Hai to Gensou no Grimgar Capitulo 4

Para no ir a prisión 

Después de un día de trabajo en las Siren Mines, vendiendo su botín en el mercado, y comiendo la cena, todos estaban ahora reunidos en la taberna Sherry.

“¡Voy a pedir una cerveza, la bebida varonil para hombres!” Ranta declaró.

“E-entonces, uh, yo también…” Mogzo hizo lo mismo.

“Aguamiel para mí,” Haruhiro dijo.

“Lo mismo,” Mary dijo.

“¡Yume tendrá una limonada! ¡Es burbujeante y divertida y genial!” Yume rio.

“Tomare eso también,” dijo Shihoru.

Su orden arribó en no mucho tiempo y Ranta levantó su copa, incluso aunque nadie le había dicho que hiciera el brindis. “¿Todos están aquí? ¿Están listos chicos? ¡Muy bien! ¡¡¡Salud!!!”

Todos respondieron con variaciones de “salud”, golpeando sus vasos con bebidas juntos, y tomando. Ranta y Mogzo tragaron sus cervezas; Mogzo simplemente porque él estaba sediento, Ranta porque no quería ser opacado por Mogzo. Haruhiro, tomando su suave y ligeramente amarga aguamiel, no entendía porque Ranta tenía que ser tan opuesto. ¿Por qué este chico siempre tiene que hacer todo una competición?

“¡Ha! ¡Gane!” gritó Ranta, golpeando su copa de cerámica hacía en la mesa. Él mejor tenía que estar preparado para pagar por ella si la rompía. “¡Toma eso Mogzo! ¡Yo gane, tú perdiste! ¡Wahahahaha!”

“Oh… Bien,” asintió Mogzo. Incapaz de terminar todo el contenido de su propia copa, él la colocó de vuelta en la mesa. “Eso es bastante asombroso, Ranta,  bajársela toda en un solo trago.”

“¡Maldito correcto! ¡Soy el hombre! ¡Tú lo has dicho, Mogzo! ¡Ese es por qué tu eres mi futuro de negocios, empresa, empresario compañero!”

Yume parpadeó, sin comprender. “Empre saurio, hm?”

“Es em-pre-sa-rio, Yume,” Haruhiro corrigió. “¿Que podría un empresaurio ser de todas formas?”

Shihoru hizo un extraño sonido medio de risita, medio tosiendo y cuando Haruhiro miró, su cara esta rojiza, y ella tenía ambas manos sobre su boca y estaba mirando abajo al suelo.

“¿Pasa algo Shihoru?” preguntó Haruhiro.

“No… Nada… Nada en particular…” respondió Shihoru.

“Shihoru,” Ranta sonrió hacia ella en una forma excesivamente irritante. “Estabas imaginando algo extraño justo ahora, ¿no lo estabas?”

“¿E-extraño?” repitió Shihoru. “¿Qué quieres decir?”

“¿Me estas preguntando a mí?” se burló Ranta. “Tú eres la completamente llena, vagón de ilusiones salvajes.”

“¿V-Vagón…? eso no es…”

“Si, un vagón completo. Por lo que no me preguntes porque yo ni cerca de inundado con ilusiones salvajes como tú lo estas…”

“¡No estoy inundada!” protestó Shihoru.

“¡Deja de escupir mentiras Ranta!” Yume abrazó a Shihoru protectora mente. “¡Shihoru no es un vagón salvaje y ella no está completamente delirante!”

“Um… No creo que eso es bastante a lo que él dijo…” Mary señaló en un susurro.

“¿Huh? ¿¡Quieres decir que Yume se equivocó de nuevo!?” preguntó Yume.

Ranta se burló hacia ella. “¡Tú has estado siempre mal! Escucharte está empezando a molestar mi cabeza así que solo deja de hablar, ¿okay? ¡Solo cállate!”

“¡Nuh-uh! ¡Yume no quiere!” Chilló Yume.

“¡Tú no tienes el derecho a decir no!” Ranta respondió.

“Yume tintes el derecho a expresar la opinión de Yume!”

“¿¡Quién dijo algo sobre opiniones!?”

“¡Tú lo hiciste, Ranta estúpido!”

“¡Yo estaba hablando sobre el derecho a decir no! Derecho. A. Decir. No. ¿¡Entiendes!? ¡EL derecho a decir no!”

“¡Yume sabe eso!”

“No, ¡no lo sabes! ¡Tú del todo no escuchas lo que yo digo! ¿¡Tú tonta como una puerta o algo!?”

“Ranta…” Intervino Haruhiro. “No es una puerta. ¿Eres tonto como un muerto o algo?”

“Oh…” Aunque parecía que Ranta había notado su error, él no se iba a retirar solo por algo menor como eso. Él dejo caer sus hombros malhumoradamente y dijo en cambio, “Yyyyy aquí vamos de nuevo. ¡Aquí va ÉL de nuevo, Señor Líder de Equipo saltando sobre las gargantas de las personas por algunos diminutos errores! ¡Y haciéndolo en alguna Soy-El-Señor-Listillo-Inteligente forma! ¡Tú tienes una personalidad de mierda Haruhiro!”

“Como si tu fueras alguien para hablar,” dijo Haruhiro tranquilamente.

“Si tu no quieres escucharlo de mí, entonces deja de hacerme decirlo. ¡Así que cuida tu boca, idiota!”

“Hey, Mogzo,” Haruhiro volteo hacia Mogzo en cambio. “Solo un pequeño aviso. Tú eres definitivamente mejor como para hacer a este pequeño trozo de materia fecal tu futuro compañero de negocios. Tu tienda de sorruz nunca lo lograra.”

“Haha…” Mogzo rio secamente, con expresión intranquila.

“¿Tienda de sorruz?” preguntó Mary, ladeando su cabeza ligeramente.

Haruhiro empezó dando a todos una breve explicación sobre la conversación entre Ranta y Mogzo en el puesto de sorruz. “y Ranta le sugirió a Mogzo que cuando ellos guardaran suficiente dinero, ellos podrían dejar Crimson Moon y abrir una tienda de sorruz,” él terminó.

“Hm…” Yume reflexiono en voz baja. “Sorruz es esa sopa de fideos como ramen, ¿Correcto?”

“Ramen…” Haruhiro repitió y por uno breves momentos, casi recordó un picante sabor brotando en su mente.

Ranta cruzo sus brazos sobre su pecho. “Ramen…”

“Ramen…” Shihoru toco sus labios con un dedo.

Mogzo se inclinó lejos sobre la mesa. “Ramen.”

“Qué es…” empezó Mary, con una expresión preocupada. “¿Qué es eso? ¿Este ‘ramen’?”

“Oh, es…” los ojos de Yume se precipitaron de aquí para allá. “Ramen es eso… umm… es bueno. Es un, uhh… eso. La cosa. ¿Huh? ¿Sobre qué estaba Yume hablando de nuevo?”

Haruhiro rasco su cabeza. “Lo olvide…”

“Ramen. Nosotros estábamos hablando sobre ramen,” dijo Mogzo firmemente, con fuerza inusual. “Nosotros… probablemente todos nosotros lo conocemos. Si, sorruz es muy parecido al ramen. Cuando lo probé la primera vez, tenía el sentimiento de que sabía cómo algo que conocía. Eso sabe cómo ramen. No pude recordarlo entonces, pero ahora lo hago. Yo amo el ramen. Ranta…”

“¿Huh?” dijo Ranta, perplejo. “¿Qué?”

“Vamos… hagámoslo.” Respondió Mogzo. “Empecemos una tienda.”

“¿Oh?”

“Pero no quiero que sea de sorruz,” continuo Mogzo. “Yo quiero hacer una tienda de ramen. Mientras nosotros guardamos dinero, podemos experimentar con el sabor. Y una vez nosotros tengamos el correcto, hagámosla. Abramos una tienda.”

“Una tienda de ramen…” Una sonrisa apareció en la cara de Ranta y por una vez, no era una de sus agravantes, sonrisas sarcásticas. Él puso una mano en el hombro de Mogzo, apretando fuerte. “¡Si! ¡Tú puedes ser el chef y yo manejare las finanzas y todo lo demás! ¡La hare un éxito de seguro!”

“¡Bien!” Mogzo estuvo de acuerdo.

Haruhiro quería decir eso que era todo bueno y fantástico que Mogzo fuera el chef, Ranta solo se colocó a sí mismo a cargo de las finanzas porque él no quería contribuir ningún dinero para aventurarse a sí mismo. Pero Mogzo parecía tan excitado por la idea que Haruhiro no quiso poner un obstáculo en sus sentimientos al decir algo negativo. No hay necesidad para él ser un aguafiestas. Además, planes como este estaban aún en un futuro distante, tan lejos que esto probablemente no era digno pensar seriamente sobre ello en estos momentos.

Nadie siquiera sabe que cosas va a estar de ahora en un año, Haruhiro pensó decir, pero lo mantuvo para sí mismo, también. Él no quería decirles que dejaran de soñar o decir algo frio e insensible como eso. Además, él no pensaba que fuera una mala cosa para ellos el soñar sobre el futuro.

En realidad, Haruhiro estaba solo un poco celoso de su habilidad para soñar, porque él no podía pensar ninguno futuro además del futuro de mañana, o quizás tres días cuando mucho. Incluso si él quería hacerlo, no podía… porque allí estaba una gran decisión que tenía que ser tomada dentro de los siguientes tres días.

“Chicos…” dijo Haruhiro. “Hay algo sobre lo que nosotros debemos hablar, y ya que todos están aquí…”

Él dio los detalles de la directiva de Crimson Moon y cuando él había terminado, Ranta salto hacia el frente de su asiente y lanzo un puño al aire.

“¡POR SUPUESTO nosotros lo haremos!” exclamo Ranta. “¡No hay necesidad siquiera de pensar sobre ello! ¡Nosotros obtendremos un oro por participar! ¡CIEN platas! ¡Nosotros lo haremos! ¡No hay opción más que hacerlo! ¡Nosotros lo haremos!”

“Hmm…” los ojos de Shihoru fueron al piso. Esta era ella aparentemente no estando excitada del todo sobre la propuesta. Aunque, esa era Shihoru para ti.

¿Aunque qué hay sobre Mary? ¿Qué estaba ella pensando? Su mirada estaba abajo también y ella tenía un dedo en su barbilla como si estuviera profunda en pensamientos, pero ella no dio señales de cual camino podría girar su voto. Tal vez esto significaba que ella solo podría ir con la mayoría de votos. Quizás ella estaba solo tratando de ser considerada con la opinión de todos los demás. Haruhiro había predicho todo esto, que ella podría reaccionar de esta forma.

“Para Yume,” dijo Yume, esponjando sus cachetes ligeramente y enviando su mirada diagonalmente hacia el techo. “Cualquier cosa esta bien.”

“¿En serio?” pregunto Haruhiro, incrédulo.

“¿Hm? ¿Qué quieres decir?” respondió Yume, confundida.

“Nah, olvídalo…” dijo Haruhiro.

Él había predicho que Yume estaría totalmente en contra de participar porque Ranta estaba por ello. Esta era la forma en la que el voto de Yume usualmente trabajaba, pero no esta vez, eso parecía. ¿Pero por qué? Haruhiro quería preguntarle, pero él tenía el sentimiento que, como el líder, podría ser infantil hacer algo que podría seguramente exacerbar la animosidad de Ranta y Yume hacia el otro.

No había nada que él pudiera hacer para arreglar la personalidad de Ranta. Ranta era su compañero, después de todo, y no había tal cosa como ir por la vida siempre metiéndose con todos los demás.

Pero espera, entonces esto quería decir que Haruhiro era un no, Ranta era un sí, Shihoru era una especie de no, y Mary y Yume estaban al borde. Esto solo dejaba…

Mogzo Hablo, con una expresión inusualmente solemne. “Creo…”

Repentinamente Haruhiro tenía un mal sentimiento sobre que Mogzo iba a decir después… y él estaba en lo cierto.

“Quiero darle una oportunidad,” terminó Mogzo.

“¡¡¡Mogzoooooo!!!” Ranta lanzo ambas manos hacia Mogzo. “¡Dame cinco!”

“¿Q-qué?” parpadeo Mogzo.

“¡Vamos! ¡Solo ven aquí y dame cinco!”

“Ah… bien.” Mogzo vacilantemente lo alcanzo con sus propias manos y toco las palmas de Ranta.

“¡Eso es! ¡SIII!” dijo Ranta, entonces golpeo su antebrazo entonces su codo contra el antebrazo y codo de Mogzo  hasta que finalmente Ranta estaba prácticamente abrazándolo. “¡Claro que sí! ¡Tú eres el hombre, Mogzo! ¡EL HOMBRE! ¡Mi futuro compañero de negocios! ¡Nosotros también somos tanques y hermanos en armas! ¡Maldita sea! ¡Somos como gemelos! ¿¡También piensas eso Mogzo!?”

“Er… um… ¿seguro? Haha… ¿Bien?” respondió Mogzo.

“¡Hahaha! ¡Asombroso! ¡Hey, Haruhiro!”

“¿Ahora qué?” suspiro Haruhiro.

“¡La mayoría gana!” Ranta enredo un brazo alrededor de los hombros de Mogzo. Él veía a Haruhiro como una planta carnívora acechando a su presa y lamiendo sus labios. “¡Esta decidido!”

“Un…” empezó Haruhiro.

Whoa… whoa whoa whoa! Detente un poco allí… Solo espera un maldito segundo. Maldición, esto no era bueno. A este paso, todo se iba a ir al infierno en un…

Si Mogzo era un sí. Entonces él y Ranta serían hacer dos sí. Haruhiro y Shihoru (más probable) serían dos no. Los votos de Mary y Yume eran actualmente desconocidos. Haruhiro estaba bastante seguro que si esto llegaba a un desempate, él podía poner a Yume de su lado. Sin embargo, él no estaba cien por ciento seguro. No más. La sorpresa de Mogzo pasando con Ranta había tomado la confianza de Haruhiro en sus propias predicciones.

“Hmm…” Haruhiro reflexiono, entonces miro hacia las expresiones de Mary y Yume.

Él no podía discernir del todo que estaban ellas pensando. ¿Qué opción votarían ellas? ¿Ambas si? ¿Ambas no? Él no tenía idea más.

“Decidamos mañana,” de repente Haruhiro declaro.

“¿¡QUEEEEEEÉ!?” Ranta miro hacia él con ojos abiertos. “¿¡Eres un maldito retrasado o que!? ¿¡Qué demonios!? ¿¡Por qué mañana, imbécil!? ¿¡Nosotros podemos decidir ahora así que por que prolongarlo!?”

“Pienso que eso puede ser sabio,” Mary levanto su mano en apoyo de Haruhiro.

Dios, Mary es una diosa, pensó Haruhiro. En tiempos como estos, Mary parecía como una radiante, brillante, destellante luz desde los cielos. Actualmente, esta era la forma en la que ella siempre lucia.

“Buena idea,” dijo Yume, recostándose sobre la mesa. Ella estaba tomando limonada, pero estaba dando una impresión decente de estar ebria. “Estoy de acuerdo con Mary. Mañana es bueno.”

“De-de acuerdo.” Shihoru dio un sencillo asentimiento vigoroso. “También pienso que es una buena idea.”

Mogzo no protesto. “Si, no necesitan apresurarse.”

“Chicos…” Ranta no podía encontrar las palabras para terminar su enunciado pero esto estaba perfectamente bien con Haruhiro.

Parecía como que él fuera a ser capaz de establecer esto para ahora. Él dejo escapar un pequeño suspiro de alivio y miro hacia alrededor de la taberna. Todos los regulares estaban alrededor así que esto significaba que un buen número de miembros de Crimson Moon estaban mesclados con los ciudadanos. Y entre ellos debe haber un buen número de equipos quienes habían ya respondido a la directiva y decidieron participar en la Operación Serpiente de Dos Cabezas. Tal vez él podía obtener más información al preguntarles.

“Odio la recolección de información…” suspiro Haruhiro.

El solo no era bueno acercándose a personas que él no conocía y platicar con ellos. Pero él también sabía que ahora no era un buen momento para dejar su timidez tomar lo mejor de él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s