, a este paso quien sabe si vamos a ser capaces de pelear en absoluto.”

“¿Qué es todo esto?”

“¿Hacer cosas como estas son imposibles en su mundo, oh héroes? Están experimentando ‘Estado Mágico’. Todos en este mundo pueden verlo y usarlo.”

“¿¡En serio!?”

Estaba asombrado de lo normal que todos parecían creer que era, esta expresión numérica de tu cuerpo físico.

“¿Y que se supone que hagamos? Estos números parecen horriblemente bajos.”

“Sí, bueno. Necesitaran ir de viaje para pulir sus habilidades, y fortalecer las Armas Legendarias que poseen.”

“¿Fortalecerlas? ¿Quieres decir que estas cosas no son fuertes desde el primer momento?”

“Eso es correcto. Los Héroes invocados deben mejorar sus Armas Legendarias por sí mismos. Así es como crecerán fuertes.”

Motoyasu estaba girando su lanza y pensando. “¿Por qué no solo usamos armas diferentes mientras estas crecen? Parece inteligente para mí.”

Parecía como una buena idea. Y además, estaba atrapado con un escudo, ni siquiera un arma en su propio derecho. Sera mejor que obtenga otra arma.

Ren interrumpe para aclarar, “Podemos trabajar todo eso más tarde. Ahora mismo, debemos centrarnos en mejorarnos a nosotros mismos, al igual que el rey nos pidió hacer.”

¡Es tan emocionante! ¡Somos héroes invocados desde otro mundo! Se siente un poco como si fuera un manga pero cualquier otaku que se precie saltaría a una oportunidad como esta. Mi corazón estaba palpitando en mi pecho, y no era capaz de calmarme. Parecía que los otros héroes a mí alrededor se sentían del mismo modo.

“¿Vamos a formar una party? ¿Los cuatro?”

“Esperen un momento, héroes.”

“¿Hm?”

Justo cuando estábamos por embarcarnos a una aventura, el rey hablo de nuevo. “Los cuatro deben partir separadamente, para reclutar a sus propios compañeros.”

“¿Por qué es eso?”

“De acuerdo a las leyendas,” él empezó, “Las Armas Legendarias que poseen interferirán entre sí en caso de que formen una party. Ambos, las armas y ustedes solo pueden crecer cuando están separados entre sí.”

“Realmente no lo entiendo en absoluto, pero si permanecemos juntos no podemos subir de nivel, ¿verdad?”

¿Eh? Todos encontraron instrucciones cerca de sus armas.

Todos comenzamos a leer al mismo tiempo.

Atención: las Armas Legendarias y sus propietarios experimentaran efectos adversos si pelean juntos.

Precaución: Es preferible que los Héroes y las armas sean usados individualmente.

“Supongo que es cierto…”

¿Pero por qué todo esto suena tanto a un juego? Es como si hubiera sido transportado a un juego. De todos modos, los juegos no se sienten así de reales, y había humanos reales viviendo aquí, así que supongo que seguía siendo una realidad de alguna clase u otra. No obstante el sistema me recordó a un juego.

Las instrucciones en las armas tenían gran longitud y detalle, pero en este momento no había suficiente tiempo para leerlas.

“¿Así que crees que debemos intentar y formar nuestras propias parties?”

“Trataré de asegurar compañeros de viaje para todos ustedes. En cualquier caso, la noche se aproxima. Héroes, deben descansar por la noche y prepararse para salir a la mañana siguiente. Mientras tanto, buscare compañeros para ustedes del pueblo cercano.”

“Muchas gracias.”

“Gracias.”

Le agradecimos al rey y nos retiramos a nuestra habitación por esta noche.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s