Rokujouma no Shinryakusha!? Volumen 5

Capítulo 5: Luz solar y Arcoíris

 

Parte 1

Mientras continuaba el sonido de la tiza del profesor de matemáticas golpeando el tablero, Theia miraba la silla de Koutarou.

«Al final, él no regresó…»

A pesar de que el quinto periodo había iniciado, Koutarou aún no había regresado, dejando su puesto vacío.

«¡Eso es, el teléfono!»

Theia sacó su teléfono de su bolsillo. Ya que el número de Koutarou estaba registrado, ella lo podía llamar con solo presionar un botón.

——Pero…

Pero Theia no se puso en contacto con Koutarou. En vez, su expresión se nubló.

«El quinto periodo acaba de empezar… y estoy en la mitad de la clase… ¡Está bien! ¡Estoy en mitad de clase así que no se puede evitar!»

Theia hacía excusas para sí misma y puso su teléfono en su bolsillo. En realidad, había varias formas de llamarlo. Ella podía fingir que se sentía enferma e ir a la enfermería. Pero Theia no podía hacer eso. Si ella llamaba a Koutarou, no sabría qué decir.

«¡Bien, mejor continúo!»

Poniendo su celular abajo, se volvió hacia su cuaderno sobre su escritorio. El cuaderno había sido llenado con garabatos desordenados, todas eran ideas para la próxima presentación. Ella había preparado su cuaderno para un nuevo manuscrito, pero ella acababa de empezar. No había oraciones aún, estaba simplemente lleno de ideas.

«Como pensaba, si no puedo conseguir esa escena, no puedo crear las otras…»

Esa escena era la última de la historia: La despedida del Caballero Azul y la Princesa Plateada. La batalla había finalizado y la Princesa Plateada se había convertido en emperatriz. Después de verla, el Caballero Azul se marcha, aun cuando era consciente de que la Princesa de Plata lo amaba.

Según los historiadores, el Caballero Azul simplemente regresó a su tierra natal donde su familia esperaba, o temía que su existencia pudiera desencadenar una lucha interna de poder. Así, él había dejado a la Princesa de Plata. Había también una teoría que podría haber sido asesinado. El Caballero Azul no apareció en la historia después de eso; la verdad solo podía ser encontrada 2000 años después. Así, mientras la escena de la partida era un misterio, también fue el clímax de una gran historia de amor. Como tal, era amada por la gente de Forthorthe, tanto en el presente como en el pasado.

«Era un bien conocido hecho que la Princesa Plateada amaba al Caballero Azul… Pero ¿Qué pasa con el Caballero Azul?»

Por supuesto, Theia estaba igual, debido a la manera que ella se sentía por el Caballero Azul, esta escena era el punto de partida, y ella también estaba pensando en escribir las escenas restantes para que la escena final resaltara. Theia agarró el bolígrafo fuertemente en su mano, pero aún no se podía decidir qué hacer.

«Sí él la ama, se darían por lo menos un beso…»

Beso. Cuando Theia pensó en esa palabra, se imaginó a un hombre y una mujer besándose. Pero ese hombre y esa mujer no eran el Caballero Azul y la Princesa Plateada, sino un joven un tanto torpe y una chica con un hermoso cabello dorado.

«Un beso, huh…»

Theia jugó con su fantasía por un momento mientras el sonido de la tiza continuaba sonando con un rápido tempo. Sin embargo, los latidos de Theia eran cada vez más rápidos.

«¡¡Ah!!»

Tras vivir en un mundo de ensueño por varios segundos, Theia regresó a sus sentidos. Mientras su hermoso cabello se sacudió, su rostro se tornó rojo.

«No, no. ¡El caballero azul y la Princesa Plateada se supone que son los únicos que se besan! ¿¡P-Por qué besaría a ese chico ma-maleducado!?»

Mientras la cara de Theia se ponía roja por la vergüenza, ella intento transcribir la idea del “beso”. Pero su mano se detuvo tras escribir la primera línea.

«P-Pero, ya que yo soy su instructora, me… me… besaré… con él… como lo hacen los amantes. Un beso que detenga tu respiración, be-besos profundos… entrenamiento… incontables… incontables veces…»

—F-Fuaaaaaa…

—¿Su alteza?

En ese punto, Theia colapsó en su escritorio. Su cara estaba roja; ella se había desmayado porque su cerebro se había sobrecalentado.

—Su alteza ¿Qué sucede?

—Hah… Ahh… se, se mas… gentil con tus besos…

Preocupada, Ruth quien estaba sentada al lado, movía el cuerpo de Theia, pero Theia no reaccionaba y seguía murmurando palabras sin sentido.

—Ruth-chan, está bien ¡Ho-! De acuerdo a nuestra observación, ella solo se desmayó tras usar excesivamente su cabeza ¡Ho-!

—Si esperas un momento ella se recuperará ¡Ho-! Así que no te preocupes ¡Ho-!

—Ya veo… Gracias a dios…

Karama y Koroma se habían acercado a Ruth mientras estaban camuflados. Ruth dejó salir un suspiro de alivio tras escuchar el reporte de Karama y Korama.

—¿Por qué Theia-chan se desmayó Ho-?

—Quiero saber ¡Ho-! Necesitamos examinar y prevenir eso ¡Ho-!

Los dos haniwas empezaron a escalar el escritorio de Theia. La apariencia de los dos haniwas aferrándose a las patas del escritorio y escalando era muy adorable, pero ya que estaban ocultos a la vista, nadie podía notar eso.

—Parece que hay un montón de garabatos ¡Ho-!

—El cuaderno está completamente negro ¡Ho-!

—Su alteza ha estado bastante ocupada creando un guion para la nueva obra.

—¡Ho-! Esto es serio ¡Ho-!

—¡HoHo-! No pudimos prevenir esto ¡Ho-! Buena suerte, Theia-chan.

Los Haniwas miraron a Theia con admiración, sus ojos vaciaos miraron gentilmente.

—En-Entrenamiento… es entrenamiento así que… una vez más…

—Karama, Koroma. Déjenla.

—Ho—, vamos Ho-, Nee-san.

—Buena noche Ho-, Theia-chan. Descansa bien ¡Ho-!

Al ser regañados por Kiriha, Karama y Koroma regresaron obedientemente al escritorio de Kiriha. Los dos haniwas se veían adorables mientras saltaban hacia Kiriha, pero incluso esta vez, nadie los podía ver. Lo mismo ocurrió con su maestra, Kiriha, porque ella estaba mirando por la ventana.

—¿Pero que les pasó realmente a Koutarou y a Yurika? A este paso el quinto periodo terminara…

Kiriha había estado mirando por la ventana desde hace un tiempo. Pero ni Koutarou ni Yurika habían aparecido mientras el reloj seguía avanzando.

—Sólo espero que algo extraño no esté sucediendo…

Kiriha estaba planeando llamar a Koutarou una vez la clase terminara. A diferencia de Theia quien estaba desmayada, no era un problema para Kiriha.

 

Parte 2

En el tiempo que Theia se desmayó en el salón de clases, Koutarou estaba aún en la construcción. Incluso después de que Maki había desaparecido, Koutarou y Sanae no podían irse. La razón era que Yurika y Harumi estaban inconscientes. La única cosa que pudo hacer Koutarou fue cargarlas hasta una cabaña prefabricada en el sitio.

—¿Cómo va la llamada?

—Nada bien. No tengo recepción

Koutarou quería ponerse en contacto con Theia y las otras para ayudar a curar a Yurika. Cuando se trataba de curar, los aparatos de sanación del Caballero Azul eran superiores que los de un hospital. También quería ponerse en contacto con ellas para enfrentar a Maki.

Si ellas escuchaban de un nuevo oponente, ni Theia ni Kiriha podrían quedarse sentadas. Pero por alguna razón, su celular no tenía señal.

—En este caso ¿Debería ir a la escuela y llamarlas?

Ya que Sanae era un fantasma, era capaz de volar directamente a la escuela. Con el teléfono fuera de discusión, ese era el modo más rápido.

—¿Podrías? No me puedo mover de aquí.

Debido a que Koutarou no podía dejar a Yurika y a Harumi solas, rápidamente aceptó la propuesta de Sanae.

—Iré. Sólo espera Koutarou, iré a llamarlas inmediatamente.

—Sí, cuento contigo, Sanae.

—Sí♪

Al preguntarle Koutarou, Sanae afirmó alegremente y pasó a través del techo.

—¿Huh?

Cuando Sanae estaba volando hacia la escuela, ella pudo sentir que su cuerpo se había vuelto extrañamente pesado.

—Esto es extraño… ¿Me pregunto qué es esto?

Se sentía como si ella tuviera una cuerda de goma atada a ella que la halaba hacia atrás. Y cuanto más se alejaba de la cabaña prefabricada en la que estaba Koutarou, mas fuerte tiraba de ella.

—Geez, que es esto…. No sé qué es esto, pero no se interpondrá en mi camino, estoy en un apuro.

Sanae no se podía detener ahí. Justo en ese momento ella tenía una tarea importante que había recibido de Koutarou. Si ella la completaba, era seguro que el la felicitaría. Por eso, Sane aumentó su velocidad para pelear contra el poder que tiraba de ella.

—¡¡Déjame ir, Koutarou está esperando!! Eh ¿¡Huh!? ¿¡Desapareció!?

Justo cuando el poder que tiraba de ella estaba a punto de convertirse en un verdadero problema, desapareció. Era más como una cuerda de goma que se estira demasiado, y mandó a Sanae dando vueltas a través del cielo.

—Ohoh… ¿Qué es esto…?

Tras mirar alrededor, inclinó la cabeza mientras volaba boca abajo. Sanae nunca había experimentado eso antes.

—Bien, volví a la normalidad, así que no importa.

Sin embargo, tras volver a la normalidad, Sanae rápidamente se despidió y empezó a volar de nuevo. Normalmente ella no pensaba en cualquier cosa, de todos modos ella quería ayudar a Koutarou.

—A la escuela, tengo que apurarme

En realidad, lo que la había estado halando había sido sus propios sentimientos. Al principio, ella estaba ligada a la habitación 106, sin embargo, con el tiempo ella pasó a estar ligada a Koutarou. Lo único que había roto ese vínculo eran sus propios sentimientos; sus sentimientos de querer ayudarlo habían vencido a sus sentimientos de querer estar a su lado.

—Bien ¡Daré todo de mí!

Al haber cambiado su conexión de la habitación a Koutarou se reflejó cuanto había crecido junto a él.

Harumi abrió los ojos poco después de que Sanae se había marchado.

—H-Huh… Yo…

—Sakuraba-senpai ¿Estás bien?

—¿…Koutarou-sama…?

Y lo que había estado cuidando durante los últimos 2000 años——

—Ah… Uhm, yo…

Harumi salió de su aturdimiento. Ella recordaba lo que pasó antes de que se desmayara.

—E-Estoy bien, Nijino-san ¿Nijino-San está bien?

Harumi se levantó de un salto. Luego miró apresuradamente alrededor y notó a una herida Yurika tendida a su lado.

—¡Nijino-san, Nijino-san!

Lágrimas empezaron a formarse en los ojos de Harumi mientras movía a Yurika. Ella sabía que Yurika la había protegido mientras ella estaba en un delirio. Mientras ella pensaba que Yurika había muerto por ella, no se podía calmar a ella misma.

—Cálmate, Sakuraba-Senpai.

—¡Pero, Satomi-kun! Nijino-san está… Nijino-san está!

—Está bien, ella sólo está inconsciente.

Koutarou abrazó a Harumi e hizo que dejara de mover a Yurika.

—¡Suéltame, suéltame!

Sin embargo, Harumi intentó soltarse de Koutarou. Ella simplemente estaba preocupada por Yurika.

—Acabo de llamar ayuda. Yurika estará bien.

—¿…Enserio?

Tras varios intentos, Koutarou fue capaz de convencer a Harumi, y dejó de mover a Yurika. Entonces ella lentamente se dio la vuelta hacia él.

—Sí, ella será curada dentro de poco.

—G-Gracias dios.

Harumi dejó salir un largo suspiro de alivio y se relajó.

«Lo siento, Sakuraba-senpai.»

En realidad, Koutarou no tenía una comprensión completa de las heridas de Yurika. Pero sabía que si no decía eso, Harumi no se calmaría.

—Estaba muy preocupada de que algo le hubiese pasado a Nijino-san… Gracias a dios.

Harumi se secó las lágrimas y miró a Koutarou. En ese momento, ella estaba sonriendo entre lágrimas. Se sentía profundamente aliviada y feliz.

—Así que ¿Estás bien, Sakuraba-senpai?

—¿Yo…?

Cuando Koutarou dijo esto, Harumi se dio cuenta de la situación en la que estaba.

—Ah, y-yo…

Koutarou la estaba abrazando, y su cara estaba ciertamente cerca. En esa situación, ella no podía mantener la calma.

—Ah, e-e-estoy bien, n-n-no es nada.

—¿Es así? Aunque tu cara está roja.

Al darse cuenta que Harumi estaba un poco mal, él estaba preocupado de que ella tuviera fiebre, y puso su mano en la frente de ella.

—No parece que tengas fiebre.

—¡E-e-estoy bien!

Harumi empujó a Koutarou y escapó de sus brazos.

«Ah, bien…»

AL ver a Harumi así, Koutarou notó que estaba avergonzada.

—Lo siento, Sakuraba-senpai.

Koutarou también empezó a sonrojarse y se disculpó.

—N-No…

Harumi negó con la cabeza mientras miraba hacia el suelo.

«Gracias dios… Satomi-kun lo dejó ir… Si eso hubiera continuado, podría haber dicho algo increíble…»

SI hubiera sido alguien que odiaba, Harumi no estaría tan molesta. La razón de esto era obviamente Koutarou.

—Así que, acerca de lo de antes, Sakuraba-senpai.

—Ah, está bien ¿Qué pasó después de eso?

Como para huir, Koutarou cambió de tema. Harumi lo siguió, y la extraña atmósfera alrededor de ellos desapareció.

—Realmente no recuerdo que pasó después de que Nijino-san colapsara.

—¿¡Eh!? ¿¡No recuerdas!?

—Sí… ¿Sucedió algo?

Harumi recordaba todo hasta que Yurika la protegió de la bola de fuego, y Koutarou la había alzado. Por eso, ella encontró extraño que Koutarou estuviera tan sorprendido.

—N-No, si no recuerdas, entonces…

«¿Sakuraba-senpai no recuerda nada? ¿Entonces qué era…?»

Harumi había olvidado por completo cuando le entregó la espada resplandeciente a Koutarou

«Ahora que lo pienso, esa espada desapareció junto a Maki… ¿Precisamente que es lo que está sucediendo?»

Koutarou se sentía confundido de las cosas extrañas, inimaginables ocurriendo a su alrededor.

—N, Mmm…

Fue en ese momento que Yurika despertó

 

Parte 3

—¡Yurika!

—¡Nijino-san!

Cuando Yurika abrió los ojos, vio a Koutarou y a Harumi.

—…Satomi-san, Shakuraba-senpai…

—¿¡Estás bien, Yurika!?

Los dos estaban sonriendo, pero tenían lágrimas en sus ojos.

—¿Por qué están llorando?

—No estoy llorando ¡Idiota!

—Es porque te despertaste, Nijino-san

Ella su pelea contra Maki, Koutarou y Harumi habían aparecido en medio y ella había recibido una bola de fuego por Harumi.

—¡Yurika, no te esfuerces! ¡Quédate acostada!

—No puedo, hacer eso.

Koutarou trataba de acostar a Yurika de nuevo, pero ella negó con su cabeza. Sin más opción, Koutarou apoyó su cuerpo mientras se levantaba.

—Satomi-san ¿Qué hay de Maki-chan? ¿Qué pasó con Maki?

—Después de que te desmayaras, tuvimos una pequeña pela contra Maki antes de que desapareciera.

—¿Y qué hay de Sanae-chan? No la veo.

—Mi teléfono celular no conseguía señal así que fue por ayuda.

—Ya veo, el teléfono no tenía señal debido a nuestra magia.

—¿Enserio?

Cuando Yurika se puso de pie gracias a Koutarou, tomó un profundo respiro. Como esperaba tenía quemaduras y contusiones por todo el cuerpo.

—Hah… Ahh… Antes de empezar nuestra pelea, nosotras pusimos una barrera para alejar a la gente. Dentro de esa barrera, todas las comunicaciones están bloqueadas.

La barrera que Maki y Yurika había puesto antes de la pelea no solo mantenía alejadas a las personas, sino también prevenía que las personas dentro de la barrera comunicaran al exterior lo que sucedía. La barrera bloqueaba el sonido, información visual y ondas electromagnéticas. Como resultado, los celulares perdían su recepción.

—No sé nada de magia, pero ¿Tu cuerpo está bien, Nijino-san?

Para Harumi, la salud de Yurika era más importante que los enemigos o la magia. Ella tomó la mano de Yurika con las suyas y la miró con preocupación.

—Estoy bien. Soy la chica mágica del amor y la valentía, sobre todo.

—…Entonces, está bien…

Yurika sonreía y asentía, pero Harumi no se podía relajar cuando veía a Yurika cubierta de heridas.

—Así que ¿Qué vas a hacer ahora, Yurika?

Podía estar llena de heridas, pero aun así se había puesto de pie. Koutarou entendía que esto era porque ella tenía algo que hacer.

—Iré tras Maki-chan.

—¡No puedes ir tras ella en ese estado!

Harumi movió su cabeza y objetó. No quería que Yurika se moviera con esas heridas.

—Aun así, necesito ir. No hay tiempo que perder.

—Perseguirla o no ¿Saber al menos dónde está Maki-san?

—Sí, ella se dirigía a la habitación 106, estoy segura de eso.

—¿A nuestra casa? Por qué… Ah, está bien, tú dices-

—Sí. Maki-chan está tras el poder mágico en la habitación 106.

Yurika había dicho lo mismo desde la primera vez que se conocieron. Que un día las chicas mágicas malvadas aparecerían, teniendo como objetivo el poder mágico en la habitación 106.

—Es por eso que necesito ir ahora, o algo malo sucederá.

Yurika se puso de pie mientras decía esto.

—Kuh…

—El rostro de Yurika se retorció por el dolor se desató un sudor frio mientras se levantaba.

«Esta es la verdadera Yurika… no, esta es la verdadera chica mágica…»

Koutarou comprendió el peso del deber de Yurika. Ella se preocupaba más por su deber que por su cuerpo o su vida.

«En ese caso…»

Koutarou tomó una decisión.

—Yurika, te llevaré a casa.

Cuando él dijo esto, Koutarou le dio la espalda a Yurika y se arrodilló. Él planeaba cargar a Yurika todo el camino hasta la habitación 106.

—¿Está realmente bien, Satomi-san?

Teniendo en cuenta todo lo que había sucedido hasta ahora, ella no podía creer su oferta.

—¿Qué importa? Esta es la única manera de proteger la habitación 106 ¿Verdad?

—E-Es cierto, pero…

Koutarou no solo lo estaba haciendo de buena voluntad, sino por todo lo que había sucedido hasta ese día. Él sentía que tenía una obligación al ayudar a Yurika ya que no le había creído hasta ahora. También quería ayudar a su compañera de cuarto por más de un año.

—¡¡Esto es absurdo!! ¡Si Nijino-san continúa peleando en este estado, enserio algo le sucederá!

No obstante, Harumi continuaba deteniéndolos. Ella quería detener a su mejor amiga sin importar como.

—Si la dejo ir, algo le sucederá a esta ciudad o al país mágico.

Pero Yurika tenía algo por proteger a cualquier costo. Ella le había hecho una promesa a su predecesora, Rainbow Nana. Ella había pasado más de medio año en esta ciudad. Por lo tanto, Yurika no podía solo retirarse.

—Sube, Yurika.

—Sí.

La cara de Yurika aún se retorcía por el dolor. Pero ella no dudó al poner su cuerpo en la espalda de Koutarou. Cuando ella lo hizo, Koutarou se puso de pie.

—¡Satomi-kun, Nijino-san, ustedes de verdad no pueden ir!

—Esto es peligrosos, así que regresa a la escuela por favor, Sakuraba-senpai.

—¿¡Satomi-kun!?

Normalmente Harumi se retiraba y no se hacía valer a sí misma, pero esta vez no se echó para atrás.

—¡No, no regresaré!

—¿¡Sakuraba-senpai!?

—¡Si no vas a dejar de pelar, definitivamente no regresaré!

Era la primera vez que Harumi le decía algo egoísta a Koutarou.

 

Parte 4

Mientras tanto, Sanae había llegado a la preparatoria Kitsushouharukaze. Ella pasó directamente a través de la ventana de la clase 1-A y se dirigió hacia Kiriha y las otras.

—Mi celular no puede llegar a él tampoco. Así que o no tiene encendido su celular, o no tiene recepción…

—No me puedo conectar al teléfono de Yurika tampoco. Bien, en su caso, simplemente no podría haber pagado su operador.

—Hmm… Exactamente qué estarán haciendo esos dos…

—Espero que nada haya sucedido…

El quinto periodo acababa de finalizar y ellas estaban en su descanso. Kiriha y las otras tenían sus celulares y se miraban unas a otras. Pero por alguna razón, Theia estaba recostada sobre su escritorio.

Fue entonces cuando Sanae llegó.

—¡Todas, hay un problema! ¡Vengan conmigo, rápido!

—¿Sanae? ¿Eres la única que regresó?

—¿Qué pasó con Satomi-sama y Yurika-sama?

Hubo una gran diferencia en la emoción cuando Sanae llegó volando hacia Kiriha y las otras. El grupo simplemente había asumido que Yurika se había quedado dormida o estaba jugando por ahí.

—¡Eso es! ¡Koutarou y Yurika están en un problema!

Sanae, quien era la única que sabía que había pasado, apuntó a Ruth y siguió hablando. Ella estaba determinada a llevar a todas a dónde estaba Koutarou lo más pronto posible.

—Eso no suena muy tranquilo.

—¿Qué tipo de problema?

—¡Es un dolor para explicar, simplemente apúrense y síganme! Justo como Yurika dijo ¡Un nuevo enemigo tras nuestra habitación apareció!

—¿¡Qué!?

Al escuchar que Koutarou estaba en peligro, Theia pateó su silla y se levantó.

—¿Koutarou está bien? ¿Qué hay de él?

Theia se precipito sobre Sanae y la interrogó. Tras escuchar que un enemigo había aparecido, Theia se preocupó por la seguridad de Koutarou primero que todo. En ese punto, las dos se sentían de la misma manera.

—¡Koutarou está bien, pero Yurika está herida! ¡Así que dense prisa, tenemos que ir!

Sanae tomó el brazo de Theia y a la fuerza la haló hacia la salida.

—Muy bien, muéstranos el camino.

Theia pronto empezó a moverse por sí misma. Ella no podía decir que quería ir junto Koutarou, pero si él estaba en peligro, ella iría a ayudarle. Era el deber del señor salvar a su vasallo sobre todo.

—Su alteza, la acompañaré.

—Entiendo la situación. No puedo ignorar un enemigo tras la habitación 106. Iré también.

—Tengo un mal presentimiento, así que yo iré también. No quiero que mis huéspedes estén en algún problema.

Ruth, Kiriha y Shizuka siguieron su ejemplo. Las cinco se encontraron a Kenji quien acababa de entrar al salón de clases.

—¿Oh? Theia-san y compañía ¿A dónde se dirigen?

—Sólo algunos asuntos pendientes. Hazle saber al profesor que salimos temprano.

—Me da igual, pero… ¿Hay algún problema?

Maki y Yurika se habían ido, Koutarou había salido para recoger algo que había olvidado y no había regresado. Además de eso, Theia, Ruth, Kiriha y Shizuka estaban saliendo temprano. Nadie se daría cuento de que algo estaba pasando.

—Mackenzie-kun, según la explicación de Yurika-chan, una chica mágica malvada apareció y ella está en un problema.

—Ya veo. Tómense su tiempo.

Tras la corta explicación de Shizuka, Kenji sonrió y dio paso. Las cinco saltaron fuera del salón y corrieron escaleras abajo hacia la entrada.

—…He estado pensando.

—¿A cerca de qué?

—Normalmente no le creerías ¿Cierto?

—Probablemente no.

—Es una chica mágica al fin y al cabo…

—El sentido común se interpone en el camino.

Así, las cinco partieron de la escuela y se dirigieron hacia el rescate de Koutarou.

 

Parte 5

Es cálido…

Esto era lo que Yurika pensaba mientras se agitaba en la espalda de Koutarou mientras él corría. Su espalda era grande, y cuando ponía sus mejillas sobre su espalda, ella podía sentir su calor.

Puedo entender porque Sanae siempre hace esto…

Desde que Yurika se había convertido en una chica mágica, ella había estado, hablando estrictamente, sola. Nadie peleaba a su lado, o incluso sabía de su identidad. A pesar de que estaban juntos, Koutarou y los otros no la habían entendido verdaderamente. Sin embargo, Koutarou finalmente entendió, finalmente él le había tendido la mano a ella ese día, Yurika ya no estaba sola. Ella había encontrado alguien en quien podía confiar.

«Estoy un poco celosa de Sanae-chan si siempre hace esto…»

Yurika se aferraba a Koutarou cada vez más fuerte. Todavía había camino por recorrer hasta la Casa Corona. Ella no quería ser una carga para él.

Rokujouma_V5_222.jpg

—Hey, Yurika.

—¿Sí?

Al darse cuenta de que Koutarou se estaba moviendo, el preguntó sobre algo que lo había estado molestando.

—¿Por qué eres una chica mágica? No es como si hubieras nacido de esa manera ¿Cierto?

Él había escuchado su razón antes; Yurika había dicho en varias ocasiones que alguien había salvado su vida una vez. Pero él nunca le había escuchado las circunstancias. Koutarou usó esa oportunidad para enterarse.

—…Yo nací en una familia normal, y viví como una niña normal.

Yurika vaciló por un momento antes de abrir su boca. Ella pudo fácilmente haber dicho esas palabras para conseguir que él le creyera. Pero ahora que él lo hacía, ella empezó a dudar.

«Ya veo, no estaba siendo yo misma…»

En ese momento, Yurika finalmente se dio cuenta del poco peso que en realidad llevaban sus palabras.

—Pero parecía que yo tenía potencial para la magia, y un día un demonio atacó.

Eso fue hace más de un año. Yurika, quién era una estudiante de secundaria en aquel entonces, se había quedado para lecciones suplementarias, y en la vacía escuela, una bestia negra había aparecido y la atacó. Era una bestia absurda que parecía un león a quien le habían crecido alas de murciélago. La bestia había aparecido para devorar su poder mágico.

—Quien me salvó en aquel entonces fue Nana-san. Ella estaba encargada de defender esa área.

—Nana… ese es el nombre de tu salvadora ¿Verdad?

—Sí. Sí Nana-san no hubiera aparecido, creo que esa bestia pudo haberme comido viva.

—Ya veo.

—Así que eso sucedió…

Harumi quien estaba corriendo al lado de Koutarou, murmuró sumida en sus pensamientos. Sí Koutarou hubiera corrido a máxima velocidad, Harumi probablemente no sería capaz de mantenerse, pero él no optó por eso por causa de las heridas de Yurika.

—En aquel momento, el deber de Nana-san era enseñarme como controlar mi poder mágico. Sí yo aprendía como controlar mi poder mágico rebosante, los demonios no irían a atacarme nunca más.

—Así que ¿Esa persona te enseñó cómo usar tu magia?

—Sí. Aunque todo era magia básica…

Yurika recordó cuando Nana había sido transferida a su escuela para protegerla y cuando ella le había enseñado magia básica a Yurika para que consiguiera aprender como controlar su poder mágico.

—Después de que aprendí a utilizar la magia, empecé a ayudarle a Nana-san. Nana-san dijo que ella me había salvado sólo por su deber, pero para mí ella es mi salvadora. Y si ese era su deber, entonces que quería ayudarla todo lo que pudiera.

—¿Qué hiciste para ayudar?

—Ya que sólo se magia básica, nunca ayudé en las peleas.

Nana se había opuesto fuertemente cuando Yurika se ofreció a ayudarle. Ella sabía que Yurika tenía un gran potencial para la magia, y ella seguramente serpia capaz de usar magia avanzada. Pero Nana estaba preocupada por la personalidad de Yurika. Ella no quería que Yurika, quien era amable de corazón, peleara.

—Yo era algo así como una asistente.

Pero ya que Yurika era tan terca al tratar de ayudar, le permitió ayudar con la condición de que no hiciera nada peligroso.

—Podía hacer la comida o ayudar en investigaciones. Nana-san es de Folsaria, por lo que no tenía papeles aquí, así que no había mucho en lo que pudiera ayudar.

Koutarou no podía ver la cara de Yurika, pero imaginó que ella estaba sonriendo.

—¿Folsaria? ¿Qué es eso?

—Folsaria es el nombre del país mágico. Folsaria el reino mágico. Escuché que es un reino sin rey.

Folsaria existía en un mundo diferente. Por supuesto, no tenían relaciones diplomáticas con Japón, así que Nana era técnicamente un inmigrante ilegal. Por esto, la mera existencia de una ayudante como Yurika era una bendición.

—Así que ¿Nana vino de allá?

—Sí. Nana-san es una de las hechiceras del arco[1] de la armada de Folsaria. Ella es la más joven en obtener el título de Rainbow. Ella era una chica mágica genial.

—¿Entonces por qué estas peleando, Nijino-san?

Nana no quería que Yurika peleara, pero a pesar de eso, Yurika estaba peleando sola. Era simplemente obvio que Harumi tendría ese tipo de preguntas.

—Eso es…

Yurika dudaba. Hasta ese momento había compartido energéticamente su historia.

—Es porque Nana-san perdió su magia por mí.

La voz de Yurika era áspera y fría.

—Nunca olvidaré ese día, hace ocho meses. Justo como Sakuraba-senpai hoy, fui secuestrada por Darkness Rainbow.

—Como yo… Eso es…

—Sí, Nana-san fue herida seriamente mientras me protegía. Así que con el fin de derrotar a Maki-chan y las otras, ella lanzó todo el poder mágico en su cuerpo.

Las heridas que Nana había recibido cuando protegía a Yurika eran peores que las que Yurika tenía en ese momento, debido a que todas las siete de Darkness Rainbow la habían atacado entonces. Incluso la genial chica mágica no se pudo defender de los ataques de las siete chicas de Darkness Rainbow. Al sufrir graves lesiones y quedar acorralada en una esquina, Nana usó su último recurso. Ella lanzó todo el poder mágico en su interior para atacar a las siete chicas.

—‘Si haces eso, no podrás usar magia nunca jamás’. Pero Nana-san hizo eso para protegerme.

Era similar a un tanque de gas explotando. Si tú detonabas el contenedor mágico dentro de tu cuerpo, nunca podrás recuperar tu poder mágico. Con el fin de seguir con sus responsabilidades y proteger a Yurika, ella sacrificó su vida como maga.

—Ya veo… ¿Así que es por eso que tu sucediste su oficio?

—Sí. Este traje, y esta vara pertenecían originalmente a Nana-san. Yo tengo que realizar los deberes de Nana-san en su lugar.

No era como si Yurika hubiera querido convertirse en una chica mágica, ella solo quería ser como Nana.

—Nijino-san…

Harumi respetaba la fuerte determinación de Yurika. Debe de haber habido un gran significado para Yurika para proteger a Harumi. Al sentir eso, Harumi se sintió más agradecida con ella. Al mismo tiempo, ella empezó a querer conceder los deseos de Yurika.

—Lo entiendo, Nijino-san.

—¿…Sakuraba-senpai?

— No te diré que te detengas más. En vez, tienes que ganar. ¡Yo ayudaré también!

—¡Sakuraba-senpai! Eso es pelig—Quiero decir, muchas gracias.

Yurika podía sentir la determinación de Harumi. Era lo mismo que ella ese día. Por eso, Yurika no se opuso a la oferta de Harumi.

—…Ya veo… realmente eres una chica mágica…

—¿Qué ocurre, Satomi-kun?

—Ah, no… es un poco egoísta, pero darse cuenta de que Yurika es una chica mágica, siento que es un poco triste.

—¿Triste…?

—¿A qué te refieres, Satomi-san?

Normalmente, Yurika se sentiría odiada y lloraría tras oír eso. Pero basada en el tono de voz de Koutarou, ella, misteriosamente, no se sintió de esa manera.

— Hey Yurika, hay todo tipo de personas a mi alrededor ¿Cierto?

—Sí.

Sanae, Theia y Kiriha; Koutarou estaba rodeado de gente especial.

—Pero yo siempre pensé que eras normal. Normal, así como yo. Podías jugar con tus compañeros de clase y divertirte. Incluso si las otras se marchaban a casa, siempre prense que pasarías esos tres años viviendo una vida normal.

—Ah…

Yurika no había pensado en eso. Los pocos meses después de que había conocido a Koutarou, ella había vivido como una chica normal.

Sin embargo, eso acababa de terminar. El momento en el que Koutarou admitió que ella era una chica mágica, señaló el fin de su vida normal.

—Es egoísta ¿Cierto? Probablemente solo quería que permanecieras como una compañera de clase normal. Una compañera, con un hobby especial.

Cuando Koutarou dijo esto, Yurika pensó que era bueno que estaba siendo cargada. No era suficiente para hacerla llorar, pero ella sabía que estaba haciendo una expresión lamentable.

—Satomi-san…

«¿Entonces qué hay de mí? Qué quiero ser: ¿Una chica normal o una chica mágica?»

Yurika se preguntó a sí misma, pero ella no pudo encontrar una respuesta de inmediato.

—…Yurika, pelear no te queda.

Koutarou alzó la cabeza. El sol y un arcoíris brillaban en el cielo de invierno.

«Nana-san ¿Te sentías de la misma manera?»

—El sol y el arcoíris te quedan mejor.

En lugar de lanzar magia y mover su caña a su alrededor, Yurika prefería tomar el sol y mirar al cielo mucho más.

 

[1] Rainbow Heart

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s