Kujibiki Tokushou: Masou Hāremu ken – Capítulo 4

Orden de Maid

Esa noche, llegue a la mansión embrujada solo.

Normalmente, el agente de bienes raíces te mostraría los alrededores del área, pero Saramas era diferente.

— Te dejare todas esas pequeñeces a ti.

Él me dijo eso y me dejo solo en la mansión.

Cuando le había preguntado si él tenía algo que hacer, dijo que iba a preparar el contrato,  hacer el registro en la oficina pública, y hacer los arreglos para los muebles faltantes de la mansión. El contesto eso con rapidez.

— ¿No podemos dejar esas cosas para después?

Pregunte de nuevo.

— Lograr hacer que vivas confortablemente tan rápido como podamos, es muestro lema.

Bueno, viendo lo rápido que evadía el tema de mostrarme los alrededores del área. Supongo que debe estar muy aterrado por esta mansión embrujada.

Use la llave que obtuve de Saramas, pase por el jardín y fui directamente a la puerta de la mansión y la abrí.

Usando la lámpara que me dieron, empecé a encender todas las lámparas de la mansión habitación por habitación.

Había varias diferentes habitaciones que ascendían a más de 20 incluyendo la recepción, la sala y las recamaras. Además parecía que no había ninguna señal de personas viviendo en esta mansión, los muebles estaban amontonados.

— Como lo pensé, ya se fue…

Algo es extraño – algún tipo de sensación salió de mí. Por lo menos, no era necesario poner los muebles de esta manera y la tienda debería de entender eso al menos.

Había un balcón por fuera, cuando subí las escaleras para ir hacia el vi una alfombra roja extendida por todos lados, mientras la veía mostré una pequeña sonrisa.

A pesar de que la mansión se encontraba a las afueras de la ciudad, desde el balcón tenía una vista donde se podía ver la escena nocturna de la ciudad.

La luz se esparcía en el corazón de la ciudad, pero era hermoso en su propio sentido. Al mismo tiempo, podías sentir el rango de altura de este lugar.

Esta mansión originalmente era una propiedad muy cara, así que el paisaje debería tomarse en cuenta.

Se siente bien.

Esa noche, pase tiempo de calidad disfrutando el paisaje y tome un descanso en la habitación más esplendida que pude encontrar.

No estaba seguro si era porque la cama era muy grande que no podía dormir bien, pero parecía ser que ese no era el caso.

***

Al siguiente día, para cumplir mi cuota de entregar al menos una vaca de montaña al día, vague por los alrededores.

Puedo cazar más vacas de montaña y conseguir mucho más, pero como acababa de conseguir una mansión. Había muchas cosas que quería hacer. Había varios muebles que deseo remplazar también, y quiero conseguir cosas que necesito para mi vida cotidiana.

Por ejemplo, como no puedo dormir, quiero comprar una almohada y un futon.

Bueno, hay varias cosas que quiero hacer pero hay algo en especial que es importante para mí.

— Quiero contratar a una maid.

Fui a la firma de Saramas y él estaba ahí con una expresión preocupada.

— Una maid, ¿no es así?

— Si, una maid. Mantener ese lugar por mí mismo será imposible después de todo.

— Ya veo, entonces ese es el caso.

— A pesar de que es una mansión embrujada, ¿es realmente así de aterradora?

— Realmente no.

Saramas se puso un poco nervioso pero limpio su garganta en este momento.

— Déjamelo a mí, me encargare de eso. Si lo piensas con cuidado, vivir en una gran mansión solo, y no tener una maid que se encargue de ella es raro.

— ¿Puedes hacer también eso?

— ¡Por supuesto querido cliente!

Saramas parecía estar tomando un gran orgullo mientras decía eso.

Como se veía un poco diferente a antes, decidí molestarlo un poco.

— ¿En realidad hay alguna maid que quiera trabajar en una mansión embrujada?

— Respecto a eso, no se preocupe.

Saramas tenía una mirada seria en su cara, ser sorprendido porque su reacción no fue la que esperaba me hizo ver un poco perplejo.

— ¿Oh?

— No importa qué tipo de casa sea, si es una casa de un demonio asesino, mientras les paguen, deberían de haber una o dos personas que quisieran trabajar como maid.

— Ya veo, ¿Entonces eso significa que está bien?

— Ciertamente querido cliente, ahora dígame. ¿Qué tipo de maid tiene en mente?

— ¿Qué tipo eh? Déjame ver…

Lo pensé profundamente.

¡Necesito encontrar a una maid que se encargue de mi mansión! Era lo que tenía en mente, pero nunca pensé que tipo de maid era la que quería.

Hablando de maids, había maids capaces y otras que no lo eran tanto.

Una maid con una larga falda descarada quien pudiera completar las tareas perfectamente.

Una tonta maid con minifalda que llora cada vez que falla todas las tareas.

Cual sería mejor…

—…Una maid que pueda hacer apropiadamente las tareas ¿supongo?

— Ya veo, Una maid que posea talento para convertirse en la jefa de maids en un futuro ¿no es asi?

— ¿Jefa de maids eh? Si creo que eso es todo.

Imaginando eso me hacía sentir emocionado. Las maids obedecían a la jefa de maids. Y el jefe de la jefa de maids soy yo. Eso me hacía sentir extremadamente emocionado.

— Bueno entonces, buscare una maid que cumpla con los requisitos. Por ultimo…

— ¿Si?

— Entre una maid esclava, un mayordomo o una maid normal. ¿Cuál prefieres?

— Maid esclava.

Conteste inmediatamente.

Eso era para asegurarme que ella no se pusiera en mi contra.

***

— Y pensar que ellos tendrían una maid esclava. Ya veo como es…

Mientras paseaba por la ciudad recordé la última pregunta que me hizo Saramas.

Después de que salí de la tienda. Como era de esperarse, ellos no podían preparar a alguien para trabajar de inmediato hoy así que me dijeron que regresara mañana.

Con esto, de alguna manera termine la tarea de buscar una maid.

Ahora lo siguiente que necesito – eso fue lo que pensé. Pero antes de que lo supiera se volvió un enredo.

Entre sin previo aviso a una tienda cercana. Cerca de la esquina de la calle había un restaurant que parecía un poco exitoso.

— ¡Bienvenido a Purosu-tei!

Una mujer con delantal me dio la bienvenida.

— ¿Qué le gustaría ordenar?

— Err…

Mire hacia dentro de la tienda.

Había un menú, se veía un poco raro y no lo entendía del todo.

— No estoy muy seguro, ¿tienes algo que me puedas recomendar?

— Cliente, ¿Es acaso un viajero?

— ¿Parezco como uno? En realidad acabo de llegar aquí pero estoy pensando quedarme por un tiempo.

— Ya veo. Entonces ¿qué le parece arroz frito con vaca de montaña? Es famosa en esta ciudad donde la carne de vaca y el arroz cocido producen un buen aroma. Usualmente está limitado a 5 porciones, pero hoy hicimos más.

— ¿Por qué hicieron más hoy?

— Parece que hay un cazador habilidoso que llego a esta ciudad, así que la carne se volvió fácil de conseguir. Parece que el precio por la carne bajo un poco. Es algo muy bueno.

— Heh… así que es por eso.

Era un poco gracioso. Poblanamente la persona que menciono era yo. Cuando me lo dijo directamente así, de alguna manera me dio un poco de gracia.

— Bueno, en ese caso.

Ordene la recomendación que me dio.

Ahora que lo pienso, hice mis ingresos por cazar vacas de montaña. Pero ni una vez la he comido la carne de vaca de montaña.

— Este bien, arroz frito con vaca de montaña.

— Ahh… una porción grande.

— Está bien, una porción grande de eso.

La mujer se fue con una gran sonrisa en su cara y entro a la tienda. Después de un poco de espera, ella regreso con un gran plato lleno de arroz frito.

— Perdón por hacerlo esperar.

— Wow… se ve realmente delicioso. Po cierto ¿Cuánto cuesta?

— Serian 10 monedas de cobre.

— Aquí tienes…

Como no tenía monedas de cobre, saque una moneda de plata y la puse en la mesa.

— Moneda de plata ¿eh?

— ¿No es suficiente?

— No no no. Es lo contrario. Me pregunto si tenemos suficiente cambio para regresarle.

— ¿Oh no tienen suficiente cambio?

Parecía que ellos no tenían suficiente cambio, eso pasa siempre en las tiendas de convivencia también.

— Bueno entonces, con lo que queda del dinero, por favor traerme otro plato recomendado que tengas.

— ¿Está bien eso?

— Tráeme uno delicioso.

Diciendo eso, una vez más la mujer sonriendo brillantemente, tomo la moneda y regreso a la tienda.

Me comí el arroz frito.

— ¡¡¡DELICIOSO!!!

A pesar de que era solo una recomendación, era verdaderamente delicioso. De alguna manera tenía un sabor nostálgico a, restaurant. No, tenía un sabor casero. Cuando pensé en eso, la carne de vaca era verdaderamente suave y jugosa. Al momento de darle una mordida, el sabroso sabor dentro del jugo de la carne lleno mi boca.

Había devorado la comida. Como era realmente deliciosa, termine de comer en poco tiempo. Entonces ahora, el siguiente platillo recomendado debería de venir. Si eso es tan delicioso como esto, pediré la carne por separado.

Fue en ese momento cuando de repente pensé en algo.

— Es malo ahorrar incluso más monedas de cobre en esta ciudad.

Con mi sentido del oído súper desarrollado, mis oídos captaron algo sospechoso.

Conectado con el pequeño cambio de antes, enfoque mi atención a la dirección de la voz.

3 comentarios en “Kujibiki Tokushou: Masou Hāremu ken – Capítulo 4”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s