Chronicle Legion -Capitulo 1-

Invasión de Legions

Parte 1

Estudiante de segundo año de preparatoria. Hombre. Actualmente vive en Suruga dentro de la prefectura de Shizuoka en la región de Tokkaido.

Si tuviera que explicar quién es, las palabras anteriores son suficientes para describir a Tachibana Masatsugu, quien no era ni una celebridad ni un atleta de la élite nacional.

Dicho de manera simple, poniendo de lado ciertas idiosincrasias, Tachibana Masatsugu no era nada más que un estudiante ordinario de preparatoria.

Sin embargo,  el ordinario Masatsugu aún tenía sus propias ambiciones.

“Hablando del evento final que ocurrirá antes del final del segundo periodo, Taisei, ¿Sabes de qué hablo?”

“Por supuesto que hablas de los exámenes finales, Masatsugu-kun.”

“Te equivocas, hablo del concurso de belleza que se realiza en Diciembre, un evento que se lleva a cabo en el último día del festival escolar.”

“….”

El amigo de Masatsugu, Okonogi Taisei, reaccionó con un silencio algo parecido a estar consternado.

Ellos se encontraban ahora mismo en la cafetería del la Preparatoria Privada Rinzai. Masatsugu estaba tomando té verde en un envase de cartón, mientras que Taisei tomaba café en lata. La cafetería estaba siempre llena durante el receso para comer, pero ahora está algo vacía porque ya había pasado la hora de salida.

Como una nota aparte, Taisei tenía cabello castaño, teñido, y una cara cuyos rasgos hacen que se le pueda considerar guapo. Desafortunadamente, debido a su excelente comportamiento, combinado con un sentido común destacado, no era una persona particularmente destacara. Y ahora, Taisei habló tan amable como siempre, “Por cierto, Masatsugu-kun, escuché que vas a participar como miembro del comité ejecutivo del Festival Escolar, ¿es cierto?”

“Sí, entraré en lugar de Takeda quien se transfirió a otra escuela al final del primer periodo.”

Comparado con la postura y tono suaves de su amigo, Masatsugu parecía algo rígido.

Ocasionalmente, Masatsugu daría la impresión de algún tipo de samurái. Esto de hecho estaba en lo correcto pues la familia Tachibana ha servido a los Tokugawa como jikisan hatamoto en el pasado, es decir, samuráis al servicio directo del Shogún.

Aunque su temperamento no viniera de su linaje, si uno tuviese que clasificar a Masatsugu como duro o suave en una analogía, él era claramente la primera.

Masatsugu hablaba en tonos solemnes y su postura era rígida y recta. Nunca mostró falta de descanso, casi nunca contaba chistes y raramente rompía las reglas de la escuela. Como consecuencia, no tenía muchos amigos en clase.

Incluido Taisei, él tenía sólo 3 o 4 amigos cercanos.

Si se mirara en un espejo en este preciso momento, de seguro se vería como un hombre tenebroso con el ceño un poco fruncido.

De manera inesperada, contrario a su tan marcado temperamento, Masatsugu sacó de su mochila la lista de las participantes en el concurso de belleza.

“Para ser honesto, cuando recién empecé en el comité ejecutivo y fui asignado al certamen de belleza, se me hizo una molestia y pensé que no era la persona adecuada para eso. Sin embargo, después de echar un vistazo a las participantes que ya sea que hayan entrado voluntariamente o fueron nominadas por sus amigos…”

Masatsugu exploró el archivo.

Había aproximadamente 20 chicas planeando participar. Cada perfil incluía el nombre de la chica, foto de perfil, auto-presentación y foto en traje de baño. Había varias chicas lindas entre las candidatas compitiendo por ser la Miss Rinzai High.

Revelando una vacía e indiferente sonrisa, Masatsugu era la viva imagen de un maligno samurái homicida. (Qué miedo xD)

“Descubrí que esto de hecho no es tan malo… No, debería decir que lo estoy disfrutando. No me había dado cuenta durante los últimos años que —Puede que yo sea un chico al que le gustan un poco las chicas.”

“Supongo que sí. Yo tampoco lo había notado.”

“Me gustaría animar este concurso de belleza, pero desafortunadamente, no hay nadie lo suficientemente buena como para competirle a la favorita para ser reina, Matsuki-san.”

“Oh, hablas de la chica a la que quieren reclutar varias agencias de talento.”

“Quiero encontrar una o dos contrincantes por el primer lugar”

“Hey, Matsugu-kun, si vas a hablar con un rostro tan siniestro, ¿no crees que al menos deberías de sacar un tema relacionado al futuro de la nación? Como el aumento en varios impuestos el año que viene o los enormes tributos que Japón le paga a Roma para propósitos turbios.

Viendo a Masatsugu con sus brazos cruzados y una expresión solemne, su amigo trató de animarlo.

El padre de Okonogi Taisei trabaja en la rama de Shizuoka de la Agencia de Noticias de Tokkaido. Tal vez debido su entorno familiar, Taisei normalmente sacaría temas de interés social a discusión a pesar de ser un adolescente. Esta es probablemente la razón por la que encajó muy bien con el “extremadamente serio” Masatsugu.

A propósito, era apenas 1 de Octubre, aún faltaba algo de tiempo antes del certamen de belleza en Diciembre.

“Por cierto, Masatsugu-kun, ¿Vienes al dormitorio?”

“No, planeo ir a mi casa a hacer un poco de limpieza.”

“Es muy fácil que se acumule el polvo en una casa cuando no hay nadie viviendo en ella, supongo. Si estás de acuerdo puedo echarte una mano, resulta que estoy libre ya que no hay trabajo en el Consejo Estudiantil hoy”.

“Estoy feliz con que te ofrezcas a ayudarme. Muchas gracias.”

Taisei ocupaba el cargo y título de Vice-Presidente del Consejo Estudiantil.

Los modales eran algo esencial cuando tratabas con amigos cercanos. Después de que Masatsugu inclinara su cabeza como forma de gratitud, los dos dejaron la cafetería juntos.

La Preparatoria Rinzai estaba ubicada al este en las afueras de Suruga cerca de las montañas, algo lejos del centro de la ciudad.

De hecho, como su escuela era conocida como un lugar al que asistieron familias de prestigio, había muchos estudiantes que venían de muy lejos. La mayoría de estos vivía en los dormitorios y Masatsugu era uno de ellos. La casa de sus padres estaba ubicada en Suruga al igual que la escuela, pero él no tenía familia. Sus padres y abuelos habían fallecido y no tenía hermanos.

Gracias a la herencia y a la renta vitalicia por orfandad que le dejó su padre que fue un soldado, Masatsugu podía vivir sin preocupaciones financieras.

Pudo haber vivido por su cuenta en su casa, pero eligió la comodidad de la vida de dormitorio que incluía ayuda doméstica.

“Escaparse de la escuela por una vez, finalmente tengo esa fuerte sensación de estar ‘visitando la ciudad’.”

“Como la escuela se encuentra tan cerca de las montañas hay muy pocas residencias alrededor.”

La Ciudad Suruga estaba ubicada en una llanura costera de cara a la Bahía de Suruga.

De este lado era un pueblo regional muy discreto. Pero en el camino, había dos pequeñas montañas que sobresalen de manera ligeramente abrupta entre las demás con una elevación de aproximadamente 300 metros—Monte Udo y Monte Kunou— formando un área verde montañosa.

La escuela a la que asistían Masatsugu y Taisei se encontraba en el lado oeste del Monte Kunou.

Ambos tomaron el autobús al centro de la ciudad.

Esta ruta llevaba hacia el distrito comercial de cara a la Estación Suruga. En el camino, un camión militar los rebasó, iba con dirección a la escuela, probablemente de camino a la instalación militar conocida como Base Tutelar.

“¿Sabes? Tokugawa Ieyasu dijo una vez ‘El Castillo Kunou es la citadela interior del Castillo Sunpu.’”

“Castillo Kunou… ¿Te refieres al fuerte que solía estar en el Monte Kunou?”

“Sí, ahora solo es un montón de ruinas de lo que fue el castillo del cual ya casi no queda nada. Pero en su lugar está la Base Tutelar, algo parecido a un castillo por ahí cerca, entonces quiere decir que Lord Ieyasu tenía razón.”

Después de que Tokugawa Ieyasu dejara su posición como el Primer Shogún de Edo bakufu, él regresó a su pueblo natal en Suruga y construyó el Castillo Sunpu como su casa de retiro.

Ciudad Suruga era un lugar muy conectado al “Lord Divino” Tokugawa Ieyasu.

Mientras hablaban, el autobús los llevó a través de Ciudad Suruga. Había muchos distritos comerciales y oficinas cerca de la estación, pero aún así era mucho menos ajetreado que Tokyo. Era una ciudad regional idílica. Masatsugu y Taisei no se bajaron incluso cuando el autobús se acercaba a la estación.

El autobús continuó por alrededor de 10 minutos hasta que finalmente desembarcaron en una parada cerca del Río Abe.

Después de caminar por un vecindario residencial por 5 minutos, llegaron a la casa de Tachibana Masatsugu.

Era una casa de una planta construida al estilo japonés. La estancia principal tenía una sala y al menos 5 espaciosas habitaciones al estilo japonés. En adición, tenía un área de tierra. Tenía una magnífica puerta con un techo de paja.

Éste lugar era demasiado grande para que un estudiante de preparatoria lo limpiara solo.

Al abrir la antigua puerta de madera, Masatsugu miró hacia la entrada que estaba más adelante, no muy lejos. Frunció el ceño.

“…¿Hmm?”

Notó que la puerta de la entrada estaba abierta.

Él claramente había cerrado la puerta correctamente cuando vino el mes pasado a limpiar.

“¿Acaso un ladrón dejó la puerta abierta?”

“Voy a entrar a revisar. Espérame afuera.”

Señalándole al sorprendido Taisei que saliera, Masatsugu fue hacia la entrada por su cuenta.

Supuso que un intruso había dejado la puerta abierta, lo más probable es que un robo esté en progreso. Masatsugu no quería poner a su amigo en peligro. Taisei inmediatamente asintió y permaneció solo afuera.

Muy consciente de sus habilidades, el amigo de Masatsugu no protestó.

En vez de llamar a la policía, sería más eficiente dejar que Masatsugu confronte al criminal.

“… ¿Botas?”

Tan pronto como entró, Masatsugu dijo para sí mismo.

Había un par de botas de mujer bien ordenadas, aproximadamente llegaban a los tobillos y no tacones significativos.

Esto no era lo único sospechoso. Masatsugu sólo limpiaba su casa una vez por mes. Sin embargo, el corredor ahora estaba reluciente, era obvio a simple vista que había sido cuidadosamente tallado con un trapo húmedo.

Además, él podía oler la fragancia del incienso desde el interior de la casa—

Masatsugu se quitó sus zapatos y fue hacia el cuarto donde se encontraba el altar a Buda del cual provenía la fragancia. Mirando de cerca, encontró a una chica de rodillas ante el altar con sus manos juntas haciendo una oración.

Estaba vestida como una estudiante al estilo japonés con una hakama. Éste aspecto era muy común en la capital.

El hermoso cabello negro de la chica estaba sujetado con un listón escarlata. Ella estaba viendo los retratos de los fallecidos padres de Masatsugu—es decir, su madre que había pasado a mejor vida durante la infancia de Masatsugu y su padre quien había caído en batalla hace tres años.

La chica tenía alrededor de 15 o 16 años. Aunque quedaban algunos rasgos infantiles, su cara era muy hermosa y adorable.

Antes de que Masatsugu pudiera decir algo, la estudiante se dio la vuelta, quizás sintiendo la llegada de Masatsugu.

“Bienvenido a casa, Onii-sama. Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que nos vimos. 12 años, ¿no?”

La chica sonrió con ternura y saludó a Masatsugu. Sin embargo, Masatsugu no la reconoció. Hablando de eso—Después de pensar un poco en el asunto, él asintió y dijo, “Ya veo, tengo una hermanita perdida desde hace mucho tiempo, ¿es así?”

“No, te equivocas,”

“¿Entonces quién eres?”

Después de refutar tranquilamente la especulación de Masatsugu, ella dijo, “La relación de Hatsune con Onii-sama… Me pregunto, ¿Cuál es la mejor manera de decirlo?”

“Eras una amiga de la infancia que solía vivir cerca, entonces, ¿Me llamas hermano mayor para reflejar la diferencia de edad?”

“Te equivocas de nuevo. Ser amigos de la infancia o parientes cercanos sería algo fácil, pero la verdad resulta ser algo más delicado que eso, lo que hace esto muy difícil de explicar para mí. Déjame ver, nuestra relación es un poco más lejana que de primos.”

ChronicleLegion_01_BW02.jpg

“Entonces algo así como primos segundos o un tipo de pariente lejano, ¿Cierto?”

“Sí, correcto, algo así. Estoy segura que podrás encontrar el vínculo si buscas en el árbol genealógico detalladamente, pero eso sería mucho trabajo así que solo te llamaré ‘Onii-sama’ directamente.”

“Definitivamente, referirme a ti como “posible pariente lejana” sería una molestia también.”

“Cierto, ¿No? Esto es lo que ambos decidimos hace mucho tiempo, fufufufufu.”

Masatsugu conversaba con la intrusa en el cuarto del altar budista cuyo piso estaba cubierto por un tatami.

La chica sonriente mantuvo su postura formal sentada en seiza[1], entonces Masatsugu se sentó de la misma manera frente a ella también. Esta chica aparentemente era un pariente cuyo primer nombre era Hatsune, pero Masatsugu no había recolectado información del todo así que continuó indagando.

“¿Cómo te llamas? Quiero saber tu nombre completo.”

“¡Oh, eres terrible Onii-sama! ¿Te olvidaste de mí verdad? No puedo creer que te olvidaras de Tachibana Hatsune, quien pertenece al mismo clan que tú, eso es algo terrible de tu parte.”

La señorita Tachibana Hatsune empezó a lloriquear como lo haría un niño. Masatsugu inclinó su cabeza como disculpa.

“Vivíamos muy cerca cuando íbamos al jardín de niños y jugábamos juntos todo el tiempo.”

“¿En serio? Entonces déjame preguntarte algo, hermanita—Perdón, quise decir Tachibana Hatsune-kun.”

“Siéntete libre de llamarme como prefieras. Adelante, llámame ‘hermanita’.  No me molesta en absoluto”

“Entonces te llamaré Hatsune. ¿Hay algún otro tipo de relación especial entre nosotros dos? Como una vieja promesa de matrimonio o ligeros sentimientos de amor entre los dos.”

“¿Sentimientos de amor?”

“Sí, de hecho, he estado pensando mucho últimamente. Como si una chica fuera a caer de repente del cielo y se me declare o una prometida de la infancia pueda aparecer de la nada”, dijo Masatsugu de manera vacilante.

Hatsune juntó sus palmas con un aplauso enfrente de él y le contestó, “He leído historias de ese tipo también. En la ‘Weekly Shounen Junk’ o ‘Shouko Margarita’.”

“Puedes encontrar cosas similares en muchas novelas ligeras y juegos de simulación de amor dirigidos a adolescentes.”

“¿Es ese el tipo de cosas que disfrutas, Onii-sama?”

“Eché un breve vistazo cuando un amigo me los recomendó hace un tiempo. Gracias a esas historias, hay noches en las que me siento dolorosamente consciente de lo terriblemente solitario que es el estar soltero.”

“¡Ya veo, pobre cosita!”

“Por eso quería preguntar sobre nuestro pasado.”

“Sí, entendido. ¡No hay absolutamente nada parecido en nuestro pasado!

“Que noticias tan tristes…”

Aunque Hatsune lo negó totalmente, Masatsugu ni se inmutó.

“No hay nada que hacer, el pasado no se puede cambiar. Oh, pero ya recuerdo. Creo que tú me propusiste matrimonio cuando éramos niños.”

“¿Entonces por qué dijiste ‘absolutamente nada’ justo ahora?”

“Lo siento, soy descuidada a veces.”

“Ya veo, parece que ese es el caso.”

“Hay más. Esto es lo que respondí: “Consideraré seriamente tu oferta si cuando crezcas te haces tan fuerte como un luchador de sumo de rango yokozuna.”[2]

“¿Por qué un luchador de sumo de rango yokozuna?”

“Me gustaban los hombres fuertes como yokozunas, luchadores campeones de todo-está-permitido o maestros lethwei[3]. De hecho, me siguen gustando, ¿sabes?”

“Puedo sentir un tipo de obsesión con tu último ejemplo…”

Myanmar en el sudeste de Asia era actualmente parte del Imperio Romano Oriental. Masatsugu estaba impresionado que Hatsune mencionara un arte marcial legendario de ese lugar. Él empezó a corroborar su elegibilidad.

Estatura promedio de 175cm, complexión delgada prácticamente sin grasa.

Había estado haciendo ejercicio, más o menos, pero no era un ‘macho man’ con músculos enormes.

“Parece que mi entrenamiento dirigido a buscar mi felicidad futura ha fallado.”

“El primer amor de la infancia nunca da frutos, Onii-sama.”

“Por cierto, Hatsune, ¿Por qué viniste a mi casa?”

“Vine a darle mis respetos a mis fallecidos tío y tía. Es sólo de buenos modales el saludar cuando visito mi pueblo natal, pero me disculpo por venir sin tu permiso.”

“Si mi memoria no me falla, cerré con llave.”

“No te preocupes, tengo muchos recursos. Abrir ese tipo de cerradura sólo me toma 60 segundos.”

Hatsune sacó el pecho, orgullosa. Dejando de lado su cara infantil, era extremadamente voluptuosa. Luego metió su mano en su bolsa que estaba en el suelo de tatami.

Sus delgados y pálidos dedos sacaron un broche para el cabello que había sido  deliberadamente moldeado en forma de aguja.

“Quieres decir que usaste esa cosa para forzar la cerradura de la entrada…”

“Así es como abrí la puerta y entré.”

“Entonces quien limpió la casa también fuiste…”

“Noté que la casa estaba un poco desordenada, así que ayudé a limpiarla.”

“Eso pensé. Gracias. Pero sí sabes que ahora mismo  fuiste atrapada en el acto de allanamiento, ¿verdad?”

“Eres tan malo, Onii-sama. Soy como una hermana pequeña para ti. ¡El allanamiento no aplica para la familia!”

“Yo no estaría tan seguro. Eso sería principalmente decisión del juez.”

“Huh, ¿En serio?”

“… Disculpen, Masatsugu-kun y Tachibana-san.”

La respuesta calmada de Masatsugu hizo que Hatsune retrocediera en sorpresa. Habiendo llegado al cuarto del altar budista sin ser detectado un tiempo antes, Taisei los interrumpió.

Taisei debió haber venido a observar la situación después de oír el sonido de la conversación.

Él dijo con delicadeza, “La puesta de sol llegará pronto si su acto de comedia sigue sin un hombre recto que controle las cosas.”

Como sea, éste fue el encuentro entre Tachibana Hatsune y Masatsugu—O mejor dicho, su reunión.

 

 

Parte 2

A principios de Octubre, la Preparatoria Rinzai recibió una nueva estudiante de intercambio proveniente de la capital, Tokyo.

Ella era recatada y adorable, al mismo tiempo extrovertida y alegre, de conducta virtuosa y a su vez pura e inocente. Tal era su belleza que uno podría usar cada recurso literario para adornarla a ella—Una hermosa doncella prácticamente amada por todos en la escuela.

La nueva diosa del campus llevaba por apellido Tachibana al lado del nombre Hatsune.

Según se dice, ella era una señorita muy bien criada proveniente del clan Tachibana, una prestigiosa familia samurái de cierto renombre en Ciudad Suruga, y ha servido en el Palacio Imperial en Tokyo para aprender todo tipo de reglas de etiqueta…

“¡Todo  el mundo dice eso de mí! Es problemático. ¡Esa clase de comentarios solo acertaron en 6 de 7 cosas!”

“En otras palabras, ¿Casi un 85% de precisión? Creo que la imagen que tienes de ti misma está sobrevalorada.”

A pesar de haber dicho que era problemático, Hatsune se miraba algo contenta. Cuando Masatsugu intentó advertirle a Hatsune, Taisei también asintió y concluyó, “Si una chica que encaje con esta descripción de verdad existiera, ella se habría convertido en una idol nacional desde hace mucho tiempo.”

“Sheesh. Onii-sama y Taisei-san, ¡Están demasiado obsesionados con los números!”

Siendo mofada por Masatsugu y Taisei, Hatsune refunfuñó molesta.

Durante la hora del almuerzo, los 3 estaban comiendo en la cafetería. El día después de visitar la casa de Masatsugu, Hatsune se había transferido a la Preparatoria Rinzai.

Como alguien de primer año, Hatsune era kouhai de Masatsugu quien cursaba el segundo año.

Mientras comían el especial del día, chuleta de jamón, Taisei dijo, “Déjame adivinar. Todos están exagerando sobre el detalle de ‘una doncella muy bien criada que frecuentaba el Palacio Imperial’ y proyectan sus fantasías en ti, dando como resultado la ilusión de una idol escolar.”

“T-Taisei-san, a veces realmente hablas sin delicadeza alguna…”

“No dejes que te moleste, Hatsune. Taisei no lo dice con mala intención, él simplemente disfruta analizar las cosas de esta forma. Todo lo que hizo fue compartir sus deducciones.”

Después de esas palabras de conciliación que no arreglaron totalmente la situación, Masatsugu tomó una bola de arroz y le dio una mordida.

Él había comprado una bola de arroz de ciruelas en escabeche en la tienda de snacks. Esto era su almuerzo completo. Él no era de hecho alguien que comiera poco, pero tenía un extraño hábito natural que lo hacía sentirse incómodo a menos que comiera almuerzos humildes que sólo lo dejaran un 60% lleno.

“Cuando mencionaste cualidades como ‘recatada’ y ‘adorable’ o ‘extrovertida’ y ‘alegre’, creo que sí va de acuerdo con tu autoproclamado 85% de precisión.”

“¿De verdad? ¡Estoy tan feliz, Onii-sama!”

“Aunque lo de ‘conducta virtuosa’ o ‘idol escolar’, yo diría que nos olvidemos de eso…”

“¡D-Deberías haberte guardado ese comentario para ti mismo, Onii-sama!”

Alternando entre alegría y desesperación, Hatsune estaba comiendo su almuerzo compuesto por atún crudo sobre una cama de arroz de sushi, una ensalada de alga, mini udon así como carne y puré de papa.

Esto era un apetito ciertamente abundante para una chica. Naturalmente, Hatsune no se abalanzó sobre su comida como lo haría un chico maleducado.

Sonriendo alegremente, saboreó cuidadosamente cada platillo.

Era obvio a simple vista que ella disfrutaba sinceramente de su almuerzo.

“Sin embargo, tu familia debe tener un estatus extraordinario para que hayas tenido acceso al Palacio Imperial.”

“Esta es la primera vez que lo escucho también. Anteriormente, sólo sabía que nuestros ancestros fueron samurái al servicio directo del shogunato.[4]

“Nuestro clan meramente tiene un título vacío sin riqueza alguna. Afortunadamente, somos valorados por nuestras habilidades y coraje, lo cual nos ha permitido tratar con la clase alta.”

En tiempos recientes, no había nadie más famoso como ejemplo de un samurái al servicio de la alta sociedad que Yamaoka Tetsushuu.

Un maestro espadachín y calígrafo de renombre, había servido en la era Bakumatsu como vasallo del shogunato, luego como criado de la familia imperial después de la Restauración Meiji. El clan Tachibana debe tener individuos con habilidades similares.

“Mi padre me encaminó a ser una buena dama de honor en entrenamiento, a que aprendiera etiqueta y cómo tratar con la alta sociedad, todo como un trabajo de medio tiempo después de la escuela.”

De hecho, el manejo de los palillos de Hatsune durante la comida era muy bueno.

Sentada en la silla de la cafetería, su postura era derecha. Aunque ella era una chica muy amigable y fácil de tratar, su comportamiento denotaba una excelente crianza.

“Entonces como se esperaba, ese rumor resulta estar relacionado al hecho de que estás recibiendo trato especial, ¿No, Hatsune-san?”

“¿Trato especial? ¿A qué te refieres?” Preguntó Masatsugu con curiosidad, incitando a Taisei a que se explique de inmediato.

“Uh, básicamente el uniforme de Hatsune-san.”

“¿Acaso está prohibido? Éste viejo estilo de uniforme escolar femenino está aprobado en todas las escuelas de Tokyo. No hay nada en las reglas de la escuela que lo prohíba tampoco.”

Al igual que antes, Hatsune estaba vestida con un estilo retro, como en el manga de Haikara-san.

Esta combinación de meisen kimono con una hakama[5] era el look de la estudiante femenina en los tiempos de la Segunda Guerra Mundial.

“Hay una onda retro de moda por ahí recientemente y me gustó mucho después de probarla.”

“Desafortunadamente, esto cuenta como un uniforme modificado que no ha sido reconocido oficialmente. Sin embargo, la escuela ha dado su consentimiento tácito ya que no te han dado una reprimenda, Hatsune-san.”

Cinco días han pasado desde que Hatsune se transfirió, así que la excusa de no tener un uniforme ya no está justificada. Taisei continuó.

“Durante estas raras fechas de Octubre, ¿Podría ser que la razón por la que te mudaras desde la capital esté relacionada con ‘cierta persona importante’ viniendo a Suruga?”

Hatsune se estremeció. Parece que la suposición de Taisei dio en el clavo así que Masatsugu le preguntó a su amigo, “¿A quién te refieres?”

“De acuerdo a los rumores, una princesa de la familia imperial—Shiori-sama, una hija de alta cuna nacida en la Casa Fujinomiya—ha dejado recientemente la capital para venir a Suruga, el pueblo natal de su fallecido padre.”

“¿Una princesa de la Casa Fujinomiya…?” Preguntó Masatsugu, rompiendo se la cabeza pensando en el nombre poco familiar. “Cierto, aparte de la actual emperatriz—Su Majestad Teruhime—yo nunca he escuchado el nombre de alguien más en la familia imperial.”

“Los miembros de la realeza en ciertos países tienden a tomar parte de eventos públicos o en la diplomacia, pero parece ser distinto en Japón.”

Debido a ciertas circunstancias, Masatsugu carecía ligeramente de lo que podría considerarse conocimiento común. Muy consciente de esto, Taisei explicó pacientemente cada detalle.

“Su nombre y la información acerca de ella han sido revelados al público hasta cierto punto, pero no hay fotos. Los medios de comunicación tienen prohibido hacer reportajes sobre ella del mismo modo que lo hacen con las celebridades, así que las políticas de privacidad son muy estrictas.”

Antes de la Segunda Guerra Mundial, cuando Japón aun era “El Gran Imperio de Japón”, incluso las familias ordinarias tendrían retratos de las personas de alta sociedad, pero ahora la situación se ha revertido por completo.

Después de la derrota en la guerra, Japón había sufrido cambios monumentales.

El Japón original se transformó en el Japón Imperial, un país que adoraba a la bestia sagrada parecida a un Dios Lord Tenryuu[6] como su deidad guardián.

Hoy en día, ha sido la emperatriz—La sacerdotisa cuyo destino se entrelazó con Lord Tenryuu—quien ha dirigido la nación de Japón.

“Shiori-sama ha estado estudiando de intercambio en Roma hasta hace poco, así que esa es probablemente una de las razones. En adición, esto que tanto han llamado estudiar de intercambio es realmente más cercano a ser un rehén.”

“Una herramienta de relaciones diplomáticas, en otras palabras.”

“Quizás, cansada de esa vida empapada de política, ella tiene la esperanza de vivir su vida en un lugar pacífico… Esto es lo que oigo de vez en cuando.”

El padre de Taisei trabajaba en una agencia de noticias, como su hijo, Taisei trabaja ahí de medio tiempo siempre que tiene un descanso en el trabajo del consejo estudiantil. Él normalmente consigue información privilegiada ya sea en su casa o en el trabajo.

Mientras tanto, Hatsune tosió levemente y dijo, “Ahem, en cualquier caso, la razón por la que volví es ultrasecreta. Onii-sama, ¿podrían los dos no empezar ningún rumor extraño? ¡Por favor!”

La idol de la escuela (tentativamente) de manera simple le advirtió a Masatsugu con una expresión fría sin la más mínima intención de negar nada de lo que dijeron anteriormente, aparentemente.

Unos cuantos días pasaron. Los rumores acerca de la misteriosa princesa, Fujinomiya Shiori eran el tema de conversación del pueblo. Al igual que Taisei, incontables personas discutían información acerca de ella.

La princesa que había vuelto de Roma Oriental estaba a punto de volver a su ancestral pueblo natal de Ciudad Suruga.

Masatsugu también oyó chicas en su clase discutiendo la historia de “El Regreso de la Princesa”.

Sin embargo, nadie sabía nada a detalle acerca del pasado de Shiori.

Había una escasez de información… Sólo los hechos simples, que era una joven princesa, actualmente de 16 años de edad, mientras que su madre era la hermana menor de la segunda emperatriz.

“Hatsune, ¿cómo es la princesa como persona?”

Después de la escuela, Masatsugu le preguntó a su pariente quien de casualidad iba de camino a casa junto a él.

Masatsugu vivía en el dormitorio de los chicos a 20 minutos de la escuela yendo a pie. Hatsune vivía en el dormitorio de las chicas en la misma área.

Su padre, Tachibana Genzou, actualmente seguía en Tokyo.

Su lugar de trabajo era en la villa imperial de la Casa Fujinomiya—En otras palabras, Hatsune estaba aquí sola en un encargo de trabajo.

“La princesa es muy bonita e inteligente también… Espera, ¿por qué me preguntas eso, Onii-sama? No es como si yo tuviese la oportunidad de estar particularmente cerca de VIP’s como ella.”

Notando la ligera indiscreción de su prima lejana, Masatsugu presionó.

“Taisei cree que volviste para servir como la dama de compañía de la princesa para atenderla todos los días, ¿es eso cierto?”

“¡La la la! No puedo oírte. ¡Onii-sama! ¡Hablemos de otra cosa!”

Como se esperaba, la inocente Hatsune no era buena ocultando cosas. Ella cambió el tema a la fuerza.

“¿Sigue abierta la vieja tienda de dulces que solíamos visitar juntos? ¿Quieres ir a revisar ahora mismo?”

“Tienda de dulces huh…”

“¿Cerró? ¿O no puedes recordar?”

“A decir verdad, no puedo recordar nada en lo absoluto.”

“Sheesh, Onii-sama. Así que no sólo te has olvidado de mí.”

“Tienes razón. Déjame ser honesto contigo. Perdí mi memoria hace dos años, así que no puedo recordar nada antes de eso en absoluto.”

“¿Huh?”

La confesión repentina de Masatsugu hizo que Hatsune saltara de sorpresa. Él ni se inmutó.

“Dicen que me caí por las escaleras y que tuve una violenta concusión[7], la cual resultó en amnesia.”

“E-entonces acerca de tus padres—“

“Los olvidé también. Por fortuna, aún sé cómo se ven gracias a las fotos en el cuarto del altar budista.”

Después de la pérdida de memoria de Masatsugu, sus familiares en el área cuidaron de él.

Inicialmente, el amnésico Masatsugu pasó sus días en aturdimiento. Aquellos parientes le dijeron como era “Tachibana Masatsugu como persona” y le enseñaron habilidades básicas para vivir.

Fue todo gracias a esos familiares que ahora ere capaz de manejar la vida en la preparatoria.

La Amnesia no se sentía particularmente problemática, pero el intentó recordar apropiadamente cosas acerca de sus padres al menos… Por mucho tiempo, éste pensamiento ha estado ocupando la mente de Masatsugu.

Paralizada por un momento, Hatsune después asintió lentamente y dijo, “Ya veo… Así que por eso mi padre lo dijo de esa forma.”

“¿Qué fue lo que dijo tu padre?”

“Hace unos días, me llamó por teléfono y dijo que vendría pronto a Suruga para explicar algo importante acerca de ti, Masatsugu onii-sama.”

El padre de Hatsune trabajaba como algo parecido a un mayordomo en el territorio Fujinomiya.

Masatsugu nunca lo conoció. Más precisamente, Masatsugu nunca lo conoció en los últimos 2 años. Quizás el padre de Hatsune había oído algo acerca de él de parte de otros familiares—Masatsugu se quedó pensando profundamente…

De repente Hatsune murmuró, “¿P-Princesa? ¿Qué haces aquí en la escuela?”

Masatsugu volteó a donde mismo que Hatsune. Estaban cerca de las puertas de la escuela y una chica acababa de entrar desde fuera.

Probablemente no era nativa japonesa debido a sus ojos azules y su cabello platinado, la joven doncella era toda una impactante belleza. Caminando con gracia, se acercó a los dos de manera decisiva.

“¿Conoces a esa chica, Hatsune?”

“¡D-Deja de hablar tan grosero! Ella es Shiori-sama, la princesa a la que sirvo, en otras palabras. ¡Tenemos que recibirla con cuidado!”

“¿Qué?”

La chica con el cabello brillante sonrió cordialmente al perplejo Masatsugu y a la aterrada Hatsune.

La princesa noble del Japón Imperial, Fujinomiya Shiori. Sin embargo, esta chica poseía un cabello rubio platinado que no pertenecía a aquellos con ascendencia japonesa—

Además, Masatsugu notó algo inusual.

Por alguna razón, la princesa estaba vestida con el uniforme femenino de la Preparatoria Rinzai.

Hatsune se apresuró al lado de la princesa antes de que él pudiera encontrar una respuesta. La señora y su dama de compañía personal empezaron a murmurar.

“Lo siento, Onii-sama, ¡Pero salió un imprevisto y tengo que irme ya!” Hatsune se despidió de Masatsugu de forma enérgica.

La belleza de cabello rubio platinado a su lado asintió elegantemente a Masatsugu antes de tomar su camino. Naturalmente, Hatsune la siguió.

Las dos se dirigieron hacia el edificio escolar de la Preparatoria Rinzai.

Parte 3

La noticia de la llegada de la princesa imperial se propagó por las calles de Suruga como un incendio forestal.

El tan rumoreado personaje por fin estaba haciendo su aparición. Además, los propósitos de su visita no eran turísticos.

“Quizás pueda ser convocada de vuelta a la capital algún día… Pero personalmente, deseo hacer de éste lugar mi hogar a largo plazo.”

Ella había venido para quedarse, en vez de una corta estadía.

Éste fue el comunicado oficial que hizo la princesa Fujinomiya Shiori durante una entrevista con la estación de televisión local.

Era una costumbre para los miembros de la familia real el abstenerse de aparecer en público para así evadir riesgos innecesarios—La única excepción siendo la emperatriz quien fungía como la figura materna de la nación.

Pero esta vez, Shiori apareció en los medios intencionalmente.

El mismo día en que llegó a Suruga, apareció en un programa local de noticias que no se transmite nacionalmente compartiendo sus puntos de vista con la conductora, una mujer en el inicio de sus 30’s.

Esta entrevista 1 a 1 tuvo lugar en un cuarto de hotel.

La conductora preguntó por qué había venido a Suruga después de concluir sus estudios en el Imperio Romano Oriental como estudiante de intercambio.

“Fui invitada por Roma cuando tenía 12 años y aprendí muchas cosas ahí… Sin embargo, difícilmente puedes llamarlo una vida estudiantil normal, después de todo. Deseo entrar a una preparatoria en un lugar callado y pacífico, como una manera de obtener algún tipo de experiencia social.”

La entrevista se transmitió alrededor de las 6pm y tuvo una audiencia del 60% en la mayor parte de la región de Suruga. Durante el programa, la conductora de la televisora local nerviosa llevó a cabo la entrevista con recelo.

“Y el lugar que elegiste para esto es—“

“En efecto, Suruga es el pueblo natal de mi difunto padre. Decidí mudarme a Suruga luego de regresar a Japón porque quería empezar una nueva vida aquí. Quizás al hacerlo pueda causarle un inconveniente a los residentes, en cuyo caso les ruego a todos que me disculpen de antemano.”

“Su Alteza, ¿Le molestaría si le pido que nos hable sobre su cabello…?”

“En verdad, el color de mi cabello es natural.”

La princesa Shiori tenía una cabellera brillante de color rubio platinado. Había una belleza misteriosa en ese color, uno que no pertenecía a alguien que fuese de ascendencia pura japonesa.

“Como mucha gente ya sabe… La primera emperatriz, Su Majestad Himiko, llamó al espíritu sagrado de Lord Tenryuu para que la poseyera. Mientras se encontraban en estado de divina unión, ella dio a luz a dos princesas gemelas, quienes fueron respectivamente la segunda emperatriz, Toyo-sama, y mi madre, Su Alteza Fujinomiya—“

Esta anécdota era idéntica a la del nacimiento del mesías, Jesucristo, de la Virgen María, Madre de Dios.

Las sacerdotisas que servían a Lord Tenryuu y al resto de las bestias sagradas producirían descendencia a través de partenogénesis usando la energía espiritual de sus compañeros.

La princesa Shiori acarició su cabello gentilmente y reveló una sonrisa levemente perturbada.

“Las familias de la realeza en varias naciones donde se adora a las bestias sagradas nacieron todas de la misma manera. Una peculiaridad de esos linajes es que sólo se conciben chicas. Hay otro fenómeno que aparentemente nadie comprende… Cada cierto tiempo, un bebé como yo nace.”

“¿Puedo pedirle que lo explique de una manera más sencilla?”

“Mi cabello es del mismo color que el de mi abuelo, ¿Estás de acuerdo?”

Lord Tenryuu era un dragón gigante platinado cuyo cuerpo tenía el mismo brillo que el cabello de Shiori.

La conductora comprendió la implicación y asintió vigorosamente. “En otras palabras, Shiori-sama, hay un parecido particularmente grande entre usted y su abuelo… ¿Esa sería la forma correcta de decirlo?”

“Fufufufu, supongo que sería una manera de decirlo.”

Esta entrevista llevaba al aire aproximadamente media hora.

Durante este tiempo, la princesa había respondido con fluidez, expresando sus puntos de vista con claridad. Además, permaneció sonriendo con elegancia todo el tiempo, demostrando el carácter noble de una princesa en su totalidad.

… La transmisión del programa causó un gran efecto.

Al inicio del día siguiente, la popularidad de Fujinomiya Shiori se disparó dramáticamente entre la población de Suruga.

“Supongo que no lo hizo a propósito, pero fue definitivamente muy efectivo.”

El buen amigo de Masatsugu, Okonogi Taisei, estaba impresionado también y dijo, “La princesa aceptó hacer una entrevista de televisión ya que los rumores sobre ella se estaban saliendo de control. Usando sus propias palabras, de manera perfecta explicó sus motivos para venir a Suruga. Por sí mismo esto ya es suficiente para estampar en otros esa imagen de ‘joven pero confiable’. Además, como una hermosa joven rubia ella ya daba un impacto visual masivo.”

“Definitivamente”, asintió Masatsugu. En solo unos pocos días, Fujinomiya Shiori avanzó de “una princesa desconocida” a “la princesa local conocida por todos los habitantes de Ciudad Suruga.”

“Si esto fuera intencional, ella sería una muy buena manipuladora.”

“Jajajaja, lo dudo. Todo mundo simpatiza con la princesa que fue enviada a Roma como rehén, así que es natural que la vean con buenos ojos. Ella ya ha asegurado un apoyo firme de parte de la gente mayor. De la generación joven también—“

Al menos en la Preparatoria Rinzai donde Masatsugu estudiaba, Shiori ganó una popularidad arrasadora.

La princesa declaró de manera explícita que quería entrar a una preparatoria en Suruga. La Preparatoria Rinzai era donde se esperaba que ella se inscribiera.

Lo más sorprendente de todo, es que tenía la intención de mudarse a los dormitorios para estudiantes.

El viernes de la inminente llegada de la princesa Shiori, Masatsugu fue interceptado por su prima lejana.

“Naturalmente, no podemos permitir que la princesa viva en un cuarto ordinario.”

Hatsune finalmente admitió ante Masatsugu que ella era la “dama de compañía personal de la princesa.”

Usando el tiempo de la mañana antes de trasladarse a la escuela, estaban hablando en el área de dormitorios.

“Por eso es que le pedimos a la escuela un edificio de dormitorios que no estuviera en uso. Empezando esta noche, la princesa y yo nos quedaremos aquí.”

“Correcto, por eso es que había obreros remodelando el lugar hace poco…”

Masatsugu y Hatsune estaban parados enfrente del “Dormitorio Lirio Negro” el cual fue asignado exclusivamente a la princesa.

Con la disminución de alumnos de intercambio, el lugar no había sido usado en los últimos 5 años. Gracias a una rápida remodelación, su apariencia exterior se había vuelto algo elegante.

Por otra parte, fue apenas hace dos días cuando la princesa apareció ante Masatsugu.

Esa noche, la entrevista había salido por televisión. Al día siguiente, Su Alteza Shiori había visitado la administración de la ciudad para reunirse con el alcalde de Ciudad Suruga.

El día de hoy era viernes y la princesa empezaría a asistir a clases el próximo lunes.

Masatsugu se sintió impresionado por la agenda tan eficiente de la princesa.

Hatsune le dijo, “Por cierto, Onii-sama, ¿Podrías acompañarme después de la escuela hoy?”

“No me importaría hacerlo pero… ¿Cuál es la razón?”

Hoy después de la escuela sería parte del preciado fin de semana, el cual incluía el tiempo después del final de las clases del viernes, así como sábado y domingo.

Sea como fuese, Masatsugu no tenía algún plan en específico para salir, así que aceptó fácilmente la invitación de Hatsune.

Sin embargo, Hatsune procedió a sorprenderlo con lo que dijo después. “La princesa te convoca, Onii-sama.”

“¿Yo? ¿Convocado por la princesa?”

Ni en sus sueños más salvajes él se esperaba que Hatsune le pidiera reunirse con la princesa.

Cuando Hatsune reveló el lugar de la reunión, Masatsugu quedó aún más confundido.

“¿El fuerte tutelar en Nihondaira…?

La confusión de Masatsugu estaba a tope. No tenía idea del porqué le pidieron ir a tal lugar.

Yendo hacia el este en automóvil desde la Preparatoria Rinzai te lleva hasta la zona montañosa formada por el Monte Udo y el adyacente Monte Kunou. La región alrededor de la cima del Monte Udo era conocida como ‘Nihondaira’, la meseta más alta en la región.

Un fuerte tutelar estaba ubicado ahí—Por ejemplo. La base militar de Suruga.

Además, no era una base ordinaria. Servir de ‘alcaide’ (el nombre de una posición en cargo de administrar un castillo y sus alrededores en el nombre de un señor feudal) en un fuerte tutelar era el trabajo de un Chevalier.

El tal Chevalier era una persona con la habilidad de invocar poderosos Legions, soldados gigantes alados. También eran comandantes quienes hacen pelear a sus tropas en el frente de batalla.

Pelear en nombre de su ejército y la nación, tomaban un riesgo y responsabilidad incalculables.

Por consiguiente, los Chevaliers recibían todo tipo de honores y trato privilegiado. Eran héroes respetados en el ejército y oficiales de alto rango en la cima de la cadena de comando. Aquellos que obtuvieran el rango de Chevalier recibirán salarios generosos y serán tratados como la nobleza en la sociedad civil.

En efecto, los fuertes tutelares eran las bases donde los Chevaliers y sus Legions operaban.

… Así empezó el día en el que la vida de Tachibana Masatsugu cambió dramáticamente.

Parte 4

A bordo del Tintagel, un destructor Tipo 27 de Clase A…

Ésta era la recientemente construida nave militar que había entrado bajo su comando hace 2 meses.

La nave tenía una longitud total de 183m y un desplazamiento con carga de 15,000 toneladas. Su cuerpo era aerodinámico resultado de la aplicación de diseños furtivos. El sistema de control de armas anti-aéreas, el Evil Eye, estaba vinculado a ella por ondas noéticas y control. El reactor de fluidos instalado que usaba fluido ectoplásmico artificial no sólo servía como fuente de poder sino que también facilitaba el uso de poderes místicos esenciales para desplegar a los soldados gigantes alados que eran los Legions.

En otras palabras, la funcionalidad de esta nave la convierte en un carguero para las armas principales de la era moderna, los Legions.

Éste barco se llamaba el Tintagel y pertenecía a la Flota del Lejano Oriente  de las Fuerzas Imperiales Británicas—

“Buen día, mi señora. ¿Cómo se encuentra hoy?” Dijo Sir Grayson, el capitán de la nave.

Ella—el auto-sostenible espíritu noético, la genio Morrigan—contestó enviando ondas noéticas.

(Buen día… Capitán. Estatus… Bien. Ahora, iniciar posesión.)

Morrigan había transmitido ondas noéticas para responderle al capitán, Sir Grayson.

Con el rango de teniente coronel, Sir Grayson era un caballero mayor, sin embargo su respuesta tardía no se debía a un problema del oído.

Los humanos sin aptitudes noéticas tienen dificultad al escuchar los contenidos de las ondas noéticas.

Para manejar éste problema, Morrigan inició el proceso de posesión.

Lo que poseía era una muñeca que usaba regularmente. Sentada en una mecedora en el primer cuarto de operaciones del Tintagel estaba una muñeca con la apariencia de una chica, de aproximadamente 150cm de estatura—

La apariencia de la muñeca era la de una niña de doce o trece años de edad, con una cabellera rubia ligeramente rizada que le llegaba al hombro.

Esta muñeca fue ensamblada exquisitamente a pesar de que su piel pálida fue hecha de porcelana dura mientras que sus ojos azules eran de vidrio. Sus uñas color rosa fueron pintadas usando un tinte extraído de Nitidotellina nitidula, un tipo de crustáceo.

La piel no sólo sonaba cuando le dabas unas ligeras palmadas sino que también había vasos sanguíneos debajo de la misma.

Vasos sanguíneos de plástico se extendían por todo el cuerpo, llenos de sangre azul, el fluido ectoplásmico artificial que también servía para darle energía a los Legions. Morrigan infuso el líquido junto con parte de su espíritu.

(Dividir espíritu, posesión… Completada. Despertar inminente.)

La sangre azul dentro de los vasos sanguíneos de la muñeca empezó a fluir.

Fluido ectoplásmico artificial, el cual podía también ser usado como combustible para sistemas de generación de poder de fluidos, hicieron que un milagro ocurriera en esta pequeña muñeca, convirtiéndola en el avatar de Morrigan.

… Habiendo poseído a la muñeca, Morrigan lentamente se sentó en forma recta.

Originalmente de textura dura, su piel de porcelana era ahora tan suave como la piel de una joven doncella.

Sin embargo, las articulaciones movidas por engranes y manivelas permanecieron como constructos mecánicos, produciendo sonidos de fricción cuando se movían. Tubos llenos con fluido ectoplásmico azul y engranes podían ser hallados por todo el cuerpo, indicando que esta era una vida temporal a lo mucho.

La muñeca llevaba puesto un traje de marinero con una falda y una boina.

Usando sus ojos de cristal equipados con visión, Morrigan volteó hacia Sir Grayson.

Sir Grayson era un caballero mayor, de complexión delgada y cabello blanco así como un oficial naval que era la viva imagen de un ‘caballero solemne’.

“Ha pasado tiempo… Desde la última vez que nos vimos de esta manera, Teniente Coronel.”
“Saludos, señora. Discúlpeme si voy directo al grano, pero he venido a informarle de cierto caballero que quiere conocerla. De aquí en adelante, su cuerpo estará asignado bajo su comando.”

Sir Grayson siempre trató a Morrigan con un gran respeto.

Sentada en la mecedora, Morrigan asintió a modo de reconocimiento de su notificación, produciendo un sonido de clic desde las articulaciones de su cuello.

Sir Grayson llevó a  Morrigan  a cubierta.

En el destructor Tintagel, había un puente en el centro con la forma de una ‘torre’. Ambos fueron detrás de la torre.

“Gracias por su paciencia, Príncipe.”

Sir Grayson se dirijió a la figura de pie en la orilla de la cubierta.

Él estaba mirando a lo largo de la superficie del Oceano Pacífico.

El Tintagel estaba navegando actualmente dentro del territorio marítimo de Japón—Cerca de la costa de la Península de Shima, rumbo al este. Continuando por esta ruta llegaría a Enshunada, Omaezaki y la Bahía Suruga.

El espacio aéreo y territorio marítimo de Japón eran vigilados por la bestia sagrada Lord Tenryuu y los dragones acuáticos a su servicio.

Navegar cerca de la costa conlleva el riesgo de eventualmente ser detectado, pero Morrigan había usado control noético para aplicar encantamientos de sigilo en todo el barco.

“Por favor permítame presentarle a Morrigan, la genio de esta nave. Su apariencia como una adorable jovencita no concuerda con sus actos heroicos derrotando piratas conmigo en el Oceano Índico.”

“Así que ella es a quién has asignado especialmente para servirme…”

El ‘príncipe’ que se había volteado para hablar era un hombre joven de aproximadamente 20 años de edad.

El joven tenía cabello plateado y un rostro atractivo—No, uno debería llamarlo un espléndido espécimen de un hombre atractivo. No solamente eran sus rasgos faciales exquisitos, sino que su expresión también brillaba con sorprendente ambición y una vibra impresionante.

“Entonces, espero un guerrero experimentado… Sin embargo, ya que no estamos en el Palacio de Buckingham o en los campos de batalla de Aquitaine, me siento algo incómodo al ser llamado ‘príncipe’.”

El hombre atractivo iba vestido como un oficial militar al igual que Sir Grayson.

Su uniforme militar consistía en una camisa blanca, corbata y pantalones negros. Sin embargo, el príncipe llevaba también una chaqueta y capa negras en adición a eso.

Además, una espada larga colgaba de su cintura, era casi como el uniforme militar usado en eventos formales.

Perfectamente calmado en su magnífico atuendo, el hombre apuesto reflexionó un momento antes de hablar.

“Morrigan, por favor llámeme Sir Black Knight.”

ChronicleLegion_01_BW03.jpg

“Afirmativo, Sir Black Knight.”

Después de responder, Morrigan emitió ondas noéticas.

Ella conectó su mente al dominio de memoria del Tintagel, la base de datos, y buscó en sus vastos contenidos. Buscó por títulos como ‘Príncipe’ y ‘Sir Black Knight’ así como personas que tuviesen algún parecido con el joven enfrente de ella, pero salió con las manos vacías. Toda la información era clasificada.

“Desafortunadamente, mi verdadera identidad es clasificada.”

El Caballero Negro de cabello plateado sonrió alegremente. Había sentido las ondas noéticas de Morrigan.

Esto significaba que era un maestro noético o un Chevalier—

“Ya veo… Eres un caballero, ¿Es eso correcto?”

“Eso es seguro. De otra manera, ¿Por qué me llamaría a mí mismo el Caballero Negro?”

“Mis disculpas.”

La audición de Morrigan era normal pero no era muy buena conversando. Como resultado, su plática tendía a ser pausada.

“No hay necesidad de que lo pienses mucho. Estoy asignado actualmente como un observador, así que mi intención es echar un vistazo a como pelean tú y tu tripulación, así como también ver el clima cultural de Japón.”

Sir Black Knight volteó hacia el otro soldado.

“Grayson, de acuerdo con tu petición, he reasignado a dos Caballeros de Su Majestad de Inglaterra para que se nos unan dentro de poco. Estos son Stevie y Lamps. Eso debería ser suficiente para la operación de desembarque, ¿verdad?”

Morrigan buscó en su base de datos de nuevo.

Esta vez, hubo éxito en la búsqueda. Los únicos Caballeros de Su Majestad que concordaban con esos sobrenombres eran Sir Steven y Sir Lampard. Ellos eran ambos valientes guerreros que habían sido condecorados con el Título de la Medalla de la Gran Cruz de Caballero.

En respuesta, Grayson se rió y dijo con sarcasmo, “Muy apreciado. Sin embargo, debo hacer una corrección. En esta instancia, yo sólo retransmití una petición de nuestros aliados en Japón a casa. Por ningún medio hice un pedido personal­­—“

“Ya veo. Cometí una imprudencia.”

“Ahora que la imprudencia ya fue cometida, no tengo objeción alguna con que Su Alteza tome parte en esta batalla personalmente.”

“Personalmente, me encantaría hacerlo, pero hay varios señores allá en casa a los que les gusta entrar en críticas mezquinas. Cometiendo acto tan desobediente antes de asumir mi posición oficialmente los tendrá haciendo comentarios de mí llamándome ‘anticuado’ o ‘medieval’.”

Sir Black Knight sonrió amargamente.

“Ser regañado después del hecho sería una molestia también, así que tendré que declinar en esta ocasión. Por supuesto si nos llegamos a encontrar con Lord Caesar quien se encuentra actualmente en Japón, no me importaría soportar ese tipo de molestia.”

“En otras palabras… ¿Estás bien con ser el estratega por ahora?”

“Sí. Eso no les deja lugar para quejarse.”

“… ¿Puedo, hacer una pregunta?”

Morrigan se cruzó en la conversación entre Sir Black Knight y el capitán.

“Desde ahora, juzgando por la conversación, usted tiene un rango más elevado que ambos Caballeros de Su Majestad y Sir Grayson. Además tiene lazos íntimos con la élite que dirige nuestra nación…”

“Sí. Además—Soy tu futuro jefe”,  Sir Black Knight respondió de manera sencilla.

“Entendido.”

“En ese caso, Morrigan, ten paciencia conmigo hasta que tome mi posición de manera oficial. ¿Podrías mostrarme el mapa por favor?”

La muñeca de Morrigan asintió, haciendo ruidos de fricción metálicos.

De la base de datos, sacó imágenes visuales de Japón y las proyectó en el aire usando ondas noéticas. Un mapa en dos dimensiones de las islas de Japón apareció ante Sir Black Knight.

“Para que la Gifu Fiefdom se una a nosotros en la marcha hacia la capital imperial de Tokyo, hay una ruta que debe ser asegurada—Por lo tanto, Tokaido es nuestro objetivo esta vez. Hay 5 fuertes tutelares entre Shizuoka y el Paso Hakone… Hamamatsu, Kakegawa, Suruga, Fuji y Nagahama, los cuales conquistaremos a la vez.”

Apuntando a las 5 ubicaciones en el mapa, Sir Black Knight dio las órdenes de combate.

“Debido a los problemas en Suruga, fuimos forzados a adelantar nuestra operación dos semanas, parece que no hay problemas aparte de eso. Si todo procede de acuerdo al plan, la operación terminará sin percances.”

Pronto, ellos iban a desembarcar en Japón en una batalla para subyugar Tokaido.

Después de que Morrigan realizara una búsqueda noética para detalles precisos, el cielo sobre el Tintagel estaba lleno de una vasta cantidad de noesis.

“¿Así que ambos llegaron?”

Tan pronto como Sir Black Knight habló, dos oficiales vinieron a unirse con Morrigan y Grayson.

Ellos fueron los que liberaron la actual noesis. Ambos eran hombres fornidos en sus 20’s. Usando chaquetas y capas con una espada cada uno, iban vestidos igual que Sir Black Knight.

Estos eran los dos Caballeros de Su Majestad que Morrigan había investigado justo ahora, Sir Steven y Sir Lampard.

“Stevie y Lamps, ¿están listos para salir?”

“Desde luego, Black Knight.”

“Usando el Título que se nos dio, convocaremos un ejército para pelear en el nombre de Su Majestad.”

A pesar de no referirse a su superior muy formalmente, hablaron con gran afección.

Tocando ligeramente el bolsillo en el pecho de sus respectivas chaquetas, después abrieron sus palmas. Una medalla en forma de cruz, brillando intensamente, apareció sobre sus bolsillos de la nada donde no había nada hace un momento.

Esta era la Medalla de la Gran Cruz de Caballeo.

Un santo emblema para invocar al Legion que era el sostén principal del Imperio Británico, el ‘Crusade’.

Llevando las medallas de cruz en sus pechos, Sir Steven y Sir Lampard voltearon al cielo. La noesis llenando el aire se empezó a manifestar en un contingente de soldados.

Emitiendo ondas noéticas, Morrigan rápidamente calculó el número de soldados.

Un total de 94. Cada Legion medía más de 8 metros de alto y estaba totalmente equipado con una máscara y uniforme, incluso armadura. Un ejército impresionante prácticamente con la fuerza de 100.

Sus armas eran fusiles con bayonetas equipadas. Alas con plumaje adornaban sus espaldas.

“Muy bien. Stevie atacará Fuji mientras que Lamps marchará hacia el fuerte tutelar en Nagahama… Por cierto, ¿quién se hará cargo de la más problemática Suruga?”

“Sir Philneville. Él está en el Caerleon, no en esta nave.”Morrigan respondió la pregunta de Sir Black Knight.

El Caerleon y su Tintagel eran destructores del mismo modelo.

“Sir Terry, también en esa nave, fue asignado para tomar Hamamatsu mientras que Sir Ashley es responsable de Kakegawa. Por cierto, Sir Black Knight, ¿puedo hacer otra pregunta?”

Mirando la cara del hombre apuesto, Morrigan dijo, “Lo mencionó anteriormente, no le importaría tomar parte en esta batalla si Lord Caesar hiciera acto de presencia. ¿Cómo piensa hacerle frente a Lord Caesar?”

“Muy simple, yo personalmente me dirigiré al frente y tendré un duelo con el héroe romano.” Dijo Sir Black Knight con indiferencia.

Detrás de él, un Legion negro se manifestó lentamente.

Su diseño era muy similar al del Crusade excepto que su uniforme y armadura eran negros. La máscara en su cara y las alas en su espalda eran negras también.

Éste Legion era precisamente la razón por la que se llamó a sí mismo como ‘Sir Black Knight’.

“Pocos generales son capaces de enfrentarlo en el campo de batalla. Por fortuna, soy una de esas raras excepciones, por lo tanto sería exactamente el acontecimiento positivo que espero.”

Al mando de soldados gigantes alados que no eran Crusades, el aristócrata de cabello plateado murmuró.

Morrigan al fin comprendió su verdadera identidad. Las ondas noéticas que conectaban a éste par de amo y sirviente eran por mucho más fuertes que las de los dos Caballeros de Su Majestad aquí—100 veces más fuertes.

“En ese caso, tus deseos son órdenes… legatus legionis. Oh héroe que has regresado del inframundo donde los muertos se reúnen, yo, la genio Morrigan, te prometo mi lealtad para tus hazañas de guerra.”

El comandante de un ejército, un verdadero Chevalier—

Escuchando esos profundos títulos, Sir Black Knight sonrió con orgullo.

[1] 正坐 (Seiza) Se traduce literalmente como “Sentar formal/correcto” Se refiere a la típica forma de sentarse de los japoneses, es decir, sentarse apoyándose con sus rodillas.

[2] 横綱 (Yokozuna) Es el rango más alto dentro de lo que es el Sumo.

[3] Lethwei es un tipo de boxeo un poco similar al boxeo indo-chino también llamado Myanmar o Boxing en inglés. Para un ejemplo más rápido mira la película Karate Kid :v

[4] 幕府 Se lee como Bakufu. El shogunato era el gobierno militar sobre las tierras de Japón en el siglo 12 hasta la restauración Meiji de 1868

[5] La hakama es un pantalón largo con pliegues cuya función principal era proteger las piernas, por lo que originalmente se confeccionaba con telas gruesas y con algún diseño patrón. .

[6] 天竜 Se lee como Tenryu y significa Dragón Celestial y en varios casos Dragón Imperial.

[7] Traumatismo craneoencefálico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s