Rokujouma no Shinryakusha!?

Capítulo 7
Magical Girl ☆ Rainbow Yurika

Parte 1

Domingo 29 de noviembre

Koutarou sacó una creatura marítima del tanque de agua y la puso en las manos de Harumi mientras ella tenía los ojos cerrados.

—¡Kyaaa! ¿¡S—Satomi—kun, qué es esto!?

—Es un erizo de mar.

Sorprendida por la sensación de espinas, Harumi abrió sus ojos. Cuando lo hizo, descubrió al erizo de mar en su mano. Era mucho más pequeño de lo que imaginaba cuando fue puesto en su mano.

—Nahahaha, no hay necesidad de estar tan sorprendida.

—Satomi—kun, no te rías tanto por favor.

—Me niego.

—¡¡Satomi—kun!!

Koutarou siguió riéndose del pánico de Harumi. Mientras tanto, Harumi estaba haciendo mala cara. Sus apariencias eran ligeramente diferentes de lo normal.

—Satomi—san realmente eres un bravucón.

—En el caso de Kou, es más un chico que un bravucón.

Koutarou y los otros estaban en un acuario, en la sección donde podían tocas algunas creaturas marítimas. Era una exhibición en la que creaturas inofensivas habían sido reunidas en pequeño tanque de agua por lo que los visitantes podían disfrutar de ellos. Koutarou había encontrado esta sección del acuario y llevó a una incauta Harumi con él para jugarle una broma. Al ver esto, Yurika y Kenji suspiraron.

«Pero todo parece estar marchando bien. Es bueno que hayas reunido coraje e invitaste a Satomi—san, Sakuraba—senpai…»

Yurika podía estar sorprendida, pero miraba a Koutarou y a Harumi con una sonrisa. En ese momento, eran diferentes de lo normal; se dirigían en la dirección que Yurika había esperado. Koutarou era menos reservado con Harumi, y Harumi era más abierta con Koutarou. El ambiente hizo maravillas para los dos.

Ese día, Koutarou y los otros estaban usando tiquetes que Harumi había conseguido al visitar un acuario. En total había cuatro: Koutarou con Harumi, y Yurika con Kenji. Estaban en grupos que Harumi y Yurika habían planeado de antemano.

—Si vas a decir tanto, te mostraré el terror de los niños.

—¿Cangrejos?

—¡Háganlo, ejercito de cangrejos! ¡Derroten a Mackenzie!

El siguiente objetivo de Koutarou era Kenji. Él entregó cuatro cangrejos a Kenji y empezaron a meterse en sus caparazones.

—¡Uwah, ow, ow ow ow!

Sintiendo peligro, los cangrejos usaron sus tenazas para contra atacar. Pero ya que Koutarou dio un paso atrás a toda prisa, las tenazas en cambio pellizcaron las manos de Kenji. Al tener sus dedos pellizcados, Kenji quería quitarse de encima los cangrejos, pero debido a que pertenecían a la exposición de acuario, no podía. El corrió de un lado al otro al tanque de agua mientras gritaba por el dolor.

—Hehehe ¿Aprendiste tu lección, Mackenzie?

—Satomi—san, no es eso demasiado…

—Entonces te daré uno a ti también.

—¿Eh?

Koutarou puso un cangrejo en la mano de Yurika también. Cuando él lo hizo, antes de ser pellizcada, ella corrió de un lado al otro alrededor del tanque de agua igual que Kenji.

—¡Kyaaa! ¡Kyaaa! ¡Kyaaaaa!

El simple hecho de tener poderosas tenaza fue suficiente para que la cobarde Yurika tuviera miedo.

—Ahí lo tienes, corriendo juntos como buenos amigos.

—Satomi—kun.

Koutarou puso sus manos en su cadera y miró a Kenji y a Yurika corriendo con una expresión de satisfacción. En ese momento, Harumi tiró de la manga de Koutarou.

—¿Hm? ¿Qué es eso, Sakuraba—senpai?

—Esto es para ti.

Al mismo tiempo que Koutarou giró, Harumi puso un cangrejo ermitaño en su mano.

—¿Eh?

Antes de que Koutarou entendiera la situación, Harumi empujó al cangrejo con su delgado dedo. Cuando lo hizo, el cangrejo ermitaño sacó sus grandes pinzas.

—¡Ouch, owowowow!

El cangrejo ermitaño pellizco el dedo de Koutarou con todas sus fuerzas. Y al poco tiempo, Koutarou estaba corriendo alrededor del tanque de agua junto a Kenji y Yurika.

—¿¡Q—Qué estás haciendo, Sakuraba—senpai!?

—Fufu, Fufufufu.

Harumi observaba felizmente a los tres corriendo en círculos.

«Gracias, Nijino—san. Todo esto es gracias a ti…»

Ella se sentía agradecida con Yurika. Tras haber salido a jugar con Koutarou, Harumi se había vuelto un poco más audaz de lo normal. El refrescante ambiente del acuario le permitía hacer eso. Harumi sentía que se había vuelto un poco más cercana a Koutarou.

«¿Pero me pregunto por qué? Nijino—san parece infeliz de alguna manera…»

Yurika era escandalosa como siempre. Pero para Harumi, la expresión de Yurika se veía triste de alguna manera.

«Espero que nada malo haya sucedió…»

Harumi miró a Yurika corriendo y empezó a pensar si podría ser de ayuda para ella.

 

Parte 2

—¿Yurika está deprimida?

—Si. Eso es lo que me parece ¿No te das cuenta de nada, Satomi—kun?

Cuando Harumi dijo esto, miró la espalda de Yurika mientras caminaba al lado de Kenji. Yurika estaba hablando con Kenji mientras miraba el acuario con ojos brillantes.

—Hmm…

Koutarou miró fijamente a Yurika y recordó los días pasados.

«Ahora que lo pienso, ella parece haber estado sintiéndose triste desde el día que no fue a la escuela…»

Él no podía notar nada específico, pero Koutarou sentía que su buen humor había disminuido.

—Tienes razón. Eso puede ser cierto.

—Eso pensé… Quiero que Nijino—san regrese a su buen humor.

—Sakuraba—senpai…

Koutarou entendió lo que Harumi estaba diciendo. Independientemente de lo que estaba haciendo, Yurika siempre debería ser alegre.

—Intentaré animar a Nijino—san. Así que quiero que también cuides de ella, Satomi—kun.

—Lo entiendo. Hablaré con ella cuando tenga la oportunidad.

Koutarou no tenía objeciones.

—Gracias, Satomi—kun.

Harumi empezó a sonreír de nuevo. Era una hermosa sonrisa llena de confianza y amabilidad.

«Ella realmente es hermosa…»

Su aspecto no importaba. Koutarou cayó por su belleza interior.

—Kou, ¿Me estás diciendo que valla comprar jugo con esta mano?

—Ugh.

Kenji abrió su mano y se la mostró a Koutarou, quien se estremeció levemente. La palma de Kenji estaba cubierta de heridas de las pinzas de los cangrejos.

—Supongo que no se puede evitar, iré.

—Por supuesto que lo harás.

Ya que los cangrejos eran culpa de Koutarou, tomó el trabajo de conseguir algo de beber a cada uno a regañadientes.

—Satomi—kun. ¿Debería ir yo también?

Harumi le preguntó a Koutarou si ella debía acompañarlo, pero él negó con la cabeza.

—Sakuraba—senpai, solo descansa aquí.

Después de disfrutar el acuario, Koutarou y los otros habían decidido tomar un pequeño descanso antes de ir a casa. Quien necesitaba más descanso que el resto era, por supuesto, Harumi, quien tenía una constitución débil. Koutarou quería que descansara el mayor tiempo posible.

—Pero…

Harumi aún persistía. Debido a que ella entendía que Koutarou estaba preocupado, se sentía como disculpándose.

—Está bien, Sakuraba—senpai.

No obstante, cuando Koutarou dio un vistazo a Yurika, Harumi entendió sus intenciones. Además de dejar descansar a Harumi, estaba planeando llevar a Yurika con él para hablar con ella.

—Entiendo.

Tras entender sus intenciones, Harumi asintió y sonrió a Koutarou.

«Cuento contigo… Satomi—kun realmente es… Fufufu…»

Su gran sonrisa mostraba su completa confianza en Koutarou.

—Bien, Yuri—

—Iré también, Satomi—san.

Antes de que Koutarou pudiera llamar a Yurika, ella había pedido ir con él.

—¡Si te dejo solo, definitivamente compraras algo raro para mí, Satomi—san!

—Nijino—san, asegúrate de hacer que compre algo correcto para mí también.

—¡Déjamelo a mí, Mackenzie—san!

Tanto Yurika como Kenji fueron usados para las bromas de Koutarou.

Dejando a Harumi y a Kenji atrás en la sala de espera de la entrada, Koutarou y Yurika se dirigieron hacia la caseta. A pesar de que había una máquina expendedora en la sala de espera, la caseta tenía una variedad más amplia de productos. Además de eso, era más conveniente caminar la corta distancia hasta la caseta si querías tiempo para hablar.

«Ella parece deprimida…»

Una vez Harumi y Kenji estaban fuera de vista, Yurika dejó caer los hombros y miró hacia abajo. Yurika había estado poniendo buena cara delante de los dos, pero una vez que estaban sólo ella y Koutarou, bajó la guardia un poco.

—Yurika ¿Sucedió algo últimamente? Pareces un poco decaída.

—Satomi—san…

Sorprendida, Yurika miró hacia arriba, pero una vez que vio la cara de Koutarou miró hacia debajo de nuevo.

—Sakuraba—senpai también está preocupada

—…Ya veo…

Aun mirando hacia abajo, Yurika suspiró.

—Yo sólo tengo… problemas con mis amigos…

Yurika estaba deprimida debido a que Koutarou y los otros la estaban tratando como una cosplayer de nuevo.

El último ataque de Maki borró recuerdos valiosos de varias horas de Koutarou y los otros. Por esto, ellos habían olvidado por completo su pelea con Maki y el hecho de que Yurika era una chica mágica.

Yurika estaba siendo tratada de nuevo como una cosplayer. Debido a que ella estaba tan feliz de que las personas a su alrededor finalmente la habían entendido, el golpe fue aún mayor.

Si esto va a ser así, deseo que mis memorias sean borradas también…

El hechizo de Maki no había tenido efecto en Yurika. Esto fue gracias a la resistencia que tenían su traje y su vara, pero en ese momento, Yurika no sentía nada más que desdicha por el hecho de que sus memorias se hubieran mantenido intactas. Su corta alegría vivida, seguida por la depresión arrojó una sombra sobre los sentimientos de Yurika.

Sabiendo que todos, excepto Yurika, habían perdido sus memorias, Maki aún iba a la escuela Kitsushouharukaze mientras fingía inocencia. Así que normalmente, Yurika debería concentrarse en eso, pero ahora no era el momento para eso.

 

Parte 3

—¿Relaciones humanas?

—Actualmente, algunas personas tienen un malentendido sobre mi… y cuando finalmente está cerca de resolverse, ellos me malentienden otra vez por casualidad…

—Ya veo… Lamento escuchar eso.

La historia de Yurika era un poco vaga, pero Koutarou entendía que era a cerca de chicas mágicas y cosplayers.

«Tal vez ella fue regañada por el profesor después de que no fue a la escuela…»

Habiendo perdido sus recuerdos, Koutarou y los otros percibieron el día que Yurika y Maki habían luchado como si Yurika hubiera forzado a Maki a saltarse la escuela con ella.

—…Es lamentable y triste…

Con Koutarou actuando así, Yurika se puso aún más deprimida. Esa era una reacción natural.

—¿Qué debería hacer? Por ejemplo—

Yurika se detuvo y miró a Koutaru con una expresión seria.

—Por ejemplo ¿Cómo podrías llegar a entender que soy una chica mágica, Satomi—san?

Harumi le había dicho que tenía que seguir adelante. Así que Yurika siguió y Koutarou y los otros finalmente entendieron que ella era una chica mágica. Pero al final, todo volvió a ser normal. Todo había sido en vano. Era como si alguien le hubiera dicho a Yurika eso, y ella no pudo evitar sentirse deprimida.

—Realmente no sé lo que te preocupa, pero…

Koutarou sabía porque Yurika estaba deprimida. Pero ya que lo uso como un ejemplo, él pretendió no haberse dado cuenta.

—Si por ejemplo tú quieres que yo crea que tú eres una chica mágica, entonces… vamos a ver…

—¿¡…Entonces…!?

Yurika se inclinó hacia adelante, y esperó las palabras de Koutarou.

—Entonces yo no creo que tengas que hacer nada.

—¿..Eh?

No obstante, sus palabras fueron inesperadas.

«¿No hacer nada?»

Al principio pensó que lo había oído mal. Así que Yurika se detuvo en ese lugar y alzó la voz.

—Espera ¿¡A qué te refieres con que no tengo que hacer nada!? ¡¡Porque hasta ahora, no me has creído ni una sola vez!!

—Eso es cierto.

Koutarou se detuvo, y sonrió con ironía mientras se rascaba la cabeza.

—He empezado a pensar que realmente no importa si eres una cosplayer o una chica mágica.

—¿Eso no… importa?

Las palabras de Koutarou confundieron a Yurika aún más. Para ella, era un problema muy importante.

—¿¡A qué te refieres con que no importa!? ¡¡Es muy importante!!

Yurika se acercó a Koutarou, agitada, pero él la miraba con una expresión calmada.

—¿Es eso así? Realmente no lo creo.

—¿¡Por qué!? ¿¡Quieres decir que no me creer!?

—Yo te creo.

—¿¡Entonces por qué?

—Es porque te creo, Yurika.

Koutarou continuó hablándole en un tono gentil a la excitada Yurika.

—No recuerdo cuando… pero hubo un momento en el que cubriste a Sakuraba—senpai y estabas envuelta en llamas.

—¿Eh…?

Esos eran recuerdos que se suponía había perdido. Pero cuando él dijo eso, Yurika se calmó.

—¿Cuándo fue eso? ¿Hmm? Eso es raro, no puedo recodar… Yurika, ¿Cuándo sucedió eso?

Koutarou miraba perplejo. Él podía recordar claramente a Yurika protegiendo a Harumi, pero no podía recordar cuando sucedió o porqué.

—Satomi—san… podría ser…

«¡Si mi hechizo defensivo tenía efecto todavía en aquel entonces, los recuerdos de Satomi—san no deberían haber desaparecido por completo! ¡Estoy segura de eso!»

Antes de que Maki pudiera lanzar su hechizo final, Yurika lanzó un hechizo en Koutarou para protegerlo. Debido a que el hechizo aún era efectivo cuando fue golpeado, era posible que Koutarou no hubiera perdido completamente los recuerdos que dejaron una profunda impresión en él. Pero si Yurika trataba de explicar eso, solo lo confundiría. Yurika movió su cabeza y decidió simplemente mantenerlo en la oscuridad.

—Lo siento, no puedo recordar. Tantas cosas ocurren todos los días.

—¿Enserio? Bueno, eso no importa. De cualquier manera, tras ver eso, siento que no importa si puedes usar magia o no.

—¿Por qué…?

Yurika miró a Koutarou con expectativa. Eso podría haber sido su dependencia de Koutarou.

—No importa quien seas, eres una buena persona. No hay muchos que estén dispuestos a sacrificar sus vidas para proteger a los otros. No me importa si eres una chica mágica o una cosplayer.

Lo que era importante para Koutarou no era si podía usar magia o no, sino si ella protegería a las personas que realmente importaban.

—Así que, incluso si puedes usar magia, si dices que eres una chica mágica, realmente no me importa. Puedes hacer cosas de ser llamada una chica mágica.

—Satomi—san.

Personas que pueden usar magia, pero no salvan personas. Personas que no pueden usar magia, pero salvan personas. Koutarou era más propenso a creer en este último si se llamaban a sí mismas una chica mágica del amor y el coraje. A Koutarou no le importaba si podían usar magia o no.

—Fu, fufufufu.

Los sentimientos contrarios en el interior de Yurika se desvanecieron, como nieve bañada por el sol de la primavera. Y los sentimientos derretidos salieron de sus ojos en forma de lágrimas.

«Está bien, es por eso que admiro a Sakuraba—senpai…»

Harumi no podía usar magia. Sin embargo, desde el día en que la conoció, Yurika había querido ser una chica mágica como Harumi.

Ella no podría ser una chica mágica como la genio Nana. No obstante, podía ser una como Harumi. Yurika tenía su respuesta desde el principio.

—Sin embargo, estaría preocupado teniendo a una descuidada chica mágica como tú usando magia, así que espero que permanezcas como una cosplayer.

Koutarou sonrió irónicamente y dejó caer sus hombros. Al oír esas palabras Yurika recordó las palabras de Koutarou.

«El sol y el arcoíris te quedan mejor.»

Yurika entendió el verdadero significado tras esas palabras.

—Con eso en mente, tengo algo que me gustaría preguntarte, Yurika.

—¿…Si?

Si limpiarse las lágrimas, Yurika miró directamente a Koutarou. Ella ya sabía lo que él iba a decir. Sus lágrimas corrieron por sus mejillas y cayeron, mientras brillaban en el aire.

—¿Qué podría considerarte?

Las palabras que dejaron la boca de Koutarou eran exactamente las que ella esperaba.

—Fu, Fufufu, fufufufufu.

Una sensación de calor en el interior la invadió. Esta vez, estos sentimientos se convirtieron en lágrimas y se desbordaron de sus ojos. Yurika limpió sus lágrimas y mostró una gran sonrisa.

—Yo soy Nijino Yurika…

En el pasado cuando Koutarou se dio cuenta de la identidad de Yurika, él había dicho que quería graduarse junto a ella—

—Soy tu compañera de clases, y una chica gorrona.

—y ahora, Yurika sentía que no sería malo graduarse junto a Koutarou.

«Me pregunto por qué. Siempre quería que el creyera que yo era una chica mágica, pero ahora…»

Como si quisiera agarrarse de sus cálidos sentimientos, Yurika agarró firmemente el área del pecho de su ropa. Koutarou pensaba en ella como una chica normal, incluso en ese momento. De hecho, él incluso deseaba que ese fuera el caso. Mientras Yurika se preguntaba por qué, ella estaba también muy feliz.

—Ya veo.

—Así que… Así que, vamos a hacer cosplay juntos la próxima vez, Satomi—san…

Eso era muy probablemente la única trampa en el plan de cita grupal al que Yurika llegado——

—Me niego.

—Siempre eres tan malo, Satomi—san, no hay porque estar tan avergonzado.

——con mangas Shoujo, la chica que planeaba la cita grupal era más propensa a enamorarse del chico con el que estaba intentando cuadrarse su mejor amiga.

Rokujouma_V5_286.jpg

 

Parte 4

En una pequeña oficina en cierto lugar…

Era un lugar aburrido con cinco escritorios de oficina en él. Otros muebles incluidos lockers para cinco personas y un viejo y sucio televisor. Era casi tan aburrido como el cuarto de Maki. Sin embargo, la oficina tenía muchos signos de que alguien vivía en ella.

Restos de tazas de fideos, envolturas de dulces y muchas otras cosas estaban dispersas alrededor. En el pasado, los habitantes trataban de limpiar, pero habían perdido su pasión por eso. Tenía un ambiente similar al armario de Yurika.

Unidas, era una habitación que reunía los malos aspectos de las habitaciones tanto de Yurika como de Maki. Dentro de eso habitación había cinco personas. Aquellos perezosos habitantes acostados en sus escritorios y perezosamente pasaron la tarde.

—…Hey, realmente fuimos degradados ¿Cierto?

Un hombre de cabellos corto murmuró esas palabras. Debido a que los otros sonidos de la habitación eran sólo de los juegos de los teléfonos celulares, su voz sonó muy fuerte.

—¡No digas eso, todos nosotros estamos intentando pensar en eso!

La única mujer entre los cinco respondió con una voz histérica. Sus ojos ardían con determinación, y sus grandes cejas solo sirvieron para fortalecerlo.

—P—Perdón.

El hombre joven rápidamente se disculpó. Al ver al hombre joven así, el chico jugando en el teléfono paró y se rio.

—Está bien, realmente. Es la verdad después de todo. Pienso que es genial que me paguen por jugar.

La música de fondo del juego del chico siguió sonando mientras él hablaba. La melodía estaba llena de suspenso y tensión; era una absurda melodía para tener sonando en esa aburrida habitación.

—Me pareció que era un maravilloso puesto cuando me asignaron por primera vez aquí también…

—¿Eres estúpido? ¿En cuál mundo encontrarías invasores? Hemos caído por la excusa del gobierno de tomar medidas preventivas.

Las últimas dos personas, un hombre comiendo curry y un hombre usando gafas oscuras. Como los otros tres, también tenían una atmósfera negligente a ellos. Todos ellos se conocían. Esos alborotadores habían sido degradados y asignados ahí.

—El tiempo sigue fluyendo, ignorándonos a nosotros cinco.

Cuando el hombre de gafas oscuras dejó caer sus hombros, una alarma ubicada en la habitación sonó ruidosamente.

—¿¡Uwah!? ¿¡Q—Qué!?

—¡Nii—chan, fuego! ¡Es un incendio!

—En pizzerías de extranjero, sus hornos dejan esta alarma para saber cuándo las pizzas estén listas.

—¡Te equivocas, es la señal de movilización!

—Así que es eso…

Más de un año había pasado desde que los cinco habían sido asignados ahí, pero esa alarma no había sonado ni una sola vez. Por esto, todos habían olvidado eso por completo.

—¡Caballeros, es el enemigo!

El televisor se prendió por sí mismo y un hombre mayor con barba blanca y una bata de laboratorio apareció.

—¡El tiempo de mostrar nuestros poderes finalmente ha llegado!

—¿¡Profesor, a qué se refiere con enemigos!?

—¡La gente de las profundidades! ¡La gente de las profundidades están invadiendo la superficie para robarnos el sol!

Junto con la exposición del anciano, la pantalla del televisor cambió. En la pantalla, podían ver a un hombre en ropa extraña entrar en un jardín de niños y una mujer con ropa extraña, dando órdenes.

—¡Tenemos un reporte de uno de los niños! ¡Dense prisa! ¡Están apuntando a la guardería!

—¿¡Qué!?

Al escuchar el reporte del anciano, las cinco personas se pusieron de pie apresuradamente.

Ellos eran una organización secreta, ridiculizada como un malgasto de dinero. Pero ellos finalmente tenían una oportunidad de brillar.

—¡¡Bieeeeeen!! ¡Es tiempo de mostrar mi karate!

—¡¡Está aquí, finalmente está aquí!! ¡Dejen que los juegos comiencen!

—¡Por fin está empezando, mi romance con los hermosos oficiales enemigos! ¡¡Gracias dios, pensaba que estaría soltera para siempre!!

—La gente de las profundidades, espero que tengan comida deliciosa…

—Hmph, son muy ingenuos niños. Ese tipo de cosas fáciles no ocurrirán. Duro, días difíciles están a punto de comenzar.

La escuadra del sol, Sun Rangers.

Su primer enemigo era la meramente malvada gente de las profundidades que había venido desde el fondo de la tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s